ORAR CON EL EVANGELIO AL FINAL DEL AÑO

Jn. 1, 1-18

        ¡FELIZ AÑO NUEVO! Sí, feliz; deseamos sea feliz para tod@s los herman@s que nos cobijamos bajo un mismo techo, el firmamento, común a todas las personas sin distinción de clases ni de razas, porque a tod@s los amamos.

            Dicen los filósofos que la persona humana tiene como fin “conseguir la felicidad”.
            Es bueno que nos detengamos unos instantes “si tenemos tiempo”…para reflexionar y plantearnos algunos interrogantes.
            ¿Todas las personas pueden conseguir la felicidad?
        

           La Navidad que hemos vivido nos ha traído consigo un mensaje:
¡Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a todas las personas de buena voluntad?.
           He aquí la solución de nuestros problemas.
           Es en la medida que toda persona profundiza en el conocimiento de Dios y ajusta su vida a dicho conocimiento cuando consigue su felicidad.
            Dios es AMOR;  se hace pobre por nosotr@s, para que podamos enriquecernos con su pobreza y pone su vida al servicio de las personas para que éstas puedan ser felices.
            Entonces, no será la búsqueda –siempre insatisfecha- de placeres lo que nos hace felices, no será la riqueza ni el bienestar. Sólo el AMOR será capaz de hacernos gozar, ese amor que supone entrega, olvido de sí en bien de los demás, batallando de continuo contra el egocentrismo.
            Buscar la gloria de Dios; es entonces cuando vendrá la “paz a las personas de buena voluntad y como consecuencia su felicidad, es entonces cuando la vida será bella para “tod@s” porque el Amor reinará. 

       ES TIEMPO PARA REFLEXIONAR SOBRE EL TIEMPO SEÑOR: Tú te tomaste tiempo para todo: Para crear; para nacer;
              Para hablar de tu Padre, para sufrir, morir y resucitar.
Para lo que no te fijaste un tiempo fue para… “AMAR”.
Porque el tiempo lo creaste justamente para esto.
Porque no amaste a “plazos”, por “horas” o “por entregas”.
Porque tu vivir fue un “pasar haciendo el bien”. 
SEÑOR: ¡Qué bueno sería convertir el “segundo”
             En la unidad de medida internacional del AMOR!

                                                 O R A C I Ó N 

Gracias, Dios, Padre de misericordia fuente de donde viene todo bien.
Hoy nos permites cerrar un año más. Gracias por el tiempo que nos das para crecer y caminar en tu búsqueda;
Para construir el mundo y caminar al lado de los hombres y mujeres. Gracias por lo que hay de bueno a nuestro lado y en todo el universo.
Danos fuerza para ser fieles, danos ganas de vivir y trabajar para que tu obra de creaciónNo cese de multiplicarse en todo y por tod@s.
Danos la alegría de apreciar nuestro tiempo y sentirnos cercan@s tod@s.
Y perdónanos, Señor, nuestros pecados porque olvidamos tu AMOR con nosotr@s,

                                                                        Z U R I Ñ E