Más diaconado, más femenino

Antonio Aradillas

Conclusión: “La ordenación de la mujer al diaconado es posible”. El ritmo actual que define la realidad de la vida de la mujer, también teóloga, dentro de la propia Iglesia, es bastante distinto al “oficial” que se intenta defender.

“Un argumento a favor de la restauración del diaconado femenino en la Iglesia católica” es el subtítulo del libro editado por “EDV-Verbo Divino”, con el título principal, y un tanto apático, de “Sábado Santo”, y cuya dedicatoria universal -“Para todas las mujeres de la Iglesia“-, demanda correspondiente y atenta lectura. Esta, por supuesto, que no será exclusiva de ellas, sino también, y sobre todo, de los hombres y más de los situados en las altas esferas jerárquicas, en las que hasta el presente y en exclusiva fueron y son competencias de papas, obispos y teólogos, mayoritariamente hombres.

La sola enunciación de los diez capítulos de las tres partes de que consta el libro, con sus 254 páginas, suscita sumo interés, en tiempos tan necesitados como los actuales, de argumentos serios, profundos, históricos y bíblicos. Este es su índice:

“La Iglesia debe institucionalizar el ministerio de la mujer”, “Hombres y mujeres son ontológicamente iguales”, “La Iglesia ha expresado los motivos por los que la mujer no puede ser ordenada al presbiterado”, “Este dictamen no es aplicable a la cuestión de si estas puedan ser ordenadas diáconos”, “Las mujeres han sido y son llamadas al diaconado”, “Existen argumentos de mayor peso a favor de que las mujeres puedan ser ordenadas diáconos, que de lo contrario”, “Las mujeres han servido a la Iglesia en el ministerio diaconal de manera constante”, “El ministerio ordenado de servicio desempeñado por las mujeres, es necesario para la Iglesia, esto es, tanto para el pueblo de Dios, como para la jerarquía”. CONCLUSIÓN: “La ordenación de la mujer al diaconado es posible”. Leer más…

Antonio Aradillas en Religión Digital, 02 de julio de 2018