DOMINGO XXIV .1.0- A – (Jn. 3, 13-17)

ORAR CON EL EVANGELIO

14 septiembre 2008

Señor Jesús:

Hoy escuchamos en el Evangelio el sentido principal de tu vida:                               
 ''Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único,                                              
para que no perezca ninguno de los que creen en Él, sino que tengan vida eterna".

Tu muerte, no fue una muerte cualquiera sino en la Cruz …
Destinada a los malhechores …  
Por eso, tu Iglesia, nosotr@s queremos celebrar la "exaltación de la Santa cruz".       
N
os enseña, que la cruz en ti Jesús, se ha convertido en la mayor prueba                      
del amor de Dios al ser humano.

Dios quiere que vivamos, que seamos felices, que nuestra vida tenga sentido.                
La causa de Jesús no ha fracaso. Dios Padre está del lado de Jesús., su Hijo.
               
La exaltación de la Cruz significa, me hace sentir, la elevación de lo más pequeño,     
Inútil o despreciable según el mundo.                                                                        
Pero Dios es un Dios de vida.  

Sigo leyendo el evangelio en Mt. 20,28:                                                                       
"El Hijo el hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida                    
Como rescate para muchos".  

Me ayuda a seguir orando, un poema de Jesús Bermejo:                                            
Has venido a servir, no a ser servido.                                                                           
En el amor servir es lo primero.  

Desde la eterna fuente de tu inmensa ternura                                                              
Viniste a amar con el ardor del fuego.                                                                           
A servir sin distinción, como cisterna                                                                    
plantada en las entrañas del desierto.  

Viniste, a dar la vida vertiendo gota a gota                                                                   
Luz en la noche trágica del ciego,                                                                           
Gozo en el pobre, triste y abatido,                                                                                 
y bálsamo en la herida del enfermo.                                                                         
Cristo de la cruz, te miro y … guardo silencio …  

Moriste en la cruz, para ser el amor                                                                          
Que busca los caminos de tanta soledad sin alma y sin remedio.  

Exaltamos tu cruz, Cristo bendito,                                                                        
Porque con ella buscas ovejas perdidas,                                                                 
niñ@s perdid@s por el pan del hambre,                                                              
hombres lIagados por la cruz del tiempo,                                                                       
y dar la vida sin cesar a todos.  

Brindas tu sangre y entregas tu cuerpo,                                                                    
para infundir en la tierra la luz de tu evangelio.                                                             
Has venido a servir, no a ser servido.                                                                         
Has venido a morir para dar vida.                                                                                 
Tu vida, Cristo resucitado.                                                                                           
Lo sabe el aire, y lo proclama el viento.  

Y a ti, Cristo crucificado, te cantamos:                                                                      
"Victoria tú reinarás, ¡oh cruz de Cristo tú nos salvarás!.  

ZURIÑE