Religión Digital

«Este informe enfatiza cómo la estructura social y económica, más allá de la pandemia, lleva décadas generando, sosteniendo y naturalizando el sufrimiento de situaciones de pobreza y exclusión social que son una realidad cotidiana para millones de personas y familias. Una estructura social y económica que genera desigualdad, donde quien se ha quedado fuera tiene casi imposible volver a entrar”, denuncia Natalia Peiro.

«Necesitamos un cambio en el modelo productivo, una sociedad que invierta en cambios tecnológicos que permita condiciones inclusivas y más dignas a toda la población», recalcan los expertos, que instan a abordar «de manera global» la cuestión de la vivienda, para «entender la vivienda como un derecho que se debe asegurar».

Un tercio de los hogares con todos los miembros en paro (600 mil familias) carecen de algún tipo de ingreso periódico que permita una cierta estabilidad.

1,8 millones de hogares (casi la mitad de los que están en exclusión social) sufren el apagón digital, lo que significa que viven la brecha digital de manera cotidiana.

La pandemia ha aumentado la brecha de género: la exclusión social ha crecido más del doble en los hogares cuya sustentadora principal es una mujerLeer más…(Jesús Bastante)



Religión Digital

«A la Iglesia le cuesta abrirse al sacerdocio de la mujer por su instalamiento en una lamentable herencia cultural que hay que superar y que nada tiene que ver con el trato liberador que Jesús mantuvo con las mujeres»

«Espero que el nuevo obispo de Gipuzkoa entienda su responsabilidad más en sintonía con la interpretación que comprende que el poder pasa, por medio de Pedro, a toda la Iglesia»

«Ha llegado la hora de no dejar solo a Francisco cuando nos pide esa gota de participación que, por mínima que nos parezca, cuando se sume a otros miles de millones puede acabar formando un mar»

«El proceso sinodal en el que nos hemos adentrado también nos invita a decir lo que tengamos que decir sobre el sacerdocio de la mujer, la homosexualidad, el celibato obligatorio y otras muchas «patatas calientes» que, diferentes a estas, pueden preocupar a otros cristianos en otras partes del mundo»

(Noticias de Gipuzkoa). Mañana, en la parroquia Dios Nuestro Padre de Benta Berri, el grupo Gipuzkoako Kristauak se va a sumar a la llamada de Francisco para construir una Iglesia sinodal, es decir, una Iglesia pensada, participada y decidida por toda la familia católica, o como dice el Papa, por todos los que tienen el «carnet del bautismo». Este colectivo va a poner en marcha el proceso en Gipuzkoa bajo el lema Una Iglesia entre todos y para todos. La cita contará con la presencia del teólogo de la diócesis de Bilbao Jesús Martínez Gordo, que acercará a los que acudan a esta jornada abierta las claves del llamamiento del santo padre. La casualidad ha querido que el pistoletazo de salida de este proceso en Gipuzkoa coincida con el adiós del obispo José Ignacio Munilla, representante de ese modelo eclesial vertical y autoritario que el papa Francisco quiere superar…Leer más…(E. Aresti)


 

 


Religión Digital

«Nos han acostumbrado a ver al inmigrante como una amenaza y un peligro. La fe nos hace descubrir en él a un hijo de Dios». Con estas palabras, monseñor Santiago Agrelo, obispo emérito de Tánger (Marruecos) hizo una encendida defensa de los derechos de estas personas al recibir el Premio Mundo Negro a la Fraternidad número 33 en nombre de la Delegación Diocesana de Migraciones de esta diócesis, qué él mismo fundó durante la etapa en que estuvo a su frente.
La hermana Inmaculada Gala, carmelita Vedruna, responsable de esta delegación, participó de forma telemática y desgranó los numerosos servicios que esta institución ofrece a los inmigrantes, casi todos ellos subsaharianos en Marruecos: asistencia jurídica, ayuda alimentaria y de alojamiento, formación, acogida, etc… Leer más (José Carlos Rodríguez)



ATRIO

Recomiendo al lector una espléndida novela (Como polvo en el viento) del cubano Leonardo Padura (con algún premio ya en su haber) que toca el tema de los emigrados de Cuba. Una pequeña parte de ella transcurre en Cataluña, donde un médico cubano, que dejó a su esposa Clara e hijos en la Habana, ha encontrado trabajo en Barcelona, junto a una Montse millonaria, (“mejor que Clara en la cama”), y tiene doble vivienda: una en Barcelona y la otra en Segur de Calafell, acabadita de construir cara al mar. Pero todo esto es secundario: lo que le satisface más, y le comenta a otro inmigrante cubano no tan afortunado es que: “en el hospital todo el mundo me llama Señor Doctor, o Profesor; no compañero como en La Habana”.
Primera reflexión. La igualdad puede ser una grandísima virtud, pero solo cuando surge espontánea, no cuando es impuesta. La igualdad impuesta se deforma… Leer más (José Ignacio González Faus)