El papa Francisco como parábola

¿Por qué el papa Francisco tiene enemigos precisamente en los más altos cargos de la Iglesia? Mas aún, ¿por qué los amigos del papa Bergoglio son los mendigos, los enfermos, los niños, los presos, los ancianos, los cismáticos, los luteranos, los musulmanes, los filipinos, los africanos, los indígenas de la América más pobre? Y todavía más, ¿cómo se explica que las cosas más duras que ha dicho este papa no se las ha dicho a los pecadores de la calle, sino a los cardenales de la Curia y a los clérigos que han hecho de su vocación un oficio para trepar en la Iglesia? Es la “sorpresa” y la “extravagancia” que cualquiera encuentra en la parábola del buen samaritano…    Leer más (José Mª Castillo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *