Una refriega católica no apta para los débiles de corazón

Atrio

Massimo Faggioli resalta la manera como el papa Francisco pone en el centro de la renovación de la Iglesia el olvidado Vaticano II. Muchos de nosotros vivimos el breve pontificado de Juan XXIII y creímos que del Concilio iba a salir una nueva Iglesia. Los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI se encargaron de bien de enlatarlo en una falsa reforma del Código de Derecho Canónico (1983) que siguió siendo tan clerical y jerárquico como el anterior y de un Catecismo de la Iglesia (1992), que recogía alguna expresión de la letra del Concilio, pero mataba su espíritu. Habíamos perdido la esperanza de verdadera iglesia, grupo de seguidores del Nazareno. Francisco nos abre una rendija y un proyecto para el itinerario sinodal 20102023. Yo estoy con él. ¿Y vosotros? AD.

La lucha del Papa por restablecer el lugar central del Vaticano II en la vida de la Iglesia y de quienes luchan por detenerlo.

El Papa Francisco sabe causar revuelo con sus declaraciones.

Pero incluso cuando el actual obispo de Roma dice cosas que no deberían ser de interés periodístico, son objetivamente relevantes en el contexto de la asediada Iglesia católica de hoy.

Un ejemplo: el Papa dijo recientemente que el Concilio Vaticano II (1962-65) moldeó su visión teológica y pastoral. Lo hizo en el prefacio de un nuevo libro llamado Fraternità segni dei tempi , que fue coescrito por el cardenal Michael Czerny, uno de sus compañeros jesuitas y alto funcionario del Vaticano, y Christian Barone, un sacerdote y teólogo italiano. La traducción al inglés se llama, Todos hermanos, Signo de los tiempos: La enseñanza social del Papa Francisco . Será publicado en 2022 por Orbis BooksLeer más…(Massimo Faggioli )