González Faus: «Si somos cristianos, todas esas vidas tan destrozadas son de hermanos nuestros»

Hay que reconocer que la última encíclica de Francisco es demasiado larga. Habría que recordar que una encíclica propiamente es una carta. Y esta es todo un libro.
Digo esto no por afán de criticar, sino porque temo que voy a aumentar esa longitud, tratando de contextuar la encíclica: porque a los ciudadanos de este primer mundo que vivimos un poco más tranquilos (no por ser mejores sino por haber sido explotadores), y que solemos estar desinformados por el exceso de información, a lo mejor la encíclica nos parece una mera reflexión teórica sobre temas sociopolíticos y económicos. Leer más… ( José I. González Faus)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *