* ORAR CON EL EVANGELIO. (Jn. 8, 1 – 11)

*                    V DOMINGO  DE  CUARESMA. – C – Marzo  21)

*           Tras una noche de  ORACIÓN, Jesús  instruye a la gente.
*           La fuerza de su enseñanza nace del contacto íntimo y frecuente con Dios Padre.
*           Del pasaje del Evangelio de hoy, tenemos mucho que aprender:
*           LA ACOGIDA  de  la  pecadora.  Dios, en vez de condenar al pecador, lo acoge para que cambie. La imagen de la mujer adúltera junto a JESÚS puede representar a cualquier comunidad cristiana, a cualquiera de nosotr@s.
*           JESÚS, pone al descubierto a los acusadores.
No sabemos lo que escribía en el suelo, sobre la tierra, pero algo nos hace sospechar al ver que los que la acusaban  se fueron marchando… además JESÚS, lo dice con claridad.
           
          
EL QUE NO TENGA PECADO, QUE TIRE LA PRIMERA PIEDAR”…
            Sí, nos dice que antes de arrojar piedras contra otr@s… Hemos de saber juzgar nuestro propio pecado.
*           JESÚS NO CONDENA. 
*         
A la mujer, la renueva como persona, ante Dios, ante los demás, y  ante ella misma.
*           Lo que la mujer adúltera necesitaba no eran piedras, sino un corazón  misericordioso y una mano amiga que le ayuda a levantarse…

                     O R A C I Ó N

*           Todo lo anterior ha brotado de un rato de Oración, no de noche, sino en un claro día, porque yo también me siento pecadora,  Pero el sol brilla… La Pascua está cerca…
*           Lo tuyo, Señor, no es condenar, sino salvar.
Tú que sabes lo que hay dentro de cada corazón, no juzgas ni condenas.
            Nosotr@s, siempre estamos dispuestos  a tirar piedras  olvidando nuestro pecado…
 

*           Señor, todos hemos actuado alguna vez con la doblez de los fariseos. Ayúdanos a que  estemos dispuest@s a tender la mano como Tú.
            Ilumina, Señor, nuestras mentes, y transforma nuestro corazón para que defendamos la vida y valoremos a las personas.

*           Ayúdanos a continuar tu misión liberadora:
Que no confundamos tu voluntad con nuestras normas o tradiciones.
Que seamos capaces de descubrir la bondad de toda persona.
Que animemos a no hacer daño a nadie y a caminar en el amor.
Que acojamos  y  liberemos, como lo hacías Tú, Señor y Dios nuestro. ASÍ SEA.

. *                      Z U R I Ñ E

Domingo 14 de marzo – IV de Cuaresma

Lecturas
Jos 5, 9a.10-12  
Sal 33, 2-7  
2Cor 5, 17-21  
Lc 15, 1-3. 11-32
 

PRIMERAS REFLEXIONES

                La lectura más larga de hoy, y probablemente la que centrará la atención, es la del Evangelio, la parábola del hijo pródigo, o mejor, del padre generoso. Muchos han comentado este texto y  hasta los cuadros que ha inspirado. No perdamos de vista la introducción a las tres parábolas de la oveja, de la moneda y del hijo perdidos. Las narraciones tratan sólo de dar cuerpo a esa introducción: que Jesús “acoge a los pecadores y come con ellos”. Esto es lo que escandaliza a los fariseos especialmente. Ellos ni se incluyen ni pueden ser incluidos en pecadores.

                Las invocaciones y oraciones de cuaresma insisten hasta el exceso en nuestra condición de pecadores: la oración de reunión del domingo pasado hablaba del “remedio de nuestros pecados” y de que “estamos hundidos bajo el peso de nuestras culpas”. De tan repetidas, pueden resultar coletillas de costumbre más que experiencias reales que nos abruman de continuo. Dicen que hoy se ha perdido el sentido de pecado. No sé si la insistencia de que estamos permanentemente bajo su peso, de que “ningún hombre es inocente frente a Dios”, contribuye a dar seriedad o rutina a esa conciencia. Hoy no vivimos bajo esa presión y sensación. La cuestión pendiente puede formularse así: si mantenemos ese lenguaje y esa forma de entender la vida, qué contenido damos a “pecado”. No encuentro que se trate mucho el tema. Se da por claro y evidente. Pero resulta peligroso seguir  insistiendo en que es así, sin precisar qué experiencia real recoge.

Leer más

* ORAR CON EL EVANGELIO. (Lc. 15,1-3.11,32)

*                             IV  DOMINGO  DE  CUARESMA . C. (Marzo 14)

*           Hoy el evangelio nos narra una de las grandiosas parábolas dichas por Jesús, que a mí me gusta llamar:            
          
“Parábola del Padre Misericordioso
            En ella, la figura principal, no es el hijo menor, ni el hijo mayor, sino el padre de ambos, imagen de  Dios 
Padre que es Amor infinito,  misericordioso, acogedor, que se alegra cuando vuelve aquél que se había perdido.
*           Dios Padre que perdona por Jesucristo, que ama generosamente.
*           Un Dios que no espera que el alejado venga y pida perdón, sino que sale a su encuentro.
*           Un  Dios que ama sin medida, y nos invita a hacer nosotr@s lo mismo.

                                        O R A C I Ó N

*           ¿Qué me dirás, Dios mío, cuando llegue  a tu presencia?. ¿Qué voy a decir, Señor , cuando me encuentre contigo?…
*           Yo me quedaré mud@, sin saber que decir, cómo hablar…
            Pero Tú me sorprenderás con tu amor, como siempre, y antes de que yo abra la boca, me tomarás de la mano y me dirás, como al hijo pródigo:
“¡
VEN  A  MIS  BRAZOS, HIJ@  MÍ@, NO VES QUE TE ESTOY ESPERANDO!
*          
Y entonces entenderé, por fin, la parábola de tu AMOR DE PADRE.
            Y se me quedará  clavada en el corazón, para siempre, esa palabra que lo dice todo en tus labios: ¡
HIJ@!…
*          
Ojala que pueda decir, con toda mi alma, con todo mi corazón y todas mis fuerzas, esa otra palabra maravillosa:
*          ¡
PADRE!…
Porque Tú, Señor, eres verdaderamente nuestro Padre  y  nosotr@s  somos de verdad tus hij@s.

*           Señor Jesús:
Lo primero darte gracias por esta parábola:
¡Qué hermosamente cuentas tu inexplicable bondad y nuestra loca miseria!.. 
Esto  me hace llamarla:
“PARÁBOLA DEL PADRE MISERICORDIOSO”.
            Este Padre es sin duda el protagonista. El único que ama de verdad. Acepta a  l@s hij@s como son.
*           Por eso te decimos y te digo:
¡SÍ,  ME  LEVANTARÉ  VOLVERÉ  JUNTO  A  MI   PADRE!…  QUE ASÍ SEA.

*                       Z U R I Ñ E

Domingo 7 de marzo – III de cuaresma

Lecturas:
Ex 3, 1-8a. 13-15  
Sal 102, 1-4. 6-8. 11  
1Cor 10, 1-6. 10-12  
Lc 13, 1-9
 

PRIMERAS REFLEXIONES

                Una soberbia primera lectura bien conocida de todos: La manifestación de Dios a Moisés. La presentación, el hacerse evidente de Dios a su siervo Moisés, ese que hablará con él cara a cara (Dt 34, 10). Unos signos inexplicables que provocan curiosidad y atención, una llamada y una misión. Ésta tan peligrosa y difícil que el llamado busca alguna prueba de que no sueña. Pide, nada menos, que saber “el nombre” del Dios que le envía. Quien sabe su nombre sabe todo lo posible sobre él. La respuesta de Dios es evasiva, o no tan precisa como a Moisés -y a cualquiera- le hubiera gustado. Yhwh, nombre santo e impronunciable en diversas tradiciones religiosas. Sobre este nombre, infinidad de estudios, comentarios, plegarias y, sobre todo, vidas colgadas de él, empezando por la de Moisés. El nombre (Él-es) tiene un claro matiz de futuro, señalando que se descubre la verdad de ese nombre identitario, precisamente viéndole actuar como lo hará en adelante.

Leer más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Lc. 13, 1 – 9)

*                            III  DOMINGO DE CUARESMA. C. (Marzo 7)

*           La oración de hoy, se va a fijar especialmente en la “higuera estéril”.
            La higuera es en la Biblia figura del pueblo de Israel. Los que escuchaban a Jesús entendieron el mensaje de la parábola; iba para ell@s. pero ésta sigue teniendo plena actualidad. Es necesario que nos la apliquemos nosotr@s, individualmente y como comunidad cristiana o Iglesia. Una Iglesia, una comunidad que no dé fruto no tiene razón de ser.

         
*                                          O R A C I Ó N

*           Dios nuestro, la realidad es que tienes con nosotr@s una paciencia infinita: “TRES AÑOS LLEVO VINIENDO A BUSCAR FRUTO EN ESTA HIGUERA, Y NO LO ENCUENTRO”…

*           Señor, muchas veces nuestra vida está llena de propósitos que no han pasado de eso, de propósitos. Pero sabemos, que Tú, siempre estás ahí, a nuestro lado, contando con nosotr@s, ofreciéndonos una nueva oportunidad de CONVERSIÓN.

*           No es la primera vez que vienes y que nuestra higuera muestra sus hojas : verdes, grandes, ásperas… pero SIN FRUTO …

*           Sabes que ocupa terreno fértil, que sudaste cuidándola, para que diera los higos mejores, Pero… inútilmente…

*           Y aunque tienes ganas de cortarla, Tú corazón hortelano, lleno de paciencia y misericordia, se resiste..
            Le cavarás la tierra, le echarás abono nuevamente…

*           Déjala un poco más, Señor Jesús, Maestro y Amigo. Déjanos, un poco más.
            Déjanos un poco más, Señor,
            Y cuídanos…
            Cuídame…

*  ¡Gracias, Señor!.  Ayúdanos  a dar frutos. AMÉN

*                      Z U R I Ñ E

Domingo 28 de febrero – II de cuaresma

Lecturas
Gn 15, 5-12. 17-18  
Sal 26, 1. 7-9. 13-14  
Flp 3, 17-4, 1   Lc  9, 28b-36
 

PRIMERAS REFLEXIONES

                En las lecturas de hoy, hombres con experiencia de Dios y alguien, diferente de ellos, que ha tratado de recogerla. Hoy insistimos mucho -quizá nunca suficiente- sobre la experiencia de Dios por parte del creyente. Como algo que, en algún momento y de alguna manera, debe suceder en su vida real.En nuestra iniciación cristiana, que en muchos casos ha sido simultanea y confundida con todas las iniciaciones y enseñanzas necesarias, no se hace fuerza en el intento de acceder personalmente al misterio de Dios. Las normas y obligaciones, hasta los rezos en su materialidad, son más fáciles de transmitir. Pero, ¿Dios, algo de Dios, algo de ese misterio de fondo que no puede ser alcanzado por los sentidos? Para muchos no es otra cosa que la expresión máxima de la soberbia humana: pretender llegar a Dios y saber de él. Para otros, una enorme mentira que disfraza miedos e ineptitudes de nuestra limitadísima condición. Para otros un nombre para el puro deseo, para el afán tenaz, por más y mejor y más largo. Puede que experiencia de Dios sea ya descubrir con gusto que lo de Dios no se reduce a todo eso. Que es cierto que todo lo sospechado, y más, le acecha y amenaza de continuo. Pero una deliciosa certeza nos lleva a seguir confiando que Dios es Dios, más allá de nosotros y de todos. Que es, que está, que llama, que responde, que se enreda en la vida real, que nada nos arregla y que todo lo modifica para bien. Que más susurra que grita, que mejor anima que reprende, que más acaricia que golpea, que casi siempre deja un sitio vacío con aromas de eso que tradicional y confusamente llamamos Dios. Es más fácil y claro hablar de obligaciones y mandatos, viejos o actuales, que pretender señalar a su misterio. Sin ese misterio, ni los mandatos ni las libertades tienen tampoco referencia clara. “Con mi apelación -todos los tanteos y dificultades enumerados y muchísimos más- vengo a tu presencia. Y, al despertar, me saciaré de tu semblante” (Sal 16). Albergo y cuido con mimo esta esperanza en mi corazón.

Leer más

* ORAR CON EL EVANGELIO. ( Lc. 9, 28b-36)

*                  SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA: C. Febrero 28

*           En este segundo Domingo de cuaresma se nos invita a ascender con el Señor al monte, lugar de encuentro con Dios.
             Lo que sucede en el monte, sucede  mientras Jesús ora.
*           Subir al monte de la oración es dar espacio real a Dios en nuestra vida, es poner nuestra colaboración para que él pueda realizar la transformación en nosotr@s.
*           Contemplar hoy a Jesús en el monte orando con sus apóstoles, es una llamada para que revisemos en esta cuaresma nuestra vida de Oración, la importancia  real que ocupa en el conjunto de nuestro plan de vida, la calidad de nuestra oración… Una tarea importante para esta segunda etapa del camino cuaresmal.

            *                 O R A C I Ó N        

*           Señor, Jesús. Cruzando los caminos de Galilea habías anunciado a tu discípulos, el fin que te esperaba. Pero ellos, no entendieron.

*           Les invitas a subir al Tabor, para que vean con sus propios ojos lo que será la  plenitud de tu vida, después de haber seguido con fidelidad los caminos de Dios.
*           Con ellos, nos invitas también a nosotr@s, para que comprendamos que después de la cruz, viene la resurrección. . La alegría gozosa.
*           Señor, sentimos a menudo la tentación, como los discípulos, de quedarnos en nuestro mundo, en nuestra paz, en nuestro silencio o en nuestra rutina.  Pero como a los discípulos invítanos a regresar al llano, para seguir allí  tus mismos caminos.
*           Empújanos, Señor, y haznos bajar e implicarnos en las necesidades de l@s que nos rodean.
*           Que sepamos encontrar  momentos para estar  contigo a solas. Que no nos dejemos arrastrar por el activismo o por las mil reuniones que ocupan nuestro espacio vital..
*           Antes de iniciar cada nueva acción queremos encomendarnos a Ti. Será un tiempo de Tabor  muy breve, pero nos ayudará a ver  la ruta y el sendero de nuestro quehacer  cotidiano.

*           Gracias, por  hacernos subir a la montaña.
            Gracias, por dejarte encontrar en la oración.
            Gracias, porque nos llenas de tu luz, para seguir  el camino.. Haz de nosotr@s, testigos verdaderos de tu vida entregada, de tu amor y de tu Resurrección. AMÉN.

*                  Z U R I Ñ E

 

* ORAR CON EL EVANGELIO

*       PREGÓN  DE  CUARESMA

 *           Bendito seas, Padre por esta gracia y este tiempo;  por  concedernos un momento oportuno de preparación a las fiestas Pascuales.

*           Bendito eres, Tú, Padre
porque  llamas a cada un@ de los creyentes a emprender de manera más personal y consciente su compromiso de seguir a Jesús, tu Hijo y nuestro Hermano.

            Bendito eres, Tú, Padre.
por  interpelarnos en lo profundo y radical de la vida  y por  liberarnos de nuestras seguridades falsas y de los ídolos secretos que construimos sin cesar.

*           Bendito eres, Tú Padre,
porque nos das el Espíritu, el único que puede CONVERTIRNOS, el único  que puede atravesar nuestros pensamientos, el único que puede darnos un corazón de Hij@s según el corazón de tu Hijo Jesús.

*           Padre  que esta  CUARESMA, unid@s a la multitud de los que marchan por la senda del Evangelio sea el tiempo propicio de nuestra vuelta hacia Ti, Dios  único  y  verdadero. Y que seamos capaces de seguir construyendo tu Reino.

*              DOMINGO 1º  DE  CUARESMA.  –C-  (Lc. 4, 1-13)

+ La CUARESMA es experiencia de “DESIERTO", camino hacia la PASCUA, tiempo de ORACIÓN, SILENCIO, REFLEXIÓN, AUSTERIDAD, ante tantos excesos desmedidos. Solidaridad.
*  La CUARESMA es superación, motivo de crecimiento, ventana abierta a la vida, chispazo de CONVERSIÓN.
*  La CUARESMA  es meditación de Jesús, criatura que cumple a rajatabla la Voluntad de Dios
*  La CUARESMA  es ocasión para profundizar en la sabiduría chocante de un crucificado que escandaliza y desconcierta a muchos, mientras que para otr@s es fuerza y plenitud. Y más, su Resurrección.
                         
*                                        
  O R A C I Ó N

*(Quizá, esta Oración nos pueda servir para toda la CUARESMA, haciendo profundamente una estrofa cada semana. Solo es una sugerencia)

*           Señor, se inicia la CUARESMA  que nos prepara  para el paso liberador de la PASCUA.
Aquí estamos a tu lado, dispuest@s a iniciar el
“camino”  y seguir tus pasos hacia la Cruz  que da  vida.

*           Enséñanos a hacer silencio para escuchar al  Dios que nos habla desde el interior de cada un@, en la vida de la comunidad, a través de la historia  y las esperanzas de nuestro  pueblo..Ayúdanos a hacer SILENCIO para aprender a escuchar como discípul@s, en camino, de tu mano, animad@s por tu Espíritu, descubriendo la Voluntad del Padre.       *           Enséñanos a orar como tú, Señor, llamando Padre a Dios, confiándonos en sus manos, buscando sus caminos, pidiendo con fuerza y coraje que venga el Reino de Vida, que llegue la justicia prometida, que haya pan para tod@s.
*           Ayúdanos a ORAR para conocer lo que Dios quiere, lo que nos pide,, lo que sueña para nosotr@s.
*           Danos tu Espíritu, Jesús Maestro, para aprender a decir:
           ¡Abba!, ¡Padre!, y seguir tu ejemplo… tu práctica.

*           Enséñanos a servir a l@s demás, con alegría y disposición, compartiendo lo que somos y lo que tenemos, nuestro tiempo y nuestros bienes.
           Ayúdanos a vivir para l@s otr@s, trabajando por los que nos rodean, haciendo de cada día la oportunidad de vivir como un buen samaritano, con las manos abiertas para dar.

*           Enséñanos, Señor, a aceptar la Cruz del seguimiento, pues no se siguen tus huellas sin caminar hacia la entrega y sin vivir la renuncia.
            Ayúdanos a tomar la Cruz cada día, para morir a nuestros egoísmos mezquindades y bajezas., tod@s las tenemos y necesitamos purificarlas.

*           En CUARESMA, queremos seguir tus pasos  y hacer tu camino. Abandonarnos en el Dios de la Vida para que Él nos renueve, nos CONVIERTA y nos haga nuev@s en el Espíritu.

*           Jesús, hermano y compañero, vamos tras de ti en peregrina presencia y discípulo seguimiento desde el SILENCIO. LA ORACIÓN. EL SERVICIO. Y LA CRUZ.
*           Caminamos, Señor, para aprender a CONVERTIRNOS.
*           Que así sea, Señor de
la Vida.

*                Z U R I Ñ E  

Domingo 21 de febrero – I de cuaresma

Lecturas
Dt 26, 4-10  
Sal 90, 1-2. 10-15
  
Rom 10, 8-13
  
Lc 4, 1-13 

PRIMERAS REFLEXIONES

                Comenzamos un tiempo diferente. Tal como se desenvuelve la liturgia romana, es difícil percibir sin mucha atención que se trata de algo distinto. Todo es igual menos los textos oracionales, los prefacios y las lecturas. Todo de atención intelectual. Hacen falta signos, elementos e intervenciones que entren por los sentidos y resalten las diferencias. Hay ausencias: himno de gloria, aleluias, flores, quizá acompañamiento musical. Pero, hasta para eso se requiere cierta especialización. De primeras todo tiene el mismo estilo y tono, pero en morado. Habría que trabajar y cuidar mucho más los signos no verbales, convirtiéndolos en aliados que expresen con claridad que estamos en un tiempo cristiano diferente: la cuaresma. En adviento se ha divulgado la corona y algún rito en torno a ella. Resulta expresiva y es como esperada por el pueblo. En cuaresma carecemos de algo similar y queda a la creatividad de cada comunidad. Y, entre nosotros, en nuestra tipo de religiosidad, queda siempre pendiente el reto, incluso para comunidades cristianas más avezadas en estas cosas, que el tiempo pascual es mucho más importante que el cuaresmal y que es la meta a la que éste tiende y desemboca.

Leer más

* ORAR CON EL EVANGELIO. ( Mt.6,11-6.16-18 yJoél, 2,12-18

*                   MIÉRCOLES  DE  CENIZA –FEBRERO 17 – C    

*                 CONVERTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO.

 *           Con el miércoles de ceniza comienza la Cuaresma, que: es el camino que nos lleva a la Pascua del Señor. Y nosotr@s la queremos recorrer con conciencia cristiana, con fidelidad, con esfuerzo.           
           
Nos han creado hambre de todo, menos de Ti, Jesús de Nazaret. Nos hablan de todo, menos de Ti. Nos dan tiempo para todo, menos para Ti.somos pecador@s; lo reconocemos y en la ceniza tenemos signo de nuestra pobreza.

 *           La ceniza que imponen en nuestra cabeza es símbolo de CONVERSIÓN  y de la caducidad de la vida. La Palabra de Dios nos lo recuerda:

*  “ CONVERTÍOS A MI DE TODO CORAZÓN”

                              O R A C I Ó N

*           Señor: te sentimos cerca de nosotr@s.
   Cuando perdonamos, sentimos cómo nos perdonas,
   te sentimos más Padre.

*           Te notamos entre nosotr@s, te sentimos cerca de nuestro corazón, te vemos en nuestro hermano.

*           Nuestro perdón mutuo, es tu perdón.
 nuestros ojos llenos de comprensión, son tus ojos.

*           Nuestro generoso corazón, es tu corazón.
Nuestro amor sin reservas, es tu amor.

*           Estas manos que se estrechan con fuerza, son tus manos.
Gracias, Señor, por la posibilidad de sentirnos perdonad@s, por tener tu amor cerca y constante, por ser dignos de reconciliación.

*           Que esta cuaresma, sea vivencial, profunda y generosa para cada un@ de nosotr@s. Escuchando las palabras  del Evangelio: Actuar como nos dice Jesús:
Las buenas obras, oraciones, no lo hacemos para que lo vean los demás, sino como CONVERSIÓN que nos pide la Palabra de Dios.
 
*CONVERTÍOS A MÍ, DE TODO CORAZÓN, CREED Y VIVID  EL  EVANGELIO”
           
                        Z U R I Ñ E