De Viganò a las clarisas de Belorado: los nuevos ‘cismas’ en la Iglesia de Francisco

Religión Digital

El ex nuncio, las ya ex religiosas, los lefebvrianos o los siro malabares muestran un enconamiento contra el pontificado de Francisco que no se había visto en décadas

Detrás de cada uno de estos movimientos está el intento de la ultraderecha eclesiástica por no reconocer como válidos los principales hitos del Concilio, ni las reformas de Bergoglio

¿Qué ocurre en la Iglesia para que tantos, en tantos sitios, lancen durísimos ataques contra el Papa o el Vaticano, hasta el punto -como los curas sedevacantistas de Toledo- de desear la muerte de Bergoglio, acusarle de nepotismo o de usurpador?

‘Cisma’. El término (según la RAE, “División o separación en el seno de una iglesia o religión”), que hasta hace meses nos remitía a cinco siglos atrás, en tiempos de Martín Lutero y la reforma Protestante, ha vuelto a la actualidad eclesiástica. En nuestras fronteras, con el caso de las clarisas de Belorado, cuya excomunión  fue decretada ayer después de que se reafirmaran en su salida de la Iglesia del Vaticano II y cerraran cualquier puerta a una solución dialogada con el arzobispo de Burgos, Mario Iceta.

En Roma, con el proceso contra el ex nuncio en Estados Unidos y estrecho colaborador de Donald Trump y Steve Bannon, Carlo María Viganò. Pero también en Francia, con el anuncio de los lefebvrianos de volver a ordenar obispos -la anterior consagración, en 1988, supuso la excomunión de este grupo ultratradicionalista, fundado por Marcel Lefebvre-, dinamitando así los puentes abiertos por Benedicto XVI para su retorno a la comunión. O en India, donde buena parte de la Iglesia siro malabar se ha puesto en armas contra Roma, en este caso por el rito utilizado durante la misa, que hunde sus raíces en las polémicas del rito anterior al Concilio Vaticano II (de espaldas al pueblo), que sesenta años después de su celebración sigue siendo contestado por los sectores más tradicionalistas…Leer más (Jesús Bastante)