El adiós de Messi ha llevado a Cataluña (casi) a un estado de shock

Religión Digital

La salida de Messi del Barça, prácticamente ha anulado en las noticias el drama de los refugiados y los inmigrantes, que continúan muriendo en el Mediterráneo; el paro, las guerras (olvidadas) en tantos países, la violencia de género, la dramática situación de los profesionales de la sanidad que continúan luchando contra la pandemia y tantos otros problemas de nuestra sociedad que, informativamente, han quedado medio olvidados

 Cabe recordar que durante la temporada 20/21, el crack azulgrana supuso al Barça un salario bruto de 60,3 millones de euros, aunque el argentino generaba unos ingresos enormes y un rendimiento deportivo monumental

Ante las cifras (siderales) de los fichajes de los jugadores, ¿qué cobra un maestro, un enfermero, una periodista o un médico? ¿Qué cobra un labrador o un carpintero? ¿Cuál es el sueldo un camarero? ¿Podemos continuar con estos gastos en el fútbol?

Sí, ya sé que este es un artículo políticamente incorrecto, porque hablar de la salida de Messi del Barça y de los sueldos astronómicos y las fichas desorbitadas de los futbolistas, puede crear suspicacias y sarpullidos, ya que este tema levanta pasiones y mueve muchas emociones.

Estos días, la primera (y prácticamente la única) noticia de los medios de comunicación ha sido la salida de Messi del club azulgrana. Frases como: Laporta triste con el adiós a Messi; Messi y el drama de la masa salarial; el retuit de Enric Masip que aclara mucho de Leo Messi; día 1 de la era post-Messi; Minguella ya alertó de la situación de Messi cuando todos creían que renovaría; la reacción de Guardiola al adiós de Messi; ya nada volverá a ser igual; el llanto de Messi es el llanto del barcelonismo; se van las botas que llevaron al Barça al cielo; todo es Messi….. y otros comentarios semejantes, han llenado les páginas de los periódicos (y no solo de los deportivos), las ondas de la radio y las horas de televisión. El adiós de Messi ha llevado a Cataluña (casi) a un estado de shock…Leer más…(Josep Miquel Bausset)