El 96 por ciento de los chilenos cree que sus obispos ocultan o protegen a los curas acusados de abusos

La Iglesia chilena sufre los peores registros de popularidad de su historia. Cuatro de cada diez encuestados creen que la mayoría de los clérigos son pederastas.

Una cruenta unanimidad. El 96 por ciento de los chilenos considera que los obispos ocultan o protegen a los sacerdotes acusados de abusos; un 83% cree que la institución no es honesta ni transparente; y tres de cada cuatro desaprueba la manera en que la Iglesia está llevando a cabo su labor.

Estos son algunos de los datos de la encuesta Cadem, que demuestra cómo la Iglesia chilena está en sus momentos más bajos. Y que va a ser difícil remontar, porque sólo un 46% se declaran católicos, la cifra más baja que se recuerda. Por contra, un 33% dicen ser ateos, ocho puntos por encima de la media.

De acuerdo al sondeo, el 76% desaprueba la manera en que la Iglesia está desarrollando su labor, mientras que solo el 19% de los chilenos la aprueba. Y, aunque así fuera, tres de cada cuatro (73%) piensan que la Iglesia no es humilde, un 67% que es poco cercana y un 66% que no se adapta a los nuevos tiempos.

No acaban ahí las malas noticias. Un 60% que trabaja poco en terreno, un 58% que no conoce ni se preocupa por las necesidades de las personas, y un 53% que no es solidaria. Cuatro de cada diez, además, piensan que la mayoría de los curas están implicados en casos de abusos sexuales. Le queda mucho trabajo al Papa Francisco en su tarea de renovar la Iglesia chilena.

Jesús Bastante en Religión Digital, 6 de agosto de 2018