Domingo 2 de agosto – XVIII del ordinario

Lecturas
Ex 16, 2-4. 12-15
Sal 77, 3-4. 23-25. 54  
Ef 4, 17. 20-24  
Jn 6, 24-35
  

REFLEXIONES PRIMERAS               

            Es muy frecuente en los discursos del evangelio de Juan los “malentendidos”. También nosotros, en nuestras lenguas, nos encontramos con ellos frecuentemente. Entender mal, entender al revés, no entender, hemos de contar con todo eso, aunque nos desagrade. Forma parte de nuestras limitaciones y de las del lenguaje. Demasiadas veces o no prestamos atención, o estamos tan encerrados en nosotros y nuestros asuntos que no somos capaces de asumir lo que alguien quiere transmitirnos. Tenemos que contar con las limitaciones propias en nuestro comprender y entender. Puede que quien quiere hacerse entender tenga todo tan claro o sea tan inteligente que nos supera sin remedio y nosotros no nos atrevemos a pedir que nos lo aclare. Nos rendimos o nos resignamos a los malentendidos. Si asumimos un malentendido como tal y nos atrevemos a la aventura de solventarlo, es muy posible que en la conversación, en la búsqueda de lo no alcanzado, abramos caminos nuevos, rastros insospechados, hacia otra cosa, hacia otra verdad más allá de lo que se dice y de lo que se comprende. Los malentendidos, si no se orillan o ignoran, si se toman en lo que son, abren posibilidades a los interlocutores. Nos pueden enseñar nuestras limitaciones, el valor del diálogo, las posibilidades en la intercomunicación sincera, la igualdad de todos ante la lengua, y, sobre todo, nos posibilitan aspectos nuevos y verdades desconocidas, nos abren horizontes por recorrer. Los malentendidos regalan humildad y paciencia, y ofertan un plus en el común entendernos y comunicarnos. Surgen como obstáculo y pueden terminar como palanca. Así sucede en el evangelio de Juan y en sus discursos.

Leer más

Orar con el Evangelio (Jn. 6, 24 – 35)

  • DOMINGO  XVIII.  T.O. – B  (Agosto 2 – 09)

 

  • Hoy Jesús en el Evangelio les echa en cara que lo buscan sólo porque han saciado su estómago, porque les ha solucionado el problema de ese día. Y la “BUENA NOTICIA” de Jesús es mucho más que eso. El Maestro, no nos niega la importancia de los  bienes materiales: Vemos que se compadece de ell@s cuando no tenían para alimentarse. Pero quiere que ampliemos nuestra búsqueda. Les ofrece, nos ofrece  “SALVACIÓN”, “VIDA”. Y nos dice:

 

  • EL QUE VIENE A MÍ NO PASARÁ HAMBRE, Y EL QUE CREE EN MÍ NUNCA PASARÁ SED”

 

  •            O R A C I Ó N

 

  • Jesús, lo que más nos preocupa muchas veces, es la comida y el tener las necesidades básicas cubiertas.

 *    Jesús, la muchedumbre te busca porque habían comido hasta saciarse.
      Hoy siento que nos pides, que sin perder de 
vista lo material, nos alimentemos de
      TU PALABRA  y  actuemos según los valores del 
Reino. 

  • Hoy claramente nos invitas a buscarte a Ti 
    como “EL ALIMENTO QUE PERDURA”.
    En Ti, Jesús ha aparecido la verdadera
    imagen  de Dios. 
    *     YO SOY EL PAN DE VIDA”, 
    nos dices hoy. Alimentarnos con tu vida es creer en Ti,        
    aceptarte como VERDAD y CAMINO: dejarnos
    guiar por el Espíritu que   
    tú nos  das, Sentirnos hermanos tuyos y de tod@s
    Vivir como hijos del
    Padre que nos ama siempre. 
  • Señor, que en estos momentos de crisis, no cerremos nuestro corazón  a l@s más  necesitad@s.  Que encuentren en nosotr@s acogida y comprensión. 

 *    Señor, que en cada celebración Eucarística, nos identifiquemos contigo, oh Cristo  
      Amigo, Camino, Verdad, Vida  y vivamos según tus principios y tus sentimientos.

  • SEÑOR, DANOS ESE PAN QUE SACIA NUESTRA HAMBRE
     Y APAGA NUESTRA SED”. AMÉN.

                                        Z U R I Ñ E 

 

Orar con el Evangelio ( Jn. 6, 1 – 15)

  •   O R A C I Ó N

 

  • Hoy, Señor Jesús, te veo repartiendo pan y pescado.
    Has cogido los panes que un joven tenía, los has “estirado”  para que llegaran hasta las últimas esquinas de la llanura.

 

  • Este signo lo recogen los cuatro evangelios.
    Es un signo claro de la voluntad de Dios:
    Dios quiere que tod@s las personas coman, que nadie por tanto, pase hambre.
    es tan claro como la curación de enfermos, actividad a la que Tú, Jesús, dedicaste la mayor parte del tiempo.
    curar y comer, alimentación y salud, son dos objetivos básicos del proyecto de dios.
    Es verdad que el Reino de dios es más, pero estas dos cosas son irrenunciables.

 

  • Jesús, que seamos perdonas dispuestas a compartir. Que estemos convencid@s de que el compartir es un milagro que Dios quiere continuamente. Pero siempre nos deja nuestra libertad.

 

  • Jesús: Tú gesto de multiplicar los panes y los peces es el gran símbolo del Reino de Dios.
    Tú gesto nos interpela constantemente  a quienes intentamos seguir tus huellas.
    Tú gesto acogedor nos invita a “decir a la gente que se siente”. Tienen hambre de pan… de escucha… de acogida…

 

  • Te contemplamos a ti, Jesús “tomando los panes, diciendo la acción de gracias y repartiendo”.
    “Nuestros panes y peces” son todas nuestras cosas: nuestras ideas y proyectos.
    Nuestros bienes y recursos…
    Nuestras capacidades, nuestros logros.

 

  • Abre nuestras manos, Jesús del reparto, a la mesa común:
    rompe nuestro egoísmo acaparador;
    convéncenos que los templos de dios son las perdonas; abre nuestro corazón para verte a Ti en los más débiles; Haznos amig@s de la igualdad y de la sencillez.
    Enséñanos a vivir solidariamente, multiplicando panes y peces..
    Que sepamos valorar  la aportación de cada persona porque también hoy  multiplicas lo que podamos aportar.

 

  • Cuando recibimos tu Cuerpo, Señor, en la Eucaristía, pan compartido de vida, nuestras manos se convierten también en manos eucarísticas que sacian el hambre de los herman@s y, mientras,  nos comprometemos a seguir tu mandato.
    ¡DÁDLES VOSOTR@S DE COMER”.  AMEN

 

  •   Z U R I Ñ E

  

Domingo 26 de julio – XVII del ordinario

Lecturas
Re 4, 42-44  
Sal 144, 10-11. 15-18  
Ef 4, 1-6  
Jn 6, 1-15
 

APROXIMACIÓN A LOS TEXTOS DE LA ESCRITURA

                Dejaremos hoy en el evangelio la continuidad de Mc para saltar al evangelio de Juan durante 5 domingos. En ellos escucharemos la multiplicación de panes y el discurso del pan de vida del cuarto  evangelio. Vamos a dedicar la atención de hoy a las cuestiones en torno a este signo del pan multiplicado y a su correspondiente discurso, que abarcan todo el cap 6 del evangelio de Juan.

                Podemos comenzar recordando que la multiplicación de los panes, en diversas versiones, viene relatada en los evangelios 6 veces: 2 en Mc, 2 en Mt, 1 en Lc y 1 en Jn. La relación de Mc, en su primera versión (6), y Jn (6) es mayor de la esperada, viendo el conjunto de sus escritos. Parece que todos los relatos nacen de una única ocasión real, transmitida de maneras y tradiciones diferentes. Una secuencia clara en Mc y Jn, también subyacente en los otros dos, incluye el signo de los panes y los peces, la “prueba” que supone para los discípulos, el caminar de Jesús sobre el mar, y algún tipo de discurso sobre el sentido de ese signo (Mc 8, 14-21; Jn 6, 22-71).

Leer más

Orar con el Evangelio (Mt . 20, 20 – 28)

  • FESTIVIDAD  DE  SANTIAGO  APOSTOL.

 

  • Así nos dice como comentario a este evangelio de la fiesta, José Antonio Pagola:

 

  • Los discípulos buscaban ser los primeros en el reino de Jesús, por encima de los demás.
    No sólo Santiago y Juan. También los otros diez que se enfadan con ellos. La lección de Jesús es admirable: “ El que entre vosotr@s quiera ser grande, que sirva a l@s demás; y el que quiera ser el primero, que sea vuestro esclavo”.
    Nuestra vida es importante cuando vivimos como Jesús, sirviendo, ayudando, colaborando, desviviéndonos por l@s demás.
    ¿Para que sirve una Iglesia que no vive al servicio del ser humano?.

                                    

  •          ORACIÓN

 

  • La oración que hoy me brota es: “SERVIR”  de Gloria  fuertes y algo que al orarla, me hace sentir  a mi.

 

  • Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú.
    Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que tod@s esquiven, acéptalo tú.

 

  • Sé el que apartó del camino la piedra, el odio de los corazones, y las dificultades del problema.

 

  • Hay la alegría de ser sano y just@, pero hay, sobre todo, la inmensa alegría de servir,

 

  • Que triste sería el mundo si todo en él estuviera hecho. Si no hubiera un rosa, un árbol, que plantar. Algo nuevo que emprender.

 

  • No caigamos en el error de que sólo se hacen méritos con los grandes trabajos.
    Hay pequeños servicios que nos hacen grandes:
    Poner una mesa, ordenar unos libros…

 

  • El SERVIR no es una faena de seres inferiores. Dios, que es el fruto y la luz, SIRVE.
    Y nos pregunta cada día. ¿SERVISTE HOY?.

 

  • Señor, que nos sintamos enviad@s y dispuest@s a servir, a pesar de la indiferencia y los contratiempos que podamos encontrar en el camino.

 

  • Señor, danos la generosidad y prontitud en el seguimiento y servicio que demostró Santiago. AMÉN.

 

    • Z U R I Ñ E

 

 

Domingo 19 de julio – XVI del ordinario

Lecturas
Jer 23, 1-6  
Sal 22 1-6  
Ef 2, 13-18   Mc 6, 30-34
 

REFLEXIONES PRIMERAS

                Lo más importante de las lecturas de hoy se estructura en torno a la figura del pastor y a su tarea de reunir lo disperso. Antes, Jesús busca descanso y tranquilidad para sus apóstoles (enviados), pero una forma peculiar de mirar a la gente por parte de Jesús hace que todo quede aplazado. ¿A cuando el pueblo esté reunido?  ¿A cuando goce ya de palabras suficientes que le alimenten? ¿Al final de todo, a la llamada escatología, al descanso eterno?

Leer más

Orar con el Evangelio ( Mc. 6, 30 – 34)

  • DOMINGO  XVI. T.O. – B  (Julio 19 de 2009)

 

  •     Hoy el Evangelio, como siempre, nos va a recordar algo que nos viene muy bien.
        Las prisas, el estrés, el deseo de resultados, nos pueden quitar la tranquilidad, nos roban la paz.
        Algo de esto les pasaba a los discípulos de Jesús eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer.

  •     Jesús no quiere esta “intranquilidad”. Se lleva a los discípulos a “un sitio tranquilo a descansar un poco”, a un lugar “tranquilo y apartado”. Sabe que las prisas y los agobios no son los mejores compañeros de viaje. Necesitamos, personal y comunitariamente, tiempo y lugar de sosiego.
        El Evangelio de hoy nos sugiere la necesidad de momentos de descanso, de tranquilidad; junto a Jesús, como los discípulos.

                                    

  •                    O R A C I Ó N

 

  • Señor, que sepamos vivir el Domingo como un día de descanso y encuentro contigo. Necesitamos parar y encontrarnos con nosotr@s mism@s.

 

  • Enséñanos, Señor, a dedicar tiempo para escuchar y compartir. Que nos sintamos felices cuando tenemos tiempo para los demás.

 

  • Que en nuestras relaciones sepamos llegar al corazón de las personas. Que como Tú, Señor demos seguridad a los que se sienten abandonad@s o poco comprendid@s.

 

  • Que estos días de descanso veraniego (si los tenemos) sirvan para renovar fuerzas y volver al trabajo con ánimos renovados y tratemos “entrañablemente” a las personas que no tienen vacaciones.

 

  • Señor, que esta semana dejemos de lado, las prisas, los miedos y pongamos nuestra confianza en Ti. AMÉN.

 

  •               Z U R I Ñ E

Domingo 12 de julio – XV del ordinario

Lecturas
Am 7, 12-15  
Sal 84, 9-14  
Ef 1, 3-14  
Mc 6, 7-13
 

PRIMERAS REFLEXIONES

                En torno a los profetas de los que hoy nos hablan o quedan alusiones en la 1ª lec y el Ev.Profeta tiene que ver con alguien que habla “en nombre de Dios”. En acepción más popular, indica una persona que prevé el futuro. Según el punto de mira, coinciden las dos cosas en unas personas con carisma a través de las cuales el creyente descubre la voluntad de Dios. En la Escritura misma reciben nombres diversos: “vidente”, “hombre de Dios” “profeta”. Los había profesionales o profesionalizados, vinculados a un lugar sagrado o a una persona importante en el ámbito político o religioso. Un cambio importante sucede en torno al profeta Amós. Figura como el primer profeta “escritor” de Israel y no porque escribiera o no, sino porque han quedado por escrito sus oráculos o profecías. Quedan sus palabras sin narración que las encuadre. Tras él, todos los grandes profetas del yavismo, los nombre luego la tradición como menores o mayores. La referencia principal del profeta siempre será la alianza entre Dios y su pueblo. Él señalará las infidelidades, o los peligros de infidelidad, que descubre en el presente.

Leer más

Orar con el Evangelio ( Mc. 6, 7 – 13)

  • DOMINGO XV   T. O.  – B – (12-7-09)
  •            O R A C I Ó N

 

  • En el Evangelio de este Domingo Jesús encomienda al grupo de los doce la primera misión apostólica:
    “ LOS ENVÍA DE DOS EN DOS”.

 

  • Hoy, Señor, quiero agradecerte y a la vez pedirte por los apóstoles que hay entre nosotr@s, en nuestro pueblo, en nuestra Parroquia.
    Son estas personas que un día u otro sintieron tu llamada:
    VENID CONMIGO”,  oían en su interior.

 

  • Y se fueron contigo: empezaron a escucharte, oían tus planteamientos de vida, les empezaron a gustar las actitudes personales, tus posiciones ante la religión, ante los necesitados, ante la justicia, ante las personas…

 

  • Y un buen día, dieron un paso adelante:
    “AQUÍ ESTOY, ENVÍAME”, te dijeron.

 

  • Y ya viven, actúan y hablan como Tú.
    Bueno… casi como Tú; al menos intentan parecerse a Ti.

 

  • Ya no les da vergüenza llamarse cristianos, se sienten Iglesia, comunidad tuya, y quieren demostrarlo aceptando responsabilidades.

 

  • Son tantos los modos de ser testigos tuyos…que tod@s tenemos trabajo en tu viña.

 

  • Sabemos,  que Tú, Señor, estás con nosotr@s siempre.
    Pero bien sabes  que a veces la vida nos prueba mucho.
    Por eso te pedimos hoy, Señor, por aquell@s que quieren comprometerse, pero las circunstancias de su vida no les dejan;
    Por aquell@s que se sienten  cansad@s,
    por los que ven flaquear su fe,
    por los que no obtienen lo que esperaban,
    por los que han enfermado y les cuesta su cruz.

 *   Ayúdales a tod@s, Señor,
     a mantenerse en el camino emprendido;  que sientan hoy  Tú presencia  
   
    cercana, que estén convencid@s que son el fermento, la sal y la luz en medio
    de nosotr@s, precisamente porque son tus testigos, o queremos serlo. Tus
    enviad@s tus apóstoles,
 

  • Gracias, Señor, porque sigues llamando y enviando a vivir y  a enseñar tu vida. AMÉN

 

  •                       Z U R I Ñ E

Orar con el Evangelio (Mt. 9, 32 – 38)

  • FESTIVIDAD  DE  SAN  FERMÍN. (7 Julio 09)

 

  • ¡VIVA  SAN  FERMÍN! ¡ GORA SAN FERMÍN!

 

  • Es el grito que va a dar comienzo a estas típicas fiestas de San Fermín.

 

  • Nos dicen que los orígenes del
     “pañuelico rojo”, son recuerdo de la muerte de este gran santo, que fue “decapitado” por defender la fe en Jesucristo.

 

  • Que esta valentía, nos ayude a nosotr@s a confesarla, sí; pero primero a vivirla y entonces…¡Que felices son las fiestas!. Porque no sólo pensaremos en nosotr@s sino también en los demás. Y así, con gozo, y con “pañuelico rojo” y vestimenta blanca, que alegra, oramos.

                                

  •         O  R A  C  I  Ó  N

 

  • Glorioso mártir San Fermín.
    Por el gran amor que has tenido a Jesús y a María, alcánzanos la gracia de conocer, amar y servir a Dios como tú lo hiciste.
    Por la confianza que tuviste en Dios, enséñanos a aceptar siempre tu voluntad.
    Por tu dichosa muerte,  alcánzanos la gracia de vivir y morir cristianamente..

 

  • Dios nuestro que nos has dado en el glorioso mártir San Fermín, un insigne defensor de la fe Católica, concédenos la gracia de predicar el evangelio como él hizo, llevando una vida intachable  de acuerdo con el mensaje de la fe y amor que anunciamos.
    Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

 

  • ¡FELICES  FIESTAS EN PAZ Y ALEGRÍA!
    Os las desea.

 

  •                     Z U R I Ñ E