El Papa, contra la cadena perpetua: «¡Que nunca se prive del derecho a empezar de nuevo!»

Manuel Cubías, Vatican News

En una audiencia hoy en la Plaza de San Pedro, subraya que la cadena perpetua «no es la solución de los problemas, sino un problema a resolver. Porque si se encierra la esperanza, no hay futuro para la sociedad». Invita a los policías y funcionarios penitenciarios a «ser puentes entre la cárcel y la sociedad civil». A los privados de libertad, les recuerda: «Ánimo, porque estás en el corazón de Dios».

El Papa Francisco ha encontrado en la Plaza de San Pedro a miembros de la Policía Penitenciaria, personal administrativo y de la justicia para menores y comunidades. El discurso del Papa Francisco se desarrolló en torno a tres palabras: gracias, dirigida al personal penitenciario; adelante, dirigida a los capellanes, religiosos, religiosas y voluntarios y, valor, dirigida a las personas privadas de libertad.

El Papa recuerda que el trabajo realizado por el personal penitenciario “es oculto, a menudo difícil e insatisfactorio, pero esencial”. Esto porque puede convertirse en “un apoyo a los débiles” y de esta manera convertirse “día tras día en tejedores de justicia y esperanza”. Seguidamente les dedica un texto bíblico: «Acuérdate de los prisioneros, como si fueras su compañero de prisión». (Heb 13,3). 

El tema del hacinamiento en las cárceles no estuvo ausente, pues afecta no solo a las personas privadas de libertad, sino también al personal penitenciario y afirmó: “Es esencial garantizar unas condiciones de vida decentes; de lo contrario, las cárceles se convertirán en depósitos de la ira, en lugar de en lugares de recuperación”.     Leer más…