2024: el año del cambio (o no) en la Conferencia Episcopal

Religión Digital

Más allá de los nombres, que son importantes y definen actitudes (no es lo mismo Cobo que Argüello, o que una tercera vía que bien podría estar capitaneada por Saiz Meneses o Gil Tamayo), lo realmente relevante será comprobar si, para variar, el episcopado de nuestro país decide ponerse a trabajar con Pedro o, por contra, continúa erigiéndose como una de las iglesias (jerárquicas) menos permeables al cambio

Afortunadamente, son muchos más los que defienden una Iglesia samaritana y abierta al mundo, mal que le pese a los violentos defensores de la mal llamada Tradición y que, hasta hace poco, consideraban que disentir de cualquier cosa del Papa reinante (no digo ya insultar, desear su muerte o, incluso, dudar de su condición de pontífice) era motivo de anatema, excomunión y expulsión definitiva de cualquier ámbito eclesial

El ninguneo de los supervivientes de la pederastia clerical, apoyando más o menos crípticamente las tesis de las ‘denuncias falsas’ y ocultando los datos a conveniencia, no son buena tarjeta de presentación para el futuro. Un futuro que necesita como el comer un nuevo responsable de comunicación en la Casa de la Iglesia

En Religión Digital nos encargaremos de contarlo. Con la libertad que nos caracteriza, y sin miedo a meternos en todos los charcos posibles, sabedores de que, en mitad del fango, siempre están los que más sufren. Los preferidos de Jesús. Con una mirada puesta en los que se nos fueron en 2023 (Aradillas, Castillo…) y con la intención, insobornable, de seguir mirando hacia el horizonte. Mal que les pese a unos cuantos…Leer más (Jesús Bastante)