DOMINGO XXXIII. T.O. -A-

 

DOMINGO XXXIII. T.O. –A-

             

         (Noviembre 16 de 08)

ORAR CON EL EVANGELIO.

            (Mt. 25,14-30)             El Evangelio nos lleva a revisar  nuestrasActitudes. Cada uno de nosotros hemos recibidoDiversos “talentos”.            Lo fácil, es dejar las cosas como están, No complicarnos demasiado la vida, no actuarCon imaginación y con ganas, ante la tarea queSe nos encomienda social y eclesialmente.            El mensaje de Jesús va por otros caminos.(Hago silencio…Pienso en las cualidades, donesRecibidos… y pienso: ¿Qué hago con ellos?…Recibidos… y pienso: ¿Qué hago con ellos?…

 


Me brota desde dentro la Oración:Aquí estamos tus siervos, Señor.En esta hora, quisiéramos haberte sido útiles.Los años nos van pasando en el compromisoDe trabajar en tu Reino: sociedad, familia, mundo…Deseamos cumplir con tu misión, cada uno conLa nuestra y sirviendo y ayudando a otros.Lo queremos hacer de la mejor manera posible…O mejor dicho, lo mejor que podamos.Sabemos que valoras sobre todo la “actitud”,La que aportamos de nuestra parte, el esfuerzo, El riesgo, aunque no tengamos éxito. Da igual la categoría de trabajo, ya que todo “talento” mayor o menor, es un don tuyo:Tiempo, capacidades…A veces, no es fácil descubrir nuestros “talentos”:Nuestra pereza y nuestro egoísmo nos engañan;Vivimos sólo para nosotros y los nuestros…Y…el mundo, la sociedad, los otros, losProblemas actuales, nos “gritan”… Ayúdanos, Señor Jesús, a reconocer los bienesQue nos das: Tuyo es nuestro cuerpo, su fuerza,Su salud, la inteligencia…La naturaleza que has puesto como casa nuestra.Regalos tuyos son la fe, la esperanza y el amor.Tuya la Palabra que creemos.Tuyos los Sacramentos que nos dan vida. Danos, Jesús, Dios nuestro, tu Espíritu activo,Que nos lleve a “escuchar” al dolorido, al sólo, Al pobre y enfermos, al que no te conoce o noQuiere conocerte, al que no tiene esperanza, A construir unidos la Paz… y más y más…Que tu Espíritu, encienda en nosotros el amorPara quien más lo necesite. Que nos agudice El oído para entender tu Palabra y que nosEnsanche la mesa comunitaria. Que comprendamos que el tiempo entre tuPrimera venida y la segunda, no es para Estar inactivos sino para el trabajo.“El que sabe el bien que hay queHacer y no lo hace, comete pecado”.(Santiago 4,17).Que resuene en nosotros fuertementeLas palabras de Jesús: “A quien muchoSe le dio, mucho se le pedirá”.                 Z U R I Ñ E