Rouco ganó, pero ahora conocemos su debilidad

"Un fracaso para él y su forma de ver la Iglesia en España".  Han tocado techo, y el modelo restauracionista no tiene futuro frente a otros más evangélicos. Días contados.