Pazkoaldiko 2. igandea – B (Joan 20,19-31)

 

HASIERA BERRIA

Jesusen gurutzeko heriotzaz izuturik, ikasleak ezagun baten etxean babestu dira. Berriro daude elkarturik; Jesus, ordea, ez dute beren artean. Elkartean hutsune handia nabari dute, inork bete ezingo duena. Jesus falta zaie. Ezin entzun dituzte haren hitz sutsuak. Ezin ikusi dute zoritxarreko jendea maitekiro bedeinkatzen. Zeini jarraitu behar diote orain?

Iluntzen ari du Jerusalemen, baita ikasleen bihotzean ere. Ezin kontsolatu ditu inork ere beren tristuran. Pixkana, beldurra ari da denak jotzen, eta ez dute berekin Jesus bihotza indartuko liekeena. Nola halako segurtasuna ematen dien gauza bakarra «ateak ixtea» dute. Inori ez dio ematen buruak, jadanik, bidez bide hastea Jainkoaren erreinua predikatzen eta bizitza sendatzen. Jesus gabe, nola kutsa dezakete haren Berri Ona?

Joan ebanjelariak era ezin hobean deskribatu du ikasleen bihotzean gertatu den eraldaketa beren artean Jesus aurkeztu zaienean, biziaz blai. Berpiztua berriro dago elkartean, erdian. Horrelaxe izango da beti. Harekin dena da posible: gu beldurretik liberatzea, atea irekitzea eta ebanjelizazioa abian ipintzea.

Kontakizunaren arabera, bakea izan da Jesusek bere elkarteari eman dion lehenengo gauza. Inolako errietarik ez bera bakarrik utzi dutelako, kexarik ez, gaitzespenik ez. Bakea eta poza bakar-bakarrik. Hasi dira ikasleak beraren hats sortzailea sentitzen. Berriro hasi da den-dena. Beraren Espirituak eraginik, lankidetzan jarraituko dute, mendez mende, Jesusi Aitak gomendatua dion egitasmo salbatzailean.

Gaur egun Elizak behar duena ez dira soilik erreforma erlijiosoak eta elkartasun-deiak. Geure elkarteetan «hasiera berri» bat behar dugu esperimentatu, Jesus geure artean bizirik presente sumatzetik abiatuz. Berari bakarrik dagokio erdigunea Elizan. Berak bakarrik eragin dezake elkartasuna. Berak bakarrik berritu dezake gure bihotza.

Ez dira aski gure ahalegina eta lana. Jesus bera da piztu dezakeena zeruertzaren aldaketa, beldurretik eta errezelotik liberatzea, bake eta baretasun-giro berria: guztia ere hain beharrezko duguna ateak irekitzeko eta ebanjelioa geure garai honetako gizon-emakumeekin partekatzeko.

Baina ikasi beharra dugu beraren presentzia geure artean fedez onartzen. Jesus handik zortzi egunera itzuli denean, kontalariak esan digu, ateak artean itxirik zeuzkatela. Ez da Tomas bakarrik berpiztuagan konfiantzaz sinesten ikasi behar duena. Beste ikasleek ere gaindituz joan behar dute pixkana beren duda-mudak eta beldurra, ebanjelizazioari ateak artean itxirik edukitzera eragiten dietenak.

José Antonio Pagola
Itzultzailea: Dionisio Amundarain

2 Pascua – B (Juan 20,19-31)

NUEVO INICIO

Aterrados por la ejecución de Jesús, los discípulos se refugian en una casa conocida. De nuevo están reunidos, pero ya no está Jesús con ellos. En la comunidad hay un vacío que nadie puede llenar. Les falta Jesús. No pueden escuchar sus palabras llenas de fuego. No pueden verlo bendiciendo con ternura a los desgraciados. ¿A quién seguirán ahora?

Está anocheciendo en Jerusalén y también en su corazón. Nadie los puede consolar de su tristeza. Poco a poco, el miedo se va apoderando de todos, pero no tienen a Jesús para que fortalezca su ánimo. Lo único que les da cierta seguridad es «cerrar las puertas». Ya nadie piensa en salir por los caminos a anunciar el reino de Dios y curar la vida. Sin Jesús, ¿Cómo van a contagiar su Buena Noticia?

El evangelista Juan describe de manera insuperable la transformación que se produce en los discípulos cuando Jesús, lleno de vida, se hace presente en medio de ellos. El Resucitado está de nuevo en el centro de su comunidad. Así ha de ser para siempre. Con él todo es posible: liberarnos del miedo, abrir las puertas y poner en marcha la evangelización.

Según el relato, lo primero que infunde Jesús a su comunidad es su paz. Ningún reproche por haberlo abandonado, ninguna queja ni reprobación. Solo paz y alegría. Los discípulos sienten su aliento creador. Todo comienza de nuevo. Impulsados por su Espíritu, seguirán colaborando a lo largo de los siglos en el mismo proyecto salvador que el Padre ha encomendado a Jesús.

Lo que necesita hoy la Iglesia no es solo reformas religiosas y llamadas a la comunión. Necesitamos experimentar en nuestras comunidades un «nuevo inicio» a partir de la presencia viva de Jesús en medio de nosotros. Solo él ha de ocupar el centro de la Iglesia. Solo él puede impulsar la comunión. Solo él puede renovar nuestros corazones.

No bastan nuestros esfuerzos y trabajos. Es Jesús quien puede desencadenar el cambio de horizonte, la liberación del miedo y los recelos, el clima nuevo de paz y serenidad que tanto necesitamos para abrir las puertas y ser capaces de compartir el evangelio con los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Pero hemos de aprender a acoger con fe su presencia en medio de nosotros. Cuando Jesús vuelve a presentarse a los ocho días, el narrador nos dice que todavía las puertas siguen cerradas. No es solo Tomás quien ha de aprender a creer con confianza en el Resucitado. También los demás discípulos han de ir superando poco a poco las dudas y miedos que todavía les hacen vivir con las puertas cerradas a la evangelización.

José Antonio Pagola

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *