Varapalo vaticano y cabreo español: Así fue la tensa reunión de los obispos tras su encuentro con Francisco en noviembre

Religión Digital

El varapalo vino justo después de que el Papa saliese por la puerta del aula y no tuvo como blanco la errática y errada gestión de los abusos -informe Cremades incluido-, de cuya desgana con ese asunto son conscientes en Roma, sino que el pimpampum al que se vieron sometidos los obispos españoles tenía como base el informe elaborado por los visitadores apostólicos

Los obispos comienzan a revolverse incómodos en los asientos. Unos más que otros, es cierto. No entienden cómo no les han dado antes ese documento, o al menos, que el secretario -el prefecto no habla ni español ni italiano, subrayan otras fuentes presenciales- les hubiese hecho un resumen. Lo que escuchan “es una descripción desastrosa” de los seminarios españoles

Uno de los seminarios que más aparece señalado es el de Toledo, lo que habría causado el enojo del arzobispo de la sede primada. Pero a esas alturas -la reunión con el Dicasterio duró tan sólo hora y media-, eran ya muchos los obispos españoles que estaban “cabreados”

“En términos de ordeno y mano, vienen a decir que hay que cambiar un sistema de formación que solo consigue hacer curas para la sacristía y que hay que poner coto también a la ‘fuga’ de seminaristas hacia centros de formación hacia los que los candidatos al sacerdocio sienten más afinidad, como el de Toledo o el Bidasoa, del Opus Dei”…Leer más (José Lorenzo)