‘Iglesia por el Trabajo Decente’ exige a los políticos acabar con la «lacra» de la precariedad laboral

23.04.2019 | Iglesia por el Trabajo Decente

Manifiesto en el 1 de mayo de Iglesia por el Trabajo Decente by Religión Digital on Scribd

La Iglesia, sumando fuerzas este 1 de mayo por un trabajo decente

La precariedad «está afectando duramente a la juventud hundida en una pobreza crónica que les imposibilita un proyecto de vida», alerta, además de a familias sin necesidades básicas y a mayores con pensiones indignas.

«Se trata de situaciones provocadas por un sistema capitalista injusto que sitúa el trabajo, no como fuente de vida y dignidad, sino como recurso al servicio imperioso del capital», denuncia.

«El trabajo es un elemento imprescindible para la justicia social «, clama ante el 1 de mayo.

Ante la celebración del 1º de Mayo, las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) –Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)— unen sus voces, por segundo año consecutivo, para “celebrar el sentido creador del trabajo” y reclamar la erradicación de “la lacra de la precariedad laboral que caracteriza el actual sistema de relaciones labores y que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias”.

En el manifiesto Priorizando a las personas, descartamos la indecente precariedad elaborado con motivo de esta fiesta de los trabajadores y de san José Obrero, recuerdan que “el trabajo decente, que forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es un elemento imprescindible para la justicia social y la cohesión de toda la humanidad”.    Leer Más

 


 

La religión se hunde en Estados Unidos: solo la mitad de los cristianos pertenecen a una parroquia

23.04.2019 Cameron Doody

Cristianismo en los Estados Unidos

Los expertos lo achacan al relevo generacional, a la falta de confianza en instituciones y a una creciente politización de la religión

Hundimiento de la religión en los Estados Unidos. Según un nuevo estudio, el porcentaje de adultos que pertenecen a una iglesia, sinagoga o mezquita se ha desplomado veinte puntos en las dos últimas décadas, hasta tocar un mínimo histórico del 50% de la población el año pasado.

No hay ninguna religión que se salve del declive reflejado en las estadísticas publicadas por el sondeo de opinión Gallup. Hace veinte años, el 76% de los católicos estadounidenses pertenecían a una parroquia; ahora, en medio de la crisis de abusos sexuales, solo lo hacen el 63%. Durante el mismo período, el porcentaje de protestantes que pertenecen a una iglesia ha caído del 73% al 67%. Caídas ambas que han contribuido a que Gallup haya registrado su nivel más bajo de afiliación cristiana desde 1937, el año en el que comenzó a realizar sus encuestas.

Pero, ¿cuáles son los factores que han llevado a que cada vez menos cristianos, católicos o protestantes, pertenezcan a una iglesia? Más allá del crecimiento del porcentaje de los norteamericanos que no se identifican con ninguna religión -en el año 2018, el 18% de la población– la explicación está en dos cifras especialmente llamativas. Uno, que desde 2000 la afiliación cristiana entre las personas que se identifican como demócratas ha caído del 71% al 48%, comparado con la disminución más modesta entre los republicanos del 77% al 69%. Y dos, que en las dos últimas décadas, el número de hispanos que están afiliados con una parroquia ha disminuido del 68% al 45%, mucho más que entre los blancos no hispanos y los afroamericanos. Factores que llevan a los expertos a achacar la caída en general a una creciente politización de la religión.   Leer Más


 

Otras noticias


Doy por sentado que una mujer también puede ser ordenada. No entiendo las razones en contra

No podemos seguir como antes con respecto a la marginación de las mujeres en la Iglesia, advierte la priora de Tutzing, Alemania: Ahora es el momento de actuar. Tenemos que asegurarnos de que se tomen medidas reales hacia la igualdad y no solo medidas a medias, como el diaconado para las mujeres. No puedo entender por qué las mujeres y los hombres no pueden verse como iguales. No puedo entender por qué las mujeres y los hombres no pueden reconocerse mutuamente como iguales. Me parece muy preocupante el hecho de que en todo el mundo el poder está en manos de los hombres. ¿Por qué no hemos aprendido a gestionarlo mejor?  Leer más (Elisabeth Auvillain)



La eutanasia en favor de la vida

“La eutanasia es inmoral”, escribía hace unos días uno de los teólogos más reconocidos del estado español, distinguido en sus buenos tiempos por su gran apertura. ¿Es inmoral que alguien decida poner término a su vida biológica, de todos modos tan efímera, cuando para él ya no posee las condiciones de calidad que la hacen sacramento de la Vida que no nace ni puede morir? ¿Es inmoral que una mano amiga ayude delicadamente a dar ese paso a la Resurrección? ¿Es inmoral esa forma de pascua? “No –nos diría, supongo, el teólogo–, lo inmoral sería aprobar una ley que acabara siendo un coladero, que abriese la puerta a muertes no consentidas, que permitiera desembarazarse de una vida por oscuros intereses inhumanos”. De acuerdo, amigo, pero eso no sería eutanasia, sino cruel asesinato.     Leer más (Joxe Arregi)



Procesiones de Semana Santa: algo falta

Lo importante de verdad es enmarcar las procesiones en el contexto de la Semana Santa evangélica. Por una parte, nuestra sociedad sigue reproduciendo la misma trama que en tiempo de Jesús y que hoy le llevaría de nuevo a ser crucificado. La muerte violenta de Jesús, su crucifixión, es una consecuencia de su modo de vivir y quienes le asesinaron –nunca se utiliza esta palabra, ¿por qué?– lo hicieron calumniosamente bajo una capa hipócrita de piedad y respeto a la ley de Dios. Las procesiones no tocan para nada este tema y se quedan en el dolorismo de Jesús y de María.   Leer más (Gabriel Mª Otalora)



Ya estamos hartos de engaños religiosos

Estamos viviendo un hecho patente: los países tradicionalmente más cristianos, a medida que se van desarrollando y son cada día países más industrializados y más ricos, son también cada día países menos religiosos. Por eso se puede (y se suele) decir que la religión cristiana ha entrado en crisis. Una crisis incontenible y creciente. ¿Qué podemos pensar y hacer en esta situación? Lo digo claro y sin rodeos: lo que tenemos que hacer los cristianos es vivir de acuerdo con el Evangelio de Jesús. Teniendo en cuenta que, si hacemos eso, nos va a ocurrir lo que le ocurrió a Jesús.     Leer más (José Mª Castillo)