Domingo 22 de marzo – IV de Cuaresma

Lecturas
2Cro 36, 14-16. 19-23  
Sal 136 1-6  
Ef 2, 4-10  
Jn 3, 14-21

IDEAS SUELTAS

                Cuando hablamos de los problemas de los textos de la Escritura, parece que siempre se tratara de textos concretos especialmente señalados por su crueldad, su patriarcalismo y machismo, por su violencia, por algunas de sus presentaciones de Dios. Es más grave cuando se trata de hilos de conexión que la afectan por entero y que resulta difícil deshacer sin estropear el tejido entero. Muchísimos textos vienen afectados de una visión de la historia que resulta arriesgado mantener hoy por entero. Las desgracias en la historia son castigos de Dios y los éxitos, su perdón y premio consiguiente. Unidos de manera  inseparable, los textos de los profetas que los anuncian o interpretan quedan afectados del mismo mal. Hoy damos por descontado que no vale el esquema simple de castigar a los malos y premiar a los buenos. La Escritura misma recoge ya la extrañeza y el escándalo de que los malos triunfen y tengan éxito y los buenos fracasen y sufran (Jer, Job, Qo, Hab, 2º Is, Sal). Esa discontinuidad en lo personal entre el bien y el éxito o el mal y el fracaso, habremos de aplicarla también a los colectivos y los pueblos, sin exceptuar a Israel. No se puede leer la historia como una sucesión de premios y castigos de Dios por comportamientos igualmente históricos. En personas hemos renunciado a ello, pero no sé si tan claramente en pueblos o comunidades. Y ésto no quiere decir que la acumulación de errores y pecados no traiga consecuencias a los pueblos.

Leer Más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Mt. 1, 18-25)

                        FESTIVIDAD DE SAN JOSÉ 

·                    San José, esposo de la Virgen María, es un santo amado como pocos en la Iglesia. Humilde, trabajador, fiel. Supo responder a Dios en una misión difícil. El Evangelio nos dice que fue hombre justo, santo. Fue él quien dio nombre al Hijo de Dios, quien lo introdujo en la casa de David. Así, Jesús entró en la línea de las promesas como el nuevo David, el liberador y unificador del pueblo. José, junto con María, su esposa, esperó al Salvador y tuvo la alegría de protagonizar de cerca su entrada en la historia.                            

·                                               O R A C I Ó N 

·                    Ayúdanos y protégenos, Señor  por intercesión de San José,Y derrama tu gracia sobre nosotr@s. 

·                    Ayuda, Señor a tu Iglesia. Haz que crezca como familia de Dios yServidora de la humanidad. 

·                    yuda, Señor, a nuestras familias; Haz que conserven la unidad, que crezcan en gracia, y ayuden al desarrollo personal de sus miembros. 

·                    Ayuda, Señor, a los padres y educadores para que puedan cumplir su misión, y no se desanimen en las dificultades.   

 ·                    Ayuda, Señor, a los sacerdotes y religios@s para que vivan  entusiasmad@s  su vocación de hacer presente a Jesucristo. 

·                    Ayuda y protégenos, Señor, a tod@s; para que con la protección de San José sepamos escuchar la llamada vocacional y ser fieles a nuestra misión. 

*          En este día, te pedimos también, por los que se preparan para el  ministerio Sacerdotal  y para que surjan nuevas vocaciones . Amén                                              

                                              Z U R I Ñ E

 

Domingo 15 de marzo – III de cuaresma

Lecturas
Ex 20, 1-17  
Sal 18, 8-11  
1Cor 1, 22-25  
Jn 2, 13-25
                

REFLEXIONES PRIMERAS

                En las lecturas, el templo y la ley. ¿Qué actitud adoptó Jesús ante ellos? Muy probablemente ni el desprecio ni la corrección continua de la ley que solían explicarnos como típica de Jesús. Sabemos que era asiduo a la sinagoga y participaba en ella. Respecto a la ley, dejó claro que había de someterse al plan original de Dios y que su carácter es instrumental al servicio de las personas. En el templo estuvo presente y enseñaba en él.

Leer Más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Jn. 2, 13-25)

*  TERCERA SEMANA DE CUARESMA. (Marzo 15 – o9) 

*   Este pasaje simbólico,  del Evangelio, nos muestra a Jesús como violento.
*   En realidad yo creo que lo que nos dice es que Jesús se revela contra un mundo desigual, mundo en el que el  “dinero” cuenta más que las personas. 

*   El Templo de Jerusalén era el lugar de la “presencia de Dios”  y lo convierten en un “mercado” donde se trampea y explota a las personas. 

*   Los que nos confesamos seguidores de Jesús, no podemos tener como prioritario el “dinero”, el “poder”, el “prestigio”.No podemos admitir la exclusión de ningún ser humano por  ninguna causa. 

*   Esta actitud, valiente de Jesús, molesta. Y ante el “ataque” de los judíos, Él les dice: “DESTRUID ESTE TEMPLO Y EN TRES DÍAS  LO LEVANTARÉ. Refiriéndose a su Persona. Él es el VERDADERO TEMPLO DE DIOS. 

*   Nos enseña, que en su humanidad se realiza la presencia de Dios. Que Dios se hace presente en el ser humano, en la realidad humana.
*   Este fue el motivo de su ENCARNACIÓN. 

*   Por eso, la muerte y Resurrección de Jesús,  inician una nueva realidad, donde lo fundamental para Dios, es el ser humano, hecho a su imagen y semejanza. 

*   Esta ha sido mi reflexión al profundizar y orar con este evangelio
.
·                     ¿Nos comunicarás la tuya?. 

                                          O R A C I Ó N 

·                     Señor Jesús:*    Te vemos de nuevo en “Jerusalén”, siempre guiado por el Espíritu, actuando con valentía y energía… Y sólo dices: “¡Quitad esto de aquí!.  No convirtáis  en un “mercado” la casa de mi Padre. La casa de Dios es casa de oración. 

* Jesús, con tu Encarnación y vida entre nosotr@s, con tu Resurrección, con tu Espíritu, comprendemos (aunque a veces con sombras) que Tú, estás en el Padre, que nosotr@s estamos en Ti  y Tú en nosotr@s. (Jn.14,20). 

*   Vemos con tu actuación, que es imposible “comerciar” con Dios, manipularle para nuestros intereses, darle culto de jerarquía y poder. 

*  Queremos reconocerte Dios Padre, como nos lo muestra Jesús. A Él le pedimos ayuda para verte, como Dios que:  Nos amas gratuitamente siempre y en todo lugar.
*  Que te haces presente en la fragilidad  de los más pobres.
*  Que nos reúnes contigo, en la comunidad de iguales, en la  fraternidad.
* Con tu Espíritu, nos haces llamarte Padre y nos mueves a   Amar como Tú nos amas.
*                     Señor Jesús
:
* Tú, tenías una mirada muy especial sobre el Templo, los sacrificios, los pobres del mundo. Querías verlos con los ojos del Padre. También nosotr@s queremos hoy mirar las cosas a la luz de tu evangelio. Para ser testigos tuyos en nuestros ambientes, sensibles a los problemas de nuestros herman@s, de los más pobres, de los que no cuentan. Porque ellos son hoy tu templo, el templo en el que Tú  habitas. AMÉN                               
                                                                                       
Z U R I Ñ E

 

ORAR CON EL EVANGELIO. (Mc. 9, 2-10)

ORAR CON EL EVANGELIO. (Mc. 9, 2-10)

SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA. (Marzo 8-09)

*              En el Evangelio de hoy se nos narra el hecho de la “transfiguración” del Señor. Fue como una anticipación de lo que será el cielo.

*              Por eso en la montaña ante lo que ve y oye, exclama lo bien que se está junto a Cristo. Eso es el Cielo. Estar con Dios para siempre.

*              Algun@s,  dicen: “Si el cielo es estar con Dios, yo me voy a aburrir, porque yo en la Iglesia me aburro”…

*              Eso es porque realmente no conocemos bien a Dios y eso creo yo que hoy nos quiere comunicar la transfiguración de Jesús, que sólo, a través de Él, llegamos a descubrir  el Amor de Dios y el gozar con Él y ser felices para siempre. Pero hay que seguir el camino de Jesús: “Muerte y resurrección!…

*              Nosotr@s somos cristian@s. No somos seguidores de Moisés; Observamos la ley y los preceptos del antiguo Testamento porque nos hacen bien, pero la verdadera VOLUNTAD DE DIOS la ESCUCHANOS en JESÚS.

*              No somos tampoco seguidores de Elías; sí estamos atent@s a las llamadas de los profetasPero la verdadera LLAMADA DE DIOS la escuchamos a través de JESÚS.

*              Así dice la voz de Dios que sale de la nube en la Transfiguración:
 
           “ESTE ES MI HIJO AMADO, “ESCUCHADLE A ÉL 

*              ESCUCHAR A JESÚS significa creer que nos   habla.  Desear que nos hable, acoger su  Palabra, desoír otras voces que nos desorientan. Obedecer fielmente su LLAMADA.

*            Pero para eso:  “HAY QUE SUBIR A LA MONTAÑA” Y  eso requiere esfuerzo, fidelidad, esperanza , valentía.

                                   O R A C I Ó N

 *            Señor, ayúdanos a subir, subir a la montaña
              y olvidar los tristes sentimientos.
              Para ello tenemos que ORAR, tú y yo.
             Y así serán momentos de encender esas luces
             Que no engañan. 

*           Y el monte en la transfiguración, se encendió:
                    Y de sus entrañas brotó: Luz, el fuego de la
 
                    Palabra, el viento, la nube de gloria.
                   Apareció ese DIOS que te quema y no daña.
                   Y la voz  que nos señala el camino para subir… 

                  “ESTE ES MI HIJO AMADO”.
                   “ESCUCHADLE, A ÉL”

                   Eso sucederá, si subimos a la montaña y oramos. 

*          Ayúdanos, Señor a subir a la montaña
                  Que en CUARESMA es:
                  ORAR, AGRADECER, PEDIR PERDÓN, ESPERAR
 
                  CON PACIENCIA, CAMBIAR DE VIDA, SERVIR.
                  VIVIR LA PAZ Y LA ALEGRÍA de subir hacia la
                    PASCUA. Que será la gran fiesta. La alegría. 

*                 Y en la montaña, sentiremos la presencia de Dios,
                       
                 su cercanía. La noche convertida en mediodía, y lo
                 Eterno rozando nuestra historia del día a día.
                 El  gozo y la alegría, será: ¡TEOFANÍA!.
 
                 MANIFESTACIÓN DEL DIOS DE LA VIDA. 

*               Hay que subir a la montaña, sí,  pero luego,
         Bajar a la “vida”, como dice JESÚS a Pedro.
         Y Él, JESÚS, en nuestra compañía.
 
          Él “transfigurará” nuestra vida. La transformará.

                                  Z U R I Ñ E  

Domingo 8 de marzo – II de cuaresma

Lecturas
Gen 22, 1-2. 9-13. 15-18  
Sal 115, 10 y 15-19  
Rom 8, 31-34  
Mc 9, 2-10 

REFLEXIONES

                Seguir en cuaresma nos empuja a continuar pensando el tema de la conversión. Eso que dicen de vuelta atrás, de giro en el camino. Pero, ¿quién ha de volverse? Nosotros ni dudamos de que somos nosotros. Quizá sí la Escritura que formula peticiones del tipo “vuélvete, Señor, y nos convertiremos” que aparecen en Jer (31, 18) y las Lam (5, 21). Dios se gira a nosotros y hace posible la conversión. Parece un caso más de la continua tensión entre el protagonismo de Dios y el nuestro, su libertad y la nuestra. Si Dios “se vuelve” -por expresarnos de alguna manera- es posible que le reconozcamos y nos volvamos a él. Si “no se vuelve”, es inútil cualquier movimiento nuestro. Tampoco se trata de un concurso a ver quién se vuelve primero. Se trata de algo mucho más inclusivo y simultaneo. Si él se vuelve, yo me vuelvo en él, si yo me vuelvo, él lo está haciendo conmigo. Así, la oración se hace conversión, al solicitar de Dios su “conversión” para que la nuestra sea posible una vez más, y remonte y tome vuelo.

Leer Más

Domingo 1 de marzo – I de Cuaresma

Lecturas
Gen 9, 8-15  
Sal 24, 4-9  
1Pe 3, 18-22  
Mc 1, 12-15
 

EN TORNO A LA CUARESMA

                Nuevamente en cuaresma. Quizá en algún momento, en la lentitud de la vida rural y la ausencia de novedades, cupiera la sensación de lejanía de una cuaresma a la siguiente. Hoy, parece que no, y el sentimiento general es el de salir de una y encontrarnos con la siguiente.

                La cuaresma es tiempo bautismal y queda claro en las lecturas de los tres últimos domingos del ciclo A. Es tiempo penitencial, y así, los tres últimos del ciclo C. Es, en general, tiempo de renovación y revitalización de la vida cristiana, demasiadas veces adormecida. Es un tiempo en función de otro, por tanto, relativo y menos importante que él: el tiempo pascual. En nuestra cultura ha tenido más relieve tradicionalmente la penitencia y el rigor de este tiempo que la alegría del pascual. Sería bueno -no creo que fácil- invertir esta valoración y cargar el esfuerzo por mejorar la vida cristiana en el tiempo pascual, resaltar como más importantes sus connotaciones de gozo, paz y alegría.

Leer Más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Mc. 1, 12-15)

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA. (Domingo 1 de Marzo) 

*              Ya estamos en Cuaresma. Ya hemos escuchado el  pregón.  Es uno de los “tiempos fuertes” en la Liturgia de la Iglesia.
                Son “cuarenta días” que nos preparan para el gran acontecimiento   de la Pascua.
                En este primer Domingo la Liturgia nos invita a contemplar a Jesús en el  “DESIERTO”,  durante 40 días, como preparación  a su vida pública, a la proclamación de la “BUENA NOTICIA” de la llegada del REINO DE DIOS.
                Jesús en el desierto se está preparando, a través de un tiempo de “ORACIÓN  de “soledad , sólo con DIOS.
                La Cuaresma, tiene como tres propósitos: despertar la fe en quienes la tienen dormida, reavivar la  conversión desde el Evangelio para cambiar de vida, y desarrollar la vida comunitaria cristiana.

                Una vuelta a la verdad, a lo esencial. Un reencuentro con Dios, el Dios vivo, el Padre revelado en Jesucristo.

 

·                     Reflexionando en esto, me paro en “EL DESIERTO, COMO ESPACIO  Y TIEMPO DE CONVERSIÓN”. Sí, porque el desierto es como el lugar donde un@ se encuentra sol@, en el silencio “sonoro”, perdid@, despojado de todo, tentad@… Pero en él, también se producen  “encuentros”.

·                     En el desierto el pueblo creyente, puede experimentar la “presencia”, la compañía de Alguien que le muestra la dirección de la marcha, que le acompaña y va por delante…

·                     En este camino en el que el miércoles se nos decía:
“CONVERTÍOS Y CREED EN LA BUENA NOTICIA”.
Palabras que evocan en nosotr@s el recuerdo del esfuerzo. Sin embargo, las palabras de Jesús:
CONVERTÍOS Y CREED EN LA BUENA NOTICIA”,  me parece que nos invitan a descubrir la conversión como paso a una vida más plena. Nos hace bien. Nos permite experimentar un modo nuevo de vivir, más sano, más gozoso. Pero ¿Cómo vivir esa experiencia?
Yo creo que lo primero es “PARARSE”, hacer “DESIERTO”, 
No tener miedo de quedarnos a solas con nosotr@s mism@s  y quizá preguntarnos:
¿QUÉ ESTOY HACIENDO CON MI VIDA?…
¿ES ESTO LO ÚNICO QUE QUIERO VIVIR?. 

ORACION 
·                     Señor, este tiempo de Cuaresma que nos animas a comenzar,
es tiempo de entrenamiento, ejercicio y esfuerzo;
de mochila ligera y paso rápido.
 

·                     Tiempo de camino y discernimiento, de CONVERSIÓN Y
        
COMPROMISO,  de prueba y encuentros en el “desierto”, en el silencio… 

·                     Es el tiempo de los “proyectos de vida”, de las decisiones y de  los cambios. Tiempo de humanidad con nuestra sociedad tan rota y dividida.  ·

                     Tiempo de tentaciones y conversiones, traspiés,  heridas y cegueras. Perdones y deseos de nueva vida. Señor, somos así, Tú bien lo sabes…
¡Todo en sólo cuarenta días!… 

·                     Pero… Tú nos dices que eres:

·                      CAMINO, VERDAD, VIDA.
Entonces, puede y debe ser el tiempo de las PERSONAS NUEVAS, de las que somos capaces de soltar el “lastre” de ídolos que nos atan, de egoísmos y vanidades… Pero Tú, Señor lo sabes , somos personas que anhelamos MISERICORDIA Y ABRAZOS DEL PADRE.
Con ese animo, caminamos en Cuaresma, con la Esperanza puesta en TU TERNURA DE PADRE y el AMOR DE JESUCRISTO que nos acompañe.
AMÉN

                                                   Z U R I Ñ E

ORAR CON EL EVANGELIO- Miércoles de Ceniza

MIÉRCOLES  DE  CENIZA 

·                 El miércoles de ceniza, es para los cristianos el inicio, la inauguración de la Cuaresma, que nos prepara para la gran fiesta de los cristianos:

          LA PASCUA, el triunfo de Cristo sobre la muerte.

·                 Este es un miércoles especial. No es el día más importante de la Cuaresma, sino el día que la comenzamos. En la tradición cristiana es la imposición de la ceniza. En su origen, no era una ceniza cualquiera, sino la ceniza que salía de la combustión de los ramos y palmas del Domingo de Ramos del año anterior:

·                 “Echamos ceniza”  tiene un sentido simbólico y pedagógico: señala una realidad de caducidad, de humildad, de reconocimiento de lo que somos en verdad. Como antes nos decían al imponerla:“eres polvo y en polvo te has de convertir. Y que ahora nos dicen algo más claro para comenzar este camino de 40 días:

CONVERTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO”

El evangelio de esta celebración (Mt. 6,1-6.16-18) nos habla de los tres pilares de la Cuaresma: La limosna, la oración y el ayuno. Y el Profeta Joel(1ª lectura: Joel 2, 12-18) nos recuerda que no se trata de actos exteriores, que pierden todo su sentido. El Profeta habla de “rasgar el corazón”, de “conversión”.

Leer Más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Mc. 2, 1-12)

DOMINGO VII. T.O. – B – (Febrero 22 de 2009)

            Una de las características del reinado de Dios, descubro una vez más al meditar su Palabra, que es el PERDÓN. La fuerza curadora de Jesús sanaba a las personas por fuera y por dentro. 

            Cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaban los enfermos en camillas. Hoy es un paralítico.

Leer Más