Feliz año si contagiamos felicidad

Religión Digital

Están saliendo en estos días muchos gifs con los que se pide que termine de una vez el año 2020, dándole una patada en el trasero. Pero el año, cada año, solo es un lapso de tiempo de 365 días que representamos con cuatro números. Nada más. Lo que ocurra en ese intervalo es lo que nos afecta, nos aporta provecho y dicha o, al contrario, pérdidas y dolor. Esto último es lo que en buena medida nos dejan estos últimos diez meses. Pero no sabemos cómo será y qué nos deparará el próximo 2021.

Hemos vivido momentos muy duros, y aún los seguimos sufriendo, sobre todo, la desaparición irreemplazable y desgarradora de tantos seres queridos. Como también la pérdida de empleos, la destrucción de parte del sistema productivo, la falta de atención a los enfermos por la insuficiente inversión en la Sanidad pública, el aislamiento de tantos ancianos en las residencias, el distanciamiento permanente de los demás…

Todo esto nos demuestra que no somos tan importantes, ni poderosos, ni invencibles. Al contrario, lo que hace patente es nuestra extrema vulnerabilidad. En este caso ante un virus imperceptible, pero que se ha extendido por primera vez a nivel global por todo el planeta.

Y nos sitúa ante el espejo del tipo de sociedad y civilización que estamos construyendo:..Leer más..(Miguel Ángel Mesa)