La Iglesia se hunde. ¿Se hunde?

La institución eclesiástica ha puesto a la Iglesia al límite de su tolerancia. Las razones están a la vista: abusos y encubrimientos. Pero hay razones que no están a la vista. Estas, en gran medida, son las causas de los fracasos evidentes del clero. Hace ya mucho rato que la incomunicación entre la jerarquía eclesiástica y los cristianos comunes es profunda. Además, crece. El Papa Francisco ha hecho enormes esfuerzos por actualizar el Evangelio en una cultura que se dispara en todas las direcciones. Ahora intenta un cambio estructural: desea dar participación a los laicos en la elección de los obispos. ¿Será para mejor? Habrá que verlo. Si los electores son laicos clericalizados el fracaso será seguro.   Leer más (Jorge Costadoat)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *