Una cúpula episcopal aparentemente compensada, pero que mira a la derecha

Religión Digital

«Los obispos han salvado los muebles mediáticos, compensando con la elección del cardenal Cobo (el señalado por el Papa) a la vicepresidencia, la designación de Argüello como presidente. Una compensación de cara a la galería y para disimular la decisión de fondo»

«El presidente Argüello hace gala de un antifrancisquismo matizado, astuto, perspicaz y pasado por el molde de la prudencia de la mente (¿y del corazón?)»

«Con el nuevo presidente volveremos al discurso socio-político frentista, conservador y de ‘guerra cultural’, para supuestamente recuperar la relevancia social y la credibilidad perdidas»

Nos temíamos lo peor: que la cúpula de la CEE la copase el sector conservador (léase Argüello y Sanz). Hasta se lo debía temer el cardenal Omella, anterior presidente, para clamar en el discurso de apertura de la Plenaria por la comunión entre los obispos y con el Papa. Ya lo anunciábamos nosotros también, hace unos días, en forma de pregunta:  ¿Elecciones episcopales: ¿Con el Papa o contra el Papa (sin decirlo)?’

Al final, los obispos han querido salvar los muebles mediáticos y la relación con Roma, compensando con la elección del cardenal Cobo (el señalado por el Papa) a la vicepresidencia, la designación de Argüello como presidente. Una compensación de cara a la galería y para disimular la decisión de fondo.

Hay que recordar que la vicepresidencia en la CEE es un puesto más bien decorativo. Sus funciones son escasas, dado que el episcopado es una institución absolutamente presidencialista…Leer más (José Manuel Vidal)