Las formas tradicionales de la Iglesia no responden a la sensibilidad y al lenguaje contemporáneos

Pablo D’Ors

«Hay un anhelo espiritual muy grande en esta sociedad tan secularizada», cuenta el fundador de la Asociación Amigos del Desierto.

El escritor, sacerdote y asesor cultural del Vaticano, Pablo D’Ors, tiene una «esperanza demencial». El también fundador de la exitosísima red de meditadores Amigos del Desierto quiere lanzar un nuevo monacato secular, con personas dispuestas a consagrarse en medio del mundo. «Un monacato compatible con la secularidad, hasta el fondo», nos cuenta, como solución a la «urgencia fundamental para la Iglesia de hoy»: la «renovación espiritual». Hace falta algo nuevo porque «la mayoría de las formas que la Iglesia Católica presenta, para dar cuerpo a esa búsqueda espiritual, no responden, de hecho, a la sensibilidad de la gente», afirma.

Hay en proyecto algo maravilloso; es algo así como un monacato secular. Es decir, que hay unas 15 o 20 personas que están pensando consagrarse, en medio del mundo, según este estilo de meditación, de silencio. Sin vivir juntos en comunidad en un mismo monasterio. Laicos consagrados, pero monjes. Laicos es una cosa que ya existe de siempre. Lo novedoso sería, por un lado, que realmente quiere ser un monacato compatible con la secularidad, hasta el fondo. Es decir, no solamente compatible con la vida laboral, sino también con la vida matrimonial y familiar. Y esto ya son palabras mayores porque, hasta ahora, en la Iglesia la consagración monástica no era compatible con consagración matrimonial. Y queremos hacer esta propuesta no porque se nos ocurra, sino porque hay personas que lo viven así.  Leer más más