Urteko 11. igandea – B –  José A. Pagola

BIZIA ERREGALU – LA VIDA COMO REGALO

Gaur egun ia gauza guztiek eragiten digute ekintzaren, programazioaren eta emankortasunaren harira bizitzera. Honetan alde txikia izan da kapitalismoan eta sozialismoan. Pertsona bat balioztatzeko orduan, beti hartu izan da neurgailutzat pertsona horrek duen ekoizteko gaitasuna.

Esan daiteke gizarte modernoa konbentzimendu praktiko honetara iritsi dela, ezen, bizitzari bere egiazko zentzua eta edukirik beteena emateko, inporta duen gauza bakarra ekoizpen-mailarik handiena azaltzea dela, ahalegina eta ekintza direla medio.

Horregatik gertatzen zaigu hain arrotz eta deseroso Markos ebanjelariak jaso duen parabola txiki hori: Jesusek «Jainkoaren erreinua» berez hazten den haziarekin, laborariak ernetzeko eta hazteko indarrik ematen ez dion horrekin, konparatzen baitu. Dudarik gabe, garrantzizkoa da laborariak egin duen ereintzako lana; baina hazi horretan bada zerbait laborariak ipini ez duena: bizi-indarra, laborariaren ahaleginari zorrik ez diona.

Bizia erregalu dugula esperimentatzea gizon-emakumeok gaur egun era berri batean biziaraz gaitzaketen gauzetako bat da, segur aski: adiago eta erneago, ez bakarrik geure lanaz lortzen dugunari, baita, batez ere, era doakoan lortzen dugunari.

Nahiz eta, agian, ez sumatu horrela, gure «zoritxarrik» handiena geure ahaleginaz bakarrik bizitzea dugu, Jainkoari graziaz eta bedeinkazioz bete gaitzan utzi gabe, eta eten gabe erregalatzen ari zaigunaz gozatu gabe. Bizitzan bide egitea, eguneroko «berritasunak» harritu gaitzan utzi gabe.

Denok dugu gaur egun bizitzen ikasi beharra, era irekiago eta hartzaileagoan, jarrera kontenplagarriago eta esker onekoagoan. Norbaitek esana du ezen badirela problemak ahaleginaren ahaleginaz «askatzen» ez direnak, eta, ostera, urtzen direnak Jainkoaren grazia geure bihotzean onartzen dugunean. Ahaztu egiten dugu, azken batean, Georges Bernanosek esaten zuen bezala, «den-dena grazia dela»; izan ere, dena, den-dena, sorkari gaituen guztientzat grazia, barkazio eta harrera den Jainko horren misterioak sostengaturik eta kutsaturik dago. Horixe agertu digu Jesusek.

José Antonio Pagola

Itzultzailea: Dionisio Amundarai

LA VIDA COMO REGALO

Casi todo nos invita hoy a vivir bajo el signo de la actividad, la programación y el rendimiento. Pocas diferencias ha habido en esto entre el capitalismo y el socialismo. A la hora de valorar a la persona, siempre se termina por medirla por su capacidad de producción.

Se puede decir que la sociedad moderna ha llegado a la convicción práctica de que, para darle a la vida su verdadero sentido y su contenido más pleno, lo único importante es sacarle el máximo rendimiento por medio del esfuerzo y la actividad.

Por eso se nos hace tan extraña y embarazosa esa pequeña parábola, recogida por el evangelista Marcos, en la que Jesús compara el «reino de Dios» con una semilla que crece por sí sola, sin que el labrador le proporcione la fuerza para germinar y crecer. Sin duda es importante el trabajo de siembra que realiza el labrador, pero en la semilla hay algo que no ha puesto él: una fuerza vital que no se debe a su esfuerzo.

Experimentar la vida como regalo es probablemente una de las cosas que nos puede hacer vivir a los hombres y mujeres de hoy de manera nueva, más atentos no solo a lo que conseguimos con nuestro trabajo, sino también a lo que vamos recibiendo de manera gratuita.

Aunque tal vez no lo percibimos así, nuestra mayor «desgracia» es vivir solo de nuestro esfuerzo, sin dejarnos agraciar y bendecir por Dios, y sin disfrutar de lo que se nos va regalando constantemente. Pasar por la vida sin dejarnos sorprender por la «novedad» de cada día.

Todos necesitamos hoy aprender a vivir de manera más abierta y acogedora, en actitud más contemplativa y agradecida. Alguien ha dicho que hay problemas que no se «resuelven» a base de esfuerzo, sino que se «disuelven» cuando sabemos acoger la gracia de Dios en nosotros. Se nos olvida que, en definitiva, como decía Georges Bernanos, «todo es gracia», porque todo, absolutamente todo, está sostenido y penetrado por el misterio de ese Dios que es gracia, perdón y acogida para todas sus criaturas. Así nos lo revela Jesús.

José Antonio Pago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *