El clamor del Papa en el corazón de Europa: «Nosotros cristianos, ¿hemos perdido el ardor del anuncio y la profecía del testimonio?»

Religión Digital

«Existe en efecto la tentación de volver a ser  esclavos, no ciertamente de un régimen, sino de una esclavitud todavía peor, la interior», advirtió, citando la Leyenda del Gran Inquisidor de Dostoyevski, cuando «Jesús vuelve a la tierra y es encarcelado»

«La libertad del hermano y de la hermana es también nuestra libertad, porque nuestra libertad no es plena sin él  y sin ella»

«¿Cómo podemos desear una  Europa que vuelva a encontrar las propias raíces cristianas si somos nosotros los primeros  desarraigados de la plena comunión? ¿Cómo podemos soñar una Europa libre de ideologías, si no  somos libres para anteponer la valentía de Jesús a las necesidades de los distintos grupos de  creyentes?»

«La unidad no se obtiene tanto con los  buenos propósitos y con la adhesión a algún valor común, sino haciendo algo juntos por los que nos  acercan más al Señor», señaló. «¿Y quiénes son? Son los pobres, porque en ellos Jesús está presente»

«Sólo estando de parte de los más débiles todos saldremos en verdad de la pandemia»

Salvada la visita exprés a Budapest (que no a Hungría), con el paréntesis del encuentro (no deseado, pero inevitable) del Papa con Orbán, en el que no se abordaron cuestiones relativas a la inmigración o a las polémicas leyes LGTBI, el Papa Francisco ya se encuentra en Bratislava, primera etapa de su viaje a Eslovaquia.

Después de aterrizar, a la hora convenida, en el aeropuerto de la capital eslovaca, y tras ser recibido por la plana mayor del episcopado del país y por la presidenta Zuzana ?aputová (con quien mantuvo un breve encuentro en la sala VIP del aeródromo), Bergoglio se dirigió a la Nunciatura Apostólica, donde mantuvo un primer encuentro con los representantes de otras religiones en el país, antes de encontrarse, en privado, con los jesuitas eslovacos y así poner punto y final a una jornada intensa, y agotadora, para un hombre de 84 años que acaba de ser operado…Leer más…(Jesús Bastante)