El Gobierno suprimirá la Fundación del Valle de los Caídos y cerrará el grifo de ingresos a los benedictinos

Jesús Bastante
Religión Digital
La basílica, que no será desacralizada, pasará a depender del ordinario del lugar (el Arzobispado de Madrid), y los religiosos no tendrán competencias en materia cultual ni en la cuestión de las exhumaciones.

Santiago Cantera no gestionará el complejo, ni la Hospedería del Valle. Cuelgamuros será resignificado como «un lugar de memoria democrática», y se prohibirán los actos de exaltación a la dictadura.

La tumba de Primo de Rivera no tendrá un lugar preeminente en el Valle.

Los monjes no se irán del Valle (de momento), pero el Gobierno les cerrará el grifo. Esta es una de las principales consecuencias que la Abadía del Valle de los Caídos sufrirá una vez se aprueba la Ley de Memoria Democrática que el Ejecutivo espera presentar la próxima semana en Consejo de Ministros...Leer más…