ORAR CON EL EVANGELIO – BAUTISMO DE JESÚS

La fiesta del bautismo de Jesús, después de los treinta años largos de vida oculta, es una nueva manifestación de Dios. Ahora, no en una cuna o en una casa, ni en el tem­plo, sino en el río. Se manifestó en Belén, vestido de carne, y nos alegramos con el Dios hecho niño, con la ternura de Dios. Se mani­festó a los magos, luz de las gentes, y nos abrimos a la fe y a la esperanza, estrella que alegra la noche. Se manifestó en el templo, llevado por sus padres, pero sólo unos ancia­nos vieron, y ya querían morir, ya no querían ver más co­sas. Ahora se manifiesta en el río Jordán como Siervo de Dios y de los hombres, Hijo predilecto y rebosante de Espíritu, pero entre pecadores, vestido con carne de peca­do, compromiso y entrega.  Si en la navidad se manifestó la bondad y la ternura de Dios, si en epifanía se manifestó el amor abierto y univer­sal de Dios, aquí se manifiesta el amor  cercano y solida­rio de Dios. Quiere decir que Dios ha asumido la condi­ción humana desde lo más dentro y más verdadero; que ha asumido todo lo humano, con sus miserias y sus grande­zas; que se ha metido dentro de nuestra piel, con todas sus consecuencias.
Palabra de Dios (Mc. 1, 7 – 11)

Salmo: Manifestación de Dios
* Hijos de Dios, aclamad al Señor, con vuestras palabras y vuestras obras, con toda vuestra vida.  
– Alabad el nombre del Señor, un hombre misterioso que apenas puede pronunciarse. Su nombre es Amor. Alabad al Amor con vuestro amor. 
* La voz del Señor sobre las aguas, aguas torrenciales, una lluvia de gracia,
interminable, cantarina; ríos de gracia y misericordia que todo lo crean y renuevan. 
 
– La palabra del Señor es poderosa, la palabra del Señor es amistosa, la palabra del Señor es magnífica, enseña a los reyes y habla al corazón.
* El Dios de la gloria ha hecho oír su voz, su eco se escucha todavía.  El Dios de la gloria ha tronado: su trueno se llama Jesucristo, estallido de amor.
Oración

Padre, Dios: Tú has dado un lugar a tu Hijo:
nuestra tierra y nuestros caminos.
Desde ahora Él está en la encrucijada
de todos los pasos de los hombres…
Él es camino, Él es palabra,
Él es silencio, Él es principio. 
Te pedios que su presencia
nos sirva para escuchar
tu designio de amor.

                                           Z U R I Ñ E