La supuesta vulgaridad de Francisco

ATRIO
Ayer a la noche, 27 de mayo, me enteré, gracias a un amigo homosexual, de la supuesta vulgaridad pronunciada por Francisco en la Asamblea Plenaria semestral de la Conferencia Episcopal italiana el pasado 20 de mayo y de la que se ha tenido conocimiento, por la filtración de la misma al diario “La Repubblica”: “hay demasiado mariconeo –les habría dicho a los obispos italianos– en ciertos seminarios”. Según los responsables de la filtración –informó, por su parte, “Il Corriere della Sera”– esta supuesta vulgaridad papal habría sido escuchada con “risas incrédulas”, más que con vergüenza ajena; entre otras razones, porque el Papa no habría sido consciente “de lo ofensiva que resultaba esa palabra” en el italiano romano.
Me interesa saber –le he dicho esta mañana a mi amigo homosexual– qué hay detrás de esta supuesta vulgaridad papal. Y más, conociendo que el Papa Francisco viene haciendo campaña, desde el primer día de su pontificado, en favor de una Iglesia acogedora, sin distinciones por razón de orientación sexual. De acuerdo, me ha respondido, siempre me molesta –sobremanera– el empleo de tal expresión. Pero más, si es en boca de un Papa… Leer más (Jesús Martínez Gordo)