Orar con el Evangelio – Viernes Santo (Jn. 18, 1-19, 42)

                    O R A C I Ó N 

·                     Es VIERNES SANTO
cuando te alzas en la cruz astillada en tus dos tramos.

Necesitamos otear una silueta que nos hable de la esperanza,
Un madero que, al romperse, llenede leña nuestro hogar de fe.
Una cruz, que plantada en lo alto, SEA SALVACIÓN

·                     ES VIERNES SANTO.
Déjame, Señor, estar al lado de la Madre y,  así
de esa manera, cuando se desplome tu cuerpo,
Pueda con mis brazos decirte y expresarte
lo 
mucho que yo te quería.
                Permíteme permanecer con Juan al pié de la cruz
y,
al igual que tu confidente amigo, poder escuchar
tus últimas palabras de misericordia,
de vértigo y de paz. 

*              Déjame, Jesús, ser centurión en la hora nona
               y que pueda exclamar antes de que tu mueras,
               antes de que sea demasiado tarde:
                        ¡JESÚS; ERES EL HIJO DE DIOS!
                y  poder clamar a los cuatro vientos:
                     ¡ ESE QUE ESTÁ EN LA CRUZ, ES SALVACIÓN!
 

*              Conviérteme, Jesús. por un momento en un 
                carpintero y pueda, de esa manera, subir 
                hasta ese madero que te sostiene 
                y con mis débiles fuerzas desclavarte,                
              
clavo a clavo, con suavidad, en el día a día,
               y ser testigo  de tu Reino.

 ·                     ES VIERNES SANTO, SEÑOR.
¡De que modo tan impresionante nos lo haces vivir!
El amor de Dios, para que no exista duda, es clavado.
El amor de Dios, para que cunda el ejemplo, es desangrado.
El amor de Dios, pobre y humilde, es desnudado.
El amor de Dios, para que sea universal, es puesto en lo alto de un monte.
 

*             ES VIERNES SANTO, SEÑOR.
      como María, permanezco en silencio… sin tanta fe,
      pero con recogimiento.
      como Juan, aquí estoy, Señor: dame a tu MADRE
      para nunca perderla.
 
*           Como el Centurión hago profesión de fe:
    “Creo en Ti, Señor y espero en Ti.”
     No te quedes, Señor indefinidamente en el madero.
     Observa la humanidad; sus sombras y sus luces.
     su grandeza y sus cruces.
     y, después de mirarnos, no lo dudes Señor:
     baja hasta el sepulcro prestado y, al tercer día,
     resucita para que resucitemos,
     vive para que vivamos.
     Levántate para que nosotr@s nos levantemos.
    Sólo Tú, Señor, tienes Palabras de vida eterna.
    Sólo Tú, Señor, cumples lo que prometes.
            
   
Sólo tu cruz, Señor, hace que acallen los ruidos y,
     hoy, reine el silencio. AMÉN
 
                       Z U R I Ñ E

Orar con el Evangelio: Jueves Santo (Jn. 13, 1-15)

JUEVES  SANTO – (I Corintios 11, 23-26) 

*           Hoy es Jueves Santo, la fiesta del Dios que se parte y se reparte en la eucaristía. Hoy es la fiesta del sacerdocio  que se entrega en la Iglesia.

*           Hoy es la gran fiesta del Amor que nos muestra a un Dios que se queda con nosotr@s, que no se olvida de las personas y que comparte nuestro camino: 

Leer Más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Jn. 13, 1-15) – B –

JUEVES  SANTO – (I Corintios 11, 23-26) *           Hoy es Jueves Santo, la fiesta del Dios que se parte y se reparte en la eucaristía. Hoy es la fiesta del sacerdocio  que se entrega en la Iglesia.*           Hoy es la gran fiesta del Amor que nos muestra a un Dios que se queda con nosotr@s, que no se olvida de las personas y que comparte nuestro camino: ·             ”JUEVES SANTO DEL AMOR Y DE LA VIDA”.·             Jueves Santo del que se extravió y del que duda.·             Jueves Santo en los rincones olvidados a los que el sol no ha llegado y aun viven en sombras de muerte.·             En este Jueves grande, la luz del sol se cuela por las rendijas y llega a todos los rincones.·             Es un amor universal, un amor eterno, un amor sin esperar nada a cambio.·             El amor es la levadura que hará que ese pan y ese vino alimente.·             “JUEVES SANTO”, fiesta de la entrega que se adelanta; de la vida que se derrama. Es una fiesta que llena de gozo el corazón de la Iglesia que en este día ha encontrado la razón de su existencia: ser “signo”, ser “sacramento de la presencia” servir al amor, el mandamiento nuevo y eterno que el Señor nos entrega en la mesa del altar y en el camino de la vida. 
Leer Más

DOMINGO DE RAMOS

 

Te aclamamos queriendo unirnos a todos los que sufren.

A tantos enfermos que no pueden con el dolor,

a tantas familias deshechas por la droga,

a todas las parejas rotas por el desamor y la soledad,

a tantos niños llenos de cosas y necesitados de amor.

 

Te aclamamos pidiéndote nos ayudes acompañar la vida

de tantos inmigrantes llenos de nostalgia e inseguridad,

de todos los deprimidos, desanimados y sin ganas de vivir,

de los que no tienen valores que merezca la pena,

de los que tienen penas que nadie consuela,

de los que cumplen penas en cárceles deshumanizadas.

 

Te aclamamos contentos porque nos llenas de esperanza.

Por eso creemos que este mundo tiene remedio,

que se puede dar la vida como Tú, para crear vida,

que juntos contigo y con los otros, somos una familia,

que poco a poco vamos haciendo tu reino

y que nos juntaremos en tu abrazo final de los días.

 

Te aclamamos, te felicitamos y te admiramos,

por lo bien que nos explicaste la mejor manera de vivir,

por cómo nos contaste quién es nuestro Dios padre y madre,

porque nos abriste caminos nuevos y nos llenaste de ilusión,

porque, aunque las cosas te fueron difíciles, llegaste hasta el fin,

porque nos invitas a vivir a tu manera y a contar con tu presencia.

Y porque sentimos, que caminas a nuestro lado…

GRACIAS, JESÚS… TU PASIÓN MERECIÓ LA PENA         Z U R I Ñ E

ORAR CON EL EVANGELIO: (Mc 11, 1-10; Mc.. 14, 1-15,47)

            *LA SEMANA SANTA 

·                     Éste es el tiempo de la historia, de la historia dura y pura;De la pasión de Dios desbordada y de las realidades humanas.

 ·                     Es tiempo de muerte y vida, de salvación a manos llenas;Del nosotr@s compartido, del  tod@s o ningun@,Y del silencio respetuoso y contemplativo.

 ·                     Tiempo e amor, tiempo de clamor; tiempo concentrado;Tiempo para sorberlo hasta la última gota.Tiempo de Nueva Alianza y fidelidadPor encima de lo que sabemos, queremos y podemos.Tiempo en el que Dios nos toma la delanteraY nos ofrece la vida a manos llenas. 

·                     Es el tiempo de tod@s los que han perdido,De los que han sufrido o malvivido,Y de los que han amado sin medida.

 ·                     Es el tiempo de Dios haciendo justicia y Dándonos vida.

 *                  Es LA SEMANA GRANDE  de los cristian@s.
.
                   Que el Señor mismo, nos ayude a vivirla.  
                           
      Z U R I Ñ E
  

Leer Más

Domingo 5 de abril – Domingo de Ramos

Lecturas
Is 50, 4-7  
Sal 21, 8-9. 17-20. 23-24  
Flp 2, 6-11  
Mc 14, 1- 15, 47
 

COMENTARIOS PRIMEROS

            Entre semana santa y triduo pascual. Cada una de las denominaciones tiene su historia y su entorno. Parece que semana santa tiene una carga mayor de la pasión y del sufrimiento en consecuencia. Triduo pascual la tiene de vida nueva y resurrección. Conviene señalar y repetir que el triduo pascual no incluye el jueves santo, de tanta tradición en nuestra cultura. El triduo son viernes, sábado y domingo. Luego con las complicaciones de cuándo es comienzo del día, se extiende al jueves a la tarde. Viernes y sábado son días de ayuno absoluto, incluido el eucarístico, pues en la tradición de Roma, el viernes y el sábado no hay culto, hasta el domingo de madrugada con la vigilia pascual. Ya parece entre nosotros algo aceptado la anticipación de la vigilia pascual a horas del fin de la tarde, comienzo de la noche. No hemos logrado darle la vida que tenían el jueves y el viernes, y acostumbrar a los creyentes a trasnochar en la espera del resucitado. En cambio, la misa de medianoche de Navidad es más fácil mantenerla. Arrastramos cosas incongruentes, pero dificilísimas de cambiar. ¿O serán caprichos de ‘liturgistas’?

Leer Más

Domingo 29 de marzo – V de Cuaresma

Lecturas
Jer 31, 31-34  
Sal 50, 3-4. 12-15  
Hb 5, 7-9  
Jn 12, 20-33
 

IDEAS SUELTAS

                Ya tan cerca de Pascua, habrá que ir adelantando la preparación de todo lo necesario para que resulte evidente que ella es la primera y fontal fiesta de todo el año. Que vayamos terminando con la falsedad de que lo sean la Navidad o los santos y vírgenes de las fiestas patronales. Que no haya que explicar nada de palabra, sino sólo que lo bien hecho y la importancia y solemnidad que le damos, deje clara la excepcionalidad de la fiesta.

Leer Más

ORAR CON EL EVANGELIO. (Jn. 12, 20-33)

     DOMINGO  V  DE  CUARESMA – B –  ( Marzo 29- 2009 )

 *         Señor Jesús: Este Evangelio nos introduce en lo profundo de tu corazón, de tu Espíritu. Tú mismo dices que:           
         
Ha llegado la hora”. Esa “hora”  está concentrada en tu pasión, muerte y resurrección.
                            

                            O R A C I Ó N

·                     Jesús del amor hasta la muerte:       Contemplando “tu hora”, resumen de todas las horas fraternales, viéndote entregar la vida por la verdad, descubriendo que aprendiste, sufriendo, a obedecer al amor, sintiendo tu “alma agitada” ante el sufrimiento eminente…
·                     Venimos, Señor, a pedirte que nos admitas en tu seguimiento:
·                     Que nos hagas grano de trigo dedicado a germinar vida.
·                     Que nos descentremos del egoísmo que sólo piensa en “lo nuestro”…  
·          Que nos encontremos construyendo tu Reino de vida para
tod@s, animad@s po tu mismo Espíritu. 

 ·                     Ayúdanos, Señor, a acoger la vida que Tú nos regalas y a cultivarla día a día para hacerla crecer hasta devolvértela como un fruto maduro.
·                     Enséñanos a desvivirnos como Tú, silenciosamente, como “el grano de trigo”  que cae en tierra y muere para convertirse en espiga, para hacerse comunidad, conscientes al mismo tiempo de que somos sierv@s inútiles
.
·                     Alienta en  nuestro corazón el amor que guió tu vida entera al servicio de los herman@s, estando cerca de los más alejadas, más necesitados, más marginad@s, como respuesta en fidelidad al Padre.
·                     Nosotr@s le damos mucha importancia  al “hacer”, pero Dios sabe sacar “fruto abundante” de nuestro “padecer”
.
·                     “Si un grano de trigo no cae en la tierra y muere, seguirá siendo un solo grano; pero si muere, dará fruto abundante.                    
                                                               
Z U R I Ñ E

ORAR CON EL EVANGELIO (lC. 1, 26-38)

       Nuestra Señora de la Anunciación (Marzo 25)

Virgen de los oídos abiertos, Mujer deseosa de hacer siempre lo que Dios te pide. 

Estás dispuesta a ser madre si ésta es la clara voluntad de tu Padre Dios. ¡A ti ninguna otra razón te motiva! ¡Nada más te interesa! Tú, María, no quieres discutirle a Dios.

No quieres argumentar buscando comodidades. Lo único que pides, eso sí, es comprender: “¿Cómo podrá suceder esto, si no convivo con ningún varón? “ Y Gabriel te da la más clara explicación: “Para los hombres es un imposible, pero para Dios, en realidad, todo es posible”. “Hágase en mí según tu palabra”, respondiste.
 

Dios sabrá “cómo podrá suceder esto”. Él tendrá planes sabios y sabrá conducir nuestra historia. Porque, si de la roca dura él hizo brotar el agua fresca, si envió codornices a unos hombres hambrientos, si alimentó a su pueblo con el maná del cielo, si una columna los alumbró de noche y los cubrió de día, si a Abraham anciano le dio un hijo de Sara estéril, también así, Madre, en tu seno virgen Él puede hacer que surja la vida del Mesías. 

Y tú le entregaste tu corazón, María. Te abandonaste en Dios. Confiaste totalmente en él. A él le das tus sueños, tus proyectos, tus hermosos planes, tu misma vida si es preciso. “Y el Verbo de Dios se hizo carne y para siempre habitó entre nosotros”. Y este Hermano nuestro, tu Hijo, nos acompaña hoy hasta el final del tiempo. amen                                   Z U R I Ñ E

ORAR CON EL EVANGELIO. (Jn. 3, 14 – 21)

                                  SEMANA CUARTA DE CUARESMA .  (Marzo 22 de 2009)  

·                      “Tanto amó Dios al mundo , que entregó a su Hijo”

·                      Frente a una imagen de Dios que a veces nos hemos forjado en nuestro interior, la revelación nos trata de derribar ese ídolo, presentando los designios de Dios sobre nosotr@s como designios de Amor y de Paz.

Nosotros recordamos hoy precisamente que Dios envió a su Hijo no para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. Esa fue la tarea de Jesús toda su vida. Esa es la tarea que confío a su Iglesia  para que la continuara y  es la tarea que hemos asumido con el Bautismo.

 

                             ·                                         O R A C I Ó N 

*                      Señor Jesús:Hoy te contemplamos como el signo de la serpiente elevada por Moisés en el desierto. Levantado en la Cruz y exaltado en la resurrección.Hoy te contemplamos, Jesús de la vida, dándonos la clave de la existencia: “TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO… ENTREGÓ A SU HIJO ÚNICO… PARA QUE TODOS,,, TENGAN VIDA… 

·                      Tu vida histórica, los detalles que conocemos, son para nosotr@s una luz en la oscuridad y nos dices como a Nicodemo que busquemos en nuestro interior, en nuestro corazón.
 ·                      Jesús crucificado y resucitado, envíanos tu Espíritu de vida que nos centre en lo primero que interesa al Padre de tod@s:
 ·                      En dar vida a quienes apenas la tienenEn acercar a tod@s el corazón compasivo, del Padre.En no imponer cargas En “salvar”  perdonando, reconciliando, sanando… 
·                      Envíanos tu Espíritu , que nos llene de tu Amor gratuito, fiel, lúcido, fecundo, universal,
·                      Jesús que “das el Espíritu sin medida”; danos fortaleza para dar la cara por los enfermos, pobres, los marginados.
·                      Danos humildad para reconocer nuestra infidelidad, tristeza, desesperanza…
·                     Jesús, aumenta nuestro sentido de de justicia, fraternidad, verdad… Reconstruye en nosotros el “amor primero, la ilusión aquella…”, que nos regaló la vida… 
*              Dios pone en nuestro camino personas, que nos ayudan y animan.       
Que en los momentos de gozo y de dificultad que nos toque vivir a lo 
largo de la semana, sepamos levantar nuestros ojos y veamos  en  Jesús El camino a SEGUIR. 
                                     Z U R I Ñ E