En esta Europa tan rica, cómoda y segura, la religión también es cosa de viejos

Religión Digital
Pese al sinfín de elementos culturales, demográficos, sociales y económicos que les separan, los jóvenes occidentales parecen tener algo en común: están dejando de lado a la religión. La iglesia envejece al tiempo que pierde efectivos y adeptos en España, un país cuya población se muestra cada vez menos católica. El número de religiosos que cotiza a la Seguridad Social se ha reducido en más de un tercio en una década, periodo en el que el descuadre entre el número de parroquias y el de curas para atenderlas ha pasado a superar las 4.200 y en el que la asistencia a misas ha continuado decreciendo. Leer más..