Francisco, la voz de la disidencia

Religión Digital

«Está convencido de que la única salida es “parar y negociar”, habida cuenta de que ‘unos pocos poderosos deciden y envían a miles de jóvenes a luchar y morir’, haciéndolos ‘cómplices del mal'»

«No me extraña que esta posición desagrade profundamente a muchas personas e instituciones, vistos los numerosos intereses en juego»

«Y no me sorprende que estas palabras de Francisco, como otras del estilo, tengan muy poca cobertura mediática. Es preferible entretenerse, por ejemplo, en especular sobre cuándo va a renunciar o en por qué Doña Letizia no se santigua»

No me extraña, viendo los intereses que también mueven a los medios de comunicación, que la guerra de Ucrania haya pasado a un segundo plano, así como las posiciones que –políticamente atípicas- siguen manteniendo, entre otros, el intelectual y politólogo estadounidense Noam Chomsky; el coronel del ejército suizo, experto en inteligencia militar y adjunto en la OTAN durante 5 años, Jacques Baud y, de manera particular, Francisco.

No deja de sorprenderme que el Papa lleve tiempo dando largas a las reiteradas invitaciones que le ha dirigido Volodimir Zelenski, supongo que porque no quiere quedar atrapado en el discurso de este desmedidamente mediático -y un tanto frívolo- presidente ucraniano. Lo prueba el hecho de que Francisco haya dado una respuesta que no ha gustado a casi nadie en Ucrania y que, por lo que sabemos, no ha tenido acogida en Rusia: le gustaría viajar, primero, a Moscú, y, luego, a Kiev…Leer más (Jesús Martínez Gordo)