El sueño de Francisco: «Una Iglesia sin cadenas y sin muros, que no acumula retrasos ante los desafíos del ahora»

Religión Digital

Fiesta de San Pedro y Pablo. Misa mayor en la basílica vaticana, con la entrega de los palios a 44 nuevos arzobispos metropolitanos. El Papa, que no preside pero sí ofreció la homilía, vestía de rojo púrpura, sentado en la silla de Pedro, frente a la estatua del pescador. Francisco bendijo los palios después de ser mostrados ante el altar de las confesiones, bajo el cual la tradición sitúa la tumba del primer Papa. Y soñó, en voz, alta, por una Iglesia nueva, «sin cadenas y sin muros», que se basa en «el diálogo y la participación» y que «no acumula retrasos ante los desafíos del ahora».
En su homilía, Bergoglio trazó dos aspectos de la vida de Pedro y Pablo: «Levantarse rápido y pelear el buen combate», y los puso en contexto con el actual proceso sinodal. Despertarse y levantarse, recordó el Papa, «es una imagen significativa para la Iglesia»… Leer más (Jesús Bastante)