Carta sinodal de ocho grupos de Pamplona: «La libertad eclesial en temas de nombramientos episcopales se reduce al acatamiento»

Religión Digital

«Es cierto que muchos fieles tradicionales se han sentido abrazados y cómodos entre nosotros por unos pastores tan cautelosos. Si estuviéramos de acuerdo en que la mejor tradición cristiana está en el lindero de la inmovilidad, su ejercicio ha sido notable»

«Decidieron, desde hace mucho, prescindir en la Diócesis del instrumento imprescindible para el diálogo y la decisión colegiados: el Consejo de Pastoral»

«Se han dictado medidas, en general no drásticas pero tenaces, para desalentar la participación eclesial de laicos o sacerdotes que busquen asambleas creyentes más abiertas, participativas y permeables a los nuevos retos de nuestra sociedad»

«Entendemos la dificultad de ser pastor de todos. Sin embargo, hubiera sido bueno intentarlo con más sinceridad y convicción»

Se termina el año y, según lo han anunciado, se van nuestros obispos. Quizá casi a la par los dos, si bien en distintas direcciones. Aunque estamos en campaña Sinodal que -nos insisten- significa caminar juntos, en este tema episcopal no invitan a hacerlo. Sin embargo, nos ha parecido bien lanzar al ruedo de la opinión esta consulta -el cómo se eligen y se cambian los obispos o, también, qué tal han desempeñado su función- por su actualidad e importancia. 

Nuestros obispos han pertenecido a esa generación de guías sobre los cuales el pueblo cristiano solo pudo opinar con su silencio. Lo acaba de pedir el obispo de San Sebastián, otro que ahora se va: recibid con confianza a vuestro nuevo pastor. La libertad eclesial en estos temas se reduce al acatamiento. No obstante, dicen que el Papa Francisco insiste en saber lo que nos gusta, o no seduce tanto, de nuestra Iglesia, qué nos anima en ella y qué no. Pues bien, la presencia de los guías que nos tocaron no ha sido insignificante. Sin duda ha tenido consecuencias y merece una reflexión…Leer más…