Aradillas: «A los seminarios clásicos y de siempre, no les bastará con cambiar. Habrán de ser ‘otros'»

Religión Digital

Los seminarios- son las referencias primeras –“piedra angular” como se nos catequizó- del edificio de la Cristiandad, o “Nuestra Santa Madre la Iglesia”
Sus perfiles ultramontanos se han mantenido con la mayor, más fervorosa , incuestionable y ortodoxa de las versiones posibles, con explícito y sistemático olvido, en no pocos de ellos, del axioma eclesial de “Ecclesia semper reformanda”
Evangelizar jamás podrá ser una carrera lucrativa y de cuyos oficios-beneficios se viva, alardee y presuma con báculos, títulos y mitras, y todo ello “en el nombre de Dios”
Hace muy bien el papa Francisco al mandar revisar los seminarios y, en su caso, borrarlos del mapa eclesiástico
La Iglesia-institución está mal. Así lo creen y confiesan la mayoría del pueblo, y más si este es, “se predica” y confiesa ser pueblo de Dios. Es de sentido común y deber asumible, la investigación por parte del mismo y de sus responsables jerárquicos, de las causas que provocaron y mantienen situación lamentable y preocupante, no solo para él sino para la convivencia que en general se conoce y se denomina sociedad “occidental”… Leer más (Antonio Aradillas)