Inicio Enlaces Contactar Editores Cursos

Inicio » Organizaciones

Las Clarisas de Villaviciosa repudian a los “cerdos salvajes” de La Manada, más bien “piara”

Religión Digital

Las monjas Clarisas de Villaviciosa (Asturias) se han unido al clamor popular que ha desatado la sentencia del caso de La Manada con un poema que han difundido en las redes sociales y en el que la congregación se refiere a los cinco condenados como “cerdos salvajes” y “lobos grises”.

También reclaman una justicia “donde se proteja al ser más pequeño”

Bajo el título “La manada”, el poema de esta pequeña congregación religiosa, firmado por la abadesa María Luisa Picado, de 74 años, refleja el “sentir de esta fraternidad monástica” por unos hechos y una sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra que ha movilizado a decenas de miles de personas en España.

“Eran cinco lobos grises como el viento, en aquella noche sin luna en el cielo / Abrían sus fauces llenas de veneno, sobre una chiquilla muriendo de miedo”. Así rezan las dos primeras estrofas de un poema con el que la congregación ha querido mostrar su indignación y solidarizarse con la joven madrileña que fue víctima de La Manada en Pamplona durante los sanfermines de hace dos años.

El poema califica a los integrantes de la manada de “cerdos salvajes”, y pregunta qué le pasa al mundo y por qué ocurren “historias negras a diestro y siniestro”. Estos “sencillos versos menores” de los que habla su autora también reclaman justicia:

“Que la ley proteja a niños y enfermos; que ya se terminen los lobos hambrientos.    Que sean las leyes un respaldo honesto, donde se proteja al ser más pequeño”

Redacción de Religión Digital, 2 de mayo de 2018

*********************************************************************

Comunicado del grupo de religios@s en barrios de Bilbao

Las religiosas-os que vivimos en los Barrios de Bilbao nos sentimos indignadas con las injusticias que se están dando contra las mujeres.

Desde aquí os apoyamos y defendemos, porque creemos en vosotras. Exigimos justicia e igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos, en la sociedad y en la Iglesia.

***********************************************************************

Carmelitas descalzas de Hondarribia, con la víctima de ‘La Manada’: “Hermana, yo sí te creo”

Reconocen que su opción de vida no las hace “ni mejores ni peores que nadie”. Rechazan que las mujeres puedan ser “juzgadas, violadas, amedrentadas, asesinadas o humilladas”. Mientras tanto, la Conferencia episcopal y los obispos guardan silencio, ajenos a la alarma social

La Conferencia episcopal guarda silencio, los obispos callan y los curas enmudecen, ante la alarma social que prende en todo el país ante la sentencia del caso de ‘La Manada’. Son las monjas de clausura de las Carmelitas de Hondarribia las únicas del universo religioso que, al menos por ahora, levantan la voz y se suman al clamor popular del ‘Yo sí te creo’, en defensa de la víctima.

En una nota publicada en Facebook, las monjas explican su forma de vida “con ropa hasta los tobillos”, sin salir, sin fiestas, sin probar alcohol y con voto de castidad. Una vida que definen como “una opción que no nos hace mejore sin peores que nadie, aunque paradójicamente nos haga más libres y felices que muchas”

Las monjas de clausura aseguran que, precisamente por eso, por haber tomado una opción libre, defenderán siempre con todos los medios a su alcance “el derecho de todas las mujeres a hacer libremente lo contrario, sin que sean juzgadas, violadas, amedrentadas, asesinadas o humilladas por ello“.

Una de las religiosa de esta congregación, la hermana Patricia, ha señalado, en declaraciones a Radio Euskadi que recoge Europa Press, que “no se puede aceptar que se cometa una atrocidad de éstas y la que sea juzgada, condenada y humillada públicamente sea la víctima”.     Leer más…

José Manuel Vidal en Religión Digital, 27 de abril de 2018

***********************************************************************

¡Señores obispos, rompan sus homilías y solidarícense con las mujeres!

Ni un solo obispo se pronunció, hasta ahora, sobre la sentencia de La manada. Prelados y curas tienen la oportunidad de dedicar sus homilías del domingo al tema. Hablar, pedir perdón, salir a las calles y mezclarse con las protestas de las mujeres. Si no lo hacen, Alguien les pedirá cuentas… y se quedarán sin rebaño.

Crece la indignación social ante la sentencia de La Manada. Las calles hierven. No se habla de otra cosa en las plazas y en las casas de todo el país. Los medios amplifican el caso, que se ha convertido para ellos en monotema. Fluyen los posicionamientos desde todos los ámbitos sociales, menos uno: el eclesial.

Los fieles de la Iglesia están tan indignados como los demás ciudadanos y asisten, entre resignados e indignados, al silencio de sus pastores. Nadie se explica el porqué la jerarquía eclesiástica, pasadas más de 24 horas de la sentencia, sigue callando y sin aportar una palabra de aliento y solidaridad con las mujeres, humilladas por una sentencia y por un voto particular que, encima, huele a catolicismo rancio, patriarcal y machista, de un juez que, al parecer, pertenece al Opus Dei o está muy próximo a la Obra.

Calla la Conferencia episcopal, que se ha quedado muda. Callan los cardenales, arzobispos y obispos, tanto a nivel colectivo como individual. Ni un sólo obispo español se ha pronunciado hasta ahora. Sólo han hablado públicamente dos monjas, un cura y un obispo: Sor Patricia, una carmelita descalza de Hondarribia, Sor Lucía Caram, el Padre Ángel y el arzobispo de Tánger.

Las monjas, valientes y atentas a los signos de los tiempos desde su clausura. El Padre Ángel, siempre en primera línea, no soporta el “hecho repugnante de ‘La manada’ que abusa de una mujer indefensa” ni “una sentencia que parece un nuevo abuso contra la víctima”. Pero, como siempre, se queda con lo bueno, con la parte positiva, con la reacción de la gente. ”Me conmueve, me alegra y me conforta la cantidad de gente que, desde el minuto uno, ha salido a la calle, para protestar y solidarizarse con la víctima. Hay esperanza. Está sociedad no está tan enferma como algunos dicen”.     Leer más…

José Manuel Vidal en Religión Digital, 28 de abril de 2018

 



 


Los comentarios están cerrados.