Orar con el Evangelio (Mc. 13, 24-32)

                        DOMINGO XXXIII. T. O. – B – (Noviembre 15 de 2009)

*           Hay momentos en la vida en que todo parece que se vuelve del revés: el sol no ilumina, la luna no alumbra en las noches, las estrellas dejan de embellecer el cielo y se caen. El sol, la luna, las estrellas los astros son símbolo de muchas cosas que hacen dura la vida de los seres humanos y de los pueblos: el hambre, la injusticia, la enfermedad, el sin sentido de la vida.

*           ¿Qué hacer en esos casos?. ¿Será la angustia la única salida?. El Evangelio viene a nuestro encuentro con toda su capacidad de generar ESPERANZA. Jesús, que es la Palabra que no pasa nunca, nos asegura que viene, que está a la puerta. Es posible verle en la noche su presencia en medio de nosotr@s es una luz más potente que el sol y los astros.

                                            O R A C I Ó N

*           Seño, a esta promesa tan grande de tu venida,
cabe responder con la espera, con la vida levantada,
con la alegría que no se oscurece ni en la noche…
            Tu resurrección ha puesto el broche final a la historia;
han sido vencidos el mal y la muerte.

            La realidad definitiva será la victoria del bien, del amor, de la vida.

*           Incluso los que nos consideramos tuy@s, de tu Iglesia,
escandalizamos muchas veces: Nuestro afán de poder,
de no dejar pensar libremente,..

*           Pero gracias a ti, Señor, no han faltado ni faltan,
personas que nos reúnen en tu amor,
*           Que nos respetan como Tú.
*           Que nos dejan pensar y decidir fraternalmente.
*           Que nos curan y consuelan.

*           Tu Espíritu, Jesús, no deja de alentarnos:
             Nos recupera para la tarea del Reino.
             Nos recuerda lo esencial.
             Nos concede la libertad..
             Nos da el  coraje de ser tus testigos.
¿Seremos capaces de escucharte, de tener fe en tu Palabra?.

*           Señor Jesús, enséñanos a acompañar a personas
que no saben cómo salir de sus noches,
otras  que están a punto de perder la fe en la justicia, en la Iglesia.
*          Hay mucha dignidad escondida que espera salir a la luz. .

*           Señor, Jesús; sigue llenando de tu Espíritu a esas personas
que en nuestro camino, a veces oscuro, nos van señalando
el sendero de la vida, ensanchando el espacio de nuestra tienda,
llenando nuestro corazón de alegría. AMÉN.

*                      Z U R I Ñ E