Lecturas
Gen 9, 8-15  
Sal 24, 4-9  
1Pe 3, 18-22  
Mc 1, 12-15
 

EN TORNO A LA CUARESMA

                Nuevamente en cuaresma. Quizá en algún momento, en la lentitud de la vida rural y la ausencia de novedades, cupiera la sensación de lejanía de una cuaresma a la siguiente. Hoy, parece que no, y el sentimiento general es el de salir de una y encontrarnos con la siguiente.

                La cuaresma es tiempo bautismal y queda claro en las lecturas de los tres últimos domingos del ciclo A. Es tiempo penitencial, y así, los tres últimos del ciclo C. Es, en general, tiempo de renovación y revitalización de la vida cristiana, demasiadas veces adormecida. Es un tiempo en función de otro, por tanto, relativo y menos importante que él: el tiempo pascual. En nuestra cultura ha tenido más relieve tradicionalmente la penitencia y el rigor de este tiempo que la alegría del pascual. Sería bueno -no creo que fácil- invertir esta valoración y cargar el esfuerzo por mejorar la vida cristiana en el tiempo pascual, resaltar como más importantes sus connotaciones de gozo, paz y alegría.

Leer más

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA. (Domingo 1 de Marzo) 

*              Ya estamos en Cuaresma. Ya hemos escuchado el  pregón.  Es uno de los “tiempos fuertes” en la Liturgia de la Iglesia.
                Son “cuarenta días” que nos preparan para el gran acontecimiento   de la Pascua.
                En este primer Domingo la Liturgia nos invita a contemplar a Jesús en el  “DESIERTO”,  durante 40 días, como preparación  a su vida pública, a la proclamación de la “BUENA NOTICIA” de la llegada del REINO DE DIOS.
                Jesús en el desierto se está preparando, a través de un tiempo de “ORACIÓN  de “soledad , sólo con DIOS.
                La Cuaresma, tiene como tres propósitos: despertar la fe en quienes la tienen dormida, reavivar la  conversión desde el Evangelio para cambiar de vida, y desarrollar la vida comunitaria cristiana.

                Una vuelta a la verdad, a lo esencial. Un reencuentro con Dios, el Dios vivo, el Padre revelado en Jesucristo.

 

·                     Reflexionando en esto, me paro en “EL DESIERTO, COMO ESPACIO  Y TIEMPO DE CONVERSIÓN”. Sí, porque el desierto es como el lugar donde un@ se encuentra sol@, en el silencio “sonoro”, perdid@, despojado de todo, tentad@… Pero en él, también se producen  “encuentros”.

·                     En el desierto el pueblo creyente, puede experimentar la “presencia”, la compañía de Alguien que le muestra la dirección de la marcha, que le acompaña y va por delante…

·                     En este camino en el que el miércoles se nos decía:
“CONVERTÍOS Y CREED EN LA BUENA NOTICIA”.
Palabras que evocan en nosotr@s el recuerdo del esfuerzo. Sin embargo, las palabras de Jesús:
CONVERTÍOS Y CREED EN LA BUENA NOTICIA”,  me parece que nos invitan a descubrir la conversión como paso a una vida más plena. Nos hace bien. Nos permite experimentar un modo nuevo de vivir, más sano, más gozoso. Pero ¿Cómo vivir esa experiencia?
Yo creo que lo primero es “PARARSE”, hacer “DESIERTO”, 
No tener miedo de quedarnos a solas con nosotr@s mism@s  y quizá preguntarnos:
¿QUÉ ESTOY HACIENDO CON MI VIDA?…
¿ES ESTO LO ÚNICO QUE QUIERO VIVIR?. 

ORACION 
·                     Señor, este tiempo de Cuaresma que nos animas a comenzar,
es tiempo de entrenamiento, ejercicio y esfuerzo;
de mochila ligera y paso rápido.
 

·                     Tiempo de camino y discernimiento, de CONVERSIÓN Y
        
COMPROMISO,  de prueba y encuentros en el “desierto”, en el silencio… 

·                     Es el tiempo de los “proyectos de vida”, de las decisiones y de  los cambios. Tiempo de humanidad con nuestra sociedad tan rota y dividida.  ·

                     Tiempo de tentaciones y conversiones, traspiés,  heridas y cegueras. Perdones y deseos de nueva vida. Señor, somos así, Tú bien lo sabes…
¡Todo en sólo cuarenta días!… 

·                     Pero… Tú nos dices que eres:

·                      CAMINO, VERDAD, VIDA.
Entonces, puede y debe ser el tiempo de las PERSONAS NUEVAS, de las que somos capaces de soltar el “lastre” de ídolos que nos atan, de egoísmos y vanidades… Pero Tú, Señor lo sabes , somos personas que anhelamos MISERICORDIA Y ABRAZOS DEL PADRE.
Con ese animo, caminamos en Cuaresma, con la Esperanza puesta en TU TERNURA DE PADRE y el AMOR DE JESUCRISTO que nos acompañe.
AMÉN

                                                   Z U R I Ñ E

MIÉRCOLES  DE  CENIZA 

·                 El miércoles de ceniza, es para los cristianos el inicio, la inauguración de la Cuaresma, que nos prepara para la gran fiesta de los cristianos:

          LA PASCUA, el triunfo de Cristo sobre la muerte.

·                 Este es un miércoles especial. No es el día más importante de la Cuaresma, sino el día que la comenzamos. En la tradición cristiana es la imposición de la ceniza. En su origen, no era una ceniza cualquiera, sino la ceniza que salía de la combustión de los ramos y palmas del Domingo de Ramos del año anterior:

·                 “Echamos ceniza”  tiene un sentido simbólico y pedagógico: señala una realidad de caducidad, de humildad, de reconocimiento de lo que somos en verdad. Como antes nos decían al imponerla:“eres polvo y en polvo te has de convertir. Y que ahora nos dicen algo más claro para comenzar este camino de 40 días:

CONVERTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO”

El evangelio de esta celebración (Mt. 6,1-6.16-18) nos habla de los tres pilares de la Cuaresma: La limosna, la oración y el ayuno. Y el Profeta Joel(1ª lectura: Joel 2, 12-18) nos recuerda que no se trata de actos exteriores, que pierden todo su sentido. El Profeta habla de “rasgar el corazón”, de “conversión”.

Leer más

DOMINGO VII. T.O. – B – (Febrero 22 de 2009)

            Una de las características del reinado de Dios, descubro una vez más al meditar su Palabra, que es el PERDÓN. La fuerza curadora de Jesús sanaba a las personas por fuera y por dentro. 

            Cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaban los enfermos en camillas. Hoy es un paralítico.

Leer más

Lecturas
Is 43, 18-19. 21-22. 24-25  
Sal 40, 2-5. 13-14  
2Cor 1, 18-22  
Mc 2, 1-12
 

IDEAS SUELTAS

                El domingo próximo es ya cuaresma. Prepararla, con toda la importancia que tiene en el año litúrgico. Preparar propuestas concretas y realizables de reunión, formación, lectura, oración. Preparar su ambientación general, esa que debería partir para todos de la pregunta en el evangelio de Juan: “¿Puede uno nacer siendo viejo?”. De nuevo en cuaresma, ¿para qué? Preparar siempre la cuaresma en la perspectiva de la Pascua, que es el tiempo verdaderamente a celebrar.

Leer más

Lecturas
Lev 13, 1-2. 44-46  
Sal 31, 1-2. 5. 11  
1Cor 10, 31-11, 1  
Mc 1, 40-45
                

IDEAS SUELTAS EN TORNO A LAS LECTURAS

                “¡Impuro, impuro! Vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento” (1ªlec). Todavía quedan reductos de lepra como demostración de que nuestros bienes no están al servicio de la salud de todos. Hoy, que la enfermedad es fácilmente curable y a un costo muy bajo. Pero el mundo antiguo recogía como ‘lepra’ cualquier erupción en la piel. ¿Era una forma de evitar todo posible contagio a la comunidad o, más sencillo, legitimar la pura repugnancia física? ¡Impuro! Las enfermedades de piel, las malformaciones, la simple fealdad no facilitan la relación, retraen a unos y apartan a otros. Comencemos por admitir que todos preferimos mantener la distancia y que no se nos acerquen: ¿con cuántos ciegos, tullidos, sordos, inválidos, paralíticos cerebrales tenemos relación? Nuestro mundo tiende a encerrar a todos en sus pequeños guetos. Construimos un mundo de guetos. Los adolescentes forman y necesitan sus guetos, los ancianos quedan aparcados en guetos, los enfermos, ocultos al ‘mundo normal’ en los guetos hospitalarios. Y ¿los enfermos mentales? A quien le toca de cerca se las ha de apañar como buenamente pueda. Mientras, el mundo de la marginalidad (¡Impuro, impuro!) se alimenta sobre todo de esquizofrénicos. También alcohólicos, de los que afirmamos, en otros casos, que se trata de una enfermedad como otra cualquiera. Los presos y ex-presos, ¿pueden ser integrados en el trabajo y la vida social o de nuevo a los guetos?

Leer más

                    DOMINGO  VI. T.O. – B –  (Febrero 15 de 2009) 

·                    El Dios del Reino antes de nada y por encima de todo es eternamente “COMPASIVO”,
Lo vemos de nuevo en el evangelio de hoy; se preocupa de los últimos y acoge a los excluidos.
 ·                   Entender a Jesús sería humanizar, animarse a “tocar”,bajar a la arena de la vida sin temer las consecuencias de nuestro trabajo por buscar la dignidad humana
·                    Hoy se nos “empuja a tocar” a implicarnos. Esto es entender a Jesús.
·                    En el “diccionario” del Evangelio, “TOCAR” es:                  
          
SALVAR, ACOGER, SANAR, RECONOCER, AMAR, PERDONAR…
Jesús “toca” a un “leproso”,eran los EXCLUIDOS  de aquella sociedad.
Jesús se salta la “ley” para SANAR. Quiere romper barreras; no hay que dejar a nadie excluido ni abandonado a su suerte. Hay que construir  una sociedad más fraterna.

                  Quien sigue a Jesús, acoge a quienes la sociedad margina y abandona.
     Señor, Jesús; ¡cúranos de nuestra propia lepra!.

 

  
Leer más

Lecturas
Jb 7, 1-4. 6-7  
Sal 146, 1-6  
1Cor 9, 16-19. 22-23  
Mc 1, 29-39
                

IDEAS SUELTAS               

“Más paciencia que el santo Job”, se decía siempre. Luego ya pasamos a hablar de la ‘impaciencia’ de Job. Hoy sabemos que en un pequeño relato popular anterior se han introducido desarrollos y discursos con pensamiento mucho más complejo, innovador y polémico. El libro de Job nos ayuda a reflexionar sobre la condición humana. Sobre esta nuestra humanidad habla también el libro del Génesis, el Siracida o el Apocalipsis. Todos, todo lo escrito quizá, afronta de diversas maneras esta nuestra vida. Podemos hablar de una mirada más pesimista o crítica en este libro o en Qohelet o en Rom 7. Cada uno de nosotros, a golpe de experiencia y reflexión va construyendo su propia manera de afrontar y comprenderse a sí mismo y a los demás. ¿Y lo nuevo de Job? Nuevo entonces y ahora. Rompe la relación entre ser justo y tener éxito, entre la bendición de Dios y el bienestar humano. Si la vida nos va rematadamente mal, ¿hay algún indicio de que Dios me bendice y no me abandona? Esta ruptura, esta falta de correspondencia entre nuestras visiones más evidentes y las de Dios es la herida más profunda de toda experiencia o reflexión creyente. Ha durado mucho y tiene todavía un peso enorme: si las cosas “me van mal”, algo he hecho yo mal y Dios me castiga así o me abandona. Demasiado duro aceptar incondicionalmente que ni me bendice Dios porque las cosas me resultan prósperas, ni me abandona en absoluto porque me hundo en una vorágine de desgracias. No hay señales irrefutables de que Dios me bendice o maldice: lo que nos sucede no guarda relación con la postura de Dios respecto a nosotros. No hay premios por ser buenos ni castigos por malos. Por eso Job “del que Dios ha sido un íntimo en su tienda” (29, 4), quiere saber la explicación de cuanto le sucede. Interpela a Dios, le describe minuciosamente sus dolores y sufrimientos, le protesta por vivir en esas condiciones, se siente un indefenso perseguido con saña por Dios mismo, y quiere, como todo humano, saber el porqué. En su ayuda acude toda la mejor teología del momento en boca de los que se dicen sus amigos. Se quedan a su lado en puro silencio durante tres días y después, ceden a la tentación y hablan vanamente con discursos explicativos insuficientes, que se ganan la reprimenda de Dios.

Leer más

DOMINGO V. T.O. – B – (Febrero 8 de 2009) 

     ·                     Una vez más vemos en el Evangelio como Jesús cuidaba mucho su oración. Sabemos que tenía la costumbre de retirarse a lugares apartados para dialogar con su Padre y alimentar en Él su intensa actividad. Esta oración retirada no le lleva a desentenderse de los demás. Cuando sus discípulos le interrumpen para informarle de que tod@s le andan buscando, Jesús lo deja todo y marcha a anunciarles su mensaje. Así es siempre la verdadera oración. No para olvidarnos de los demás, sino para fortalecer nuestro espíritu de servicio y de ayuda a quien nos puede necesitar.

Leer más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Mc. 1, 29-39) DOMINGO V. T.O. – B – (Febrero 8 de 2009)      ·                     Una vez más vemos en el Evangelio como Jesús cuidaba mucho su oración. Sabemos que tenía la costumbre de retirarse a lugares apartados para dialogar con su Padre y alimentar en Él su intensa actividad. Esta oración retirada no le lleva a desentenderse de los demás. Cuando sus discípulos le interrumpen para informarle de que tod@s le andan buscando, Jesús lo deja todo y marcha a anunciarles su mensaje. Así es siempre la verdadera oración. No para olvidarnos de los demás, sino para fortalecer nuestro espíritu de servicio y de ayuda a quien nos puede necesitar.*            Por eso, es necesario guardar “silencio” y dejar a Dios que hable a nuestro corazón.*           Hoy mucho nos puede decir, ya que celebramos el día de “MANOS UNIDAS-CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE”:

*           Por eso se me ocurre orar así:

                  O R A C I Ó N ·                     Danos, Señor; el talento de la responsabilidad.Que sepamos transmitir el amor al conocimiento  y la adhesión a los valores solidarios del REINO.Toma, Señor, mi responsabilidad para hacer tu voluntad. ·                     Danos, señor, el talento de la sensibilidad.Abre nuestros ojos al dolor de nuestros hermanos,Abre nuestros corazones a su sufrimiento.Toma, Señor, mi sensibilidad y moldea mi corazón. ·                     Danos, señor, el talento de la fraternidad.Que nos sintamos herman@s de todas las personas, y Trabajemos para alcanzar un mundo mejor.Toma, Señor, mi fraternidad y amasa con ella pan… ·                     Danos, Señor, el talento de la solidaridad.Que sintamos nuestro el destino de los hermanos, y nos empeñemos en la lucha contra el hambre en el mundo.Toma, Señor, mi solidaridad y construye la igualdad. ·                     Danos, Señor, el talento de la generosidad.      Convéncenos de que compartir produce vida, descerraja         la caja fuerte de nuestro egoísmo.      Toma, Señor, mi generosidad y enséñame a compartir. ·                     Danos, Señor, el talento de la oración.Para pedirte por las necesidades de los pobres, y para ofrecerte una vida cuajada de solidaridad.Toma, Señor, mi oración, hazla germinar en COMPROMISO. Amén.                                             Z U R I Ñ E       MADRE DE LAS MANOS UNIDAS TE PEDIMOS:  *          Madre, une nuestras manos a las de Cristo            Para adelantar el Reino de Dios en la tierra…
            Manos unidas para buscar una justicia nueva,
            Manos unidas para denunciar las estructuras injustas,            Manos unidas para crear el otro mundo posible. *           Madre, une nuestras manos a las de CristoPara desvivirnos por los más pobres del Sur…Manos unidas para compartir vida,Manos unidas para repartir los dones de la tierra,Manos unidas para abrir caminos de generosidad,Manos unidas para crear espacios de fraternidad. *    Madre, une nuestras manos a las de Cristo     Para transmitir la Vida en Plenitud…           Manos unidas puestas en las manos de Dios,           Manos unidas compartiendo el pan de cada día           Manos unidas repartiendo el Pan de la Palabra.           Manos unidas comulgando el Pan de la Vida. AMÉN                         Z U R I Ñ E