MIÉRCOLES DE CENIZA – Fray Marcos

Joel 2,12-18 Convertíos a mí de corazón. Rasgar el corazón no los vestidos

II Cor 5,20-6,2 Ahora es el día de la gracia; ahora es el día de la salvación

Mt 6,1-18 Cuendo hagas limosna no vaya tocando la trompeta por delante

 Ayuno, oración, limosna = relación con tu falso yo, relación con tu verdadero ser, relación con los demás.

Desde tiempo inmemorial las religiones han ayudado a los seres humanos a superar infinidad de traumas, pero, mal entendidas, han desplegado otros muchos de los que nos tenemos que librar. Llevamos siglos intentándolo, pero se nos está haciendo muy difícil conseguirlo. Hoy estamos en un punto crucial. Ha cambiado nuestra manera de comprender el mundo. Conocemos los entresijos del corazón humano. Vamos tomando conciencia de que Dios no puede ser lo que pensábamos. Todo ello nos coloca ante un desafío desconcertante y único.

Dejar a Dios ser Dios sería el primer paso. Salir de la presunción de que sabemos lo que es Dios y lo que espera de nosotros sería el segundo. Dios es parte de mí y no alguien que se coloca en frente y, mucho menos, contra mí. Solo descubriéndole dentro de mí podré acercarme a Él. Nunca me impondrá nada desde fuera. Él es el fundamento de mi ser y ahí debe descubrir lo que soy en profundidad. Para ser realmente lo que soy debo desplegar mis relaciones con mi verdadero ser, con mi falso yo, con el resto de los seres humanos y con la naturaleza.

Debemos dar un cambio radical a la manera de afrontar la cuaresma. El Dios que está encantado de vernos sufrir tiene que ser superado. El Dios que exige vasallaje y está siempre controlando nuestras acciones no es el Dios de Jesús. El Dios que nos castiga con el infierno por no ayunar es un tirano. No nos damos cuenta del ridículo de un Dios que está pendiente de lo que como o dejo de comer. La necesidad de esfuerzo personal para no destrozarnos debemos buscarlo en otra parte. No se trata de una exigencia de un ‘Dios’ externo sino de nuestro propio ser.

Los tres temas clásicos de la cuaresma son en resumen formidable de todas las relaciones posibles del ser humano. Ayuno no significa solo ayunar, sino toda privación voluntaria en orden a superar la trampa del hedonismo. Oración no significa ponerse frente a un Dios que está fuera de nosotros, sino bajar a lo hondo de nuestro ser y descubrir allí lo que realmente somos. Limosna no significa dar a un pobre unas monedas o la ropa que íbamos a titar a la basura, sino el ser capaces de salir de nosotros mismos e ira al otro para ayudarle a ser él mismo.

La motivación de nuestras actitudes no está en Dios ni en sus mandatos sino en la naturaleza de nuestra sicología. Los instintos grabados en nuestro ADN son los que pueden impedir nuestra auténtica realización humana. Pero no son exactamente los instintos, ellos son siempre buenos porque se han desarrollado para garantizar nuestra biología. Es la razón que puede tergiversarlos al pretender como bueno solo el placer o huir del dolor que su despliegue causa. La racionalidad me llevará siempre a buscar la potenciación de mi falso ser, no  tiene idea de lo que soy.

El placer y el dolor son formidables medios que la evolución ha descubierto para garantizar la vida biológica. Nuestra razón puede tergiversarlos convirtiéndolo en fines y buscándolos por si misamos. Aquí encontramos la clave de toda conversión. Buscar el placer o huir del dolor como único objetivo personal es la garantía de fracaso. Una vez que nos hemos sumergido en el desorden, es muy difícil recuperar la armonía perdida. Por eso es preciso el entrenamiento para restaurar el equilibrio.

Esto solo se puede conseguir a base de actos contrarios a los hábitos adquiridos. Si comiendo solo por placer he deteriorado mi salud, tengo que abstenerme de comer cuando no supone ningún desorden y así crear un hábito contrario al contraído. Pero incluso cuando no haya contraído ningún hábito pernicioso es conveniente privarse de algo para mantener el control y superar mi tendencia al hedonismo. En la vida espiritual también es imprescindible el esfuerzo personal para triunfar.

Si mis relaciones con Dios, conmigo mismo y con los demás no son las adecuadas será imposible desplegar mi verdadera humanidad. Tomar conciencia de esta realidad y no hacer sacrificios o penitencia es la verdadera finalidad de la cuaresma. Recordemos que metanoia no es penitencia sino cambio de manera de pensar para superar los errores que pueden hacer fracasar mi propia vida. El objetivo de la cuaresma debe ser acararme y tener mejor conocimiento de mis posibilidades.

 1 rescoldo

 No eres solo ceniza

Busca el rescoldo ardiente que ella esconde.

Avívalo, que se convierta en fuego.

La ceniza lo ha mantenido vivo,

fugo vivo que me mantiene vivo

y a partir de ella lo seguiré cuidando

 2 Dios agape

 Dar el paso del dios fabricado al Dios de Jesús.

No es un dios que premia y castiga.

Ni siquiera es un dios que ama,

Es el amor. El amor es su esencia.

Ágape que nos identifica con Él.

Los discursos no sirven para nada.

No se puede aprehender, hay que vivirlo.

 3 lucha

 Pongo en marcha estrategias concretas

Y me preparo para una lucha a muerte.

Dos fuerzas dentro de mí se contraponen.

Entrenarme para alcanzar la meta

sin ninguna obsesión por ser primero.

Luchar contra las apariencias que me arrastran.

Austeridad, Meditación y entrega.

Ayuno, oración y limosna.

 4 eres ola, eres mar

 Descubro lo que soy en lo más hondo.

No me inquietan mis fallos y fracasos.

Dios sigue siendo el mismo para mí,

pero de nada me sirve si lo ignoro

Ser consciente de lo que soy en Él,

para poder vivirlo.

Descubro lo falso de mi ego y lo abandono

 5 lo eterno y lo efímero

 Que lo oculto de Dios se vuelva transparente.

Que tu ego deje de ser el centro.

Centrarme en Él y aprovechar su hondura.

No dejarme llevar por lo instintivo.

Despliega las posibilidades de infinito,

no te dejes atrapar por lo caduco.

Libérate del yugo de lo efímero

 6 paz

 Sentirme en armonía si ninguna zozobra,

centrado en lo esencial nada puede inquietarme,

no me afecta lo que pueda pasar fuera de mí.

Afrontaré la adversidad con calma

En cualquier circunstancia estaré en paz,

nada podré alterar mi ser profundo.

 Eres ceniza que esconde un gran rescoldo.

 ¡¡¡Avívalo!!!