Inicio Enlaces Contactar Editores Cursos

Inicio » Noticias Breves

¿Cómo comunicar la Buena Noticia en tiempos del Papa Francisco? Claves y desafíos

Cambiar de actitud comunicativa y que los obispos no den respuestas a preguntas que nadie se hace ya. Obispos menos pendientes de sus colegas y más atentos a los gritos (signos de los tiempos) de la calle.

Un placer festejar a la revista 21,  donde también yo estuve durante dos años con el gran Fernando Ábalos y la inolvidable Mª Ángeles López. Felicidades por los cien años. Tenéis una mochila grande y repleta de sabiduría y buen hacer periodísticos. Un seguro de vida para otros cien, por lo menos.

La pregunta del coloquio es clara: Como comunicar en tiempos de Francisco.

La respuesta me parece relativamente fácil, al menos en teoría: Comunicar como el Papa, maestro de la comunicación a todos los niveles: verbal, no verbal, icónica, escrita, gestual…

¿Cómo comunicar eclesialmente en España en tiempos de Francisco? Eso ya resulta mucho más complicado. Creo que, para recuperar su credibilidad perdida (última en confianza social), la Iglesia española centrada en los obispos (por clerical y porque son las fuentes habituales y naturales mediáticas) tiene que cambiar algunas cosas. Sustancialmente cuatro, a mi juicio.

1/ Cambiar de obispos o que los obispos cambien de chip, se formateen con la primavera de Francisco y vuelvan a ponerse en modo Concilio. Con todo lo que eso conlleva…

2/ Cambiar de actitud o e manera de comunicar: Pasar de la arrogancia comunicativa a la dulzura, a la ternura, a la humildad. En lo que se dice y en cómo se dice. Dejar de pontificar, abandonar ese tonillo clerical tan típico, admitir que un obispo no lo sabe todo y que hasta puede equivocarse y no dar respuestas a preguntas que nadie se hace ya.

3/ Cambiar de mensaje. Abandonar los mensajes de la Iglesia del no, que quiere imponer su moral y su cosmovisión a todos. Abandonar el discurso rancio y abstracto que no conecta con nadie y adecuarse a la realidad social y lingüística actual. ¿Cómo, más en concreto? Fácil también: Repetir o rebotar los mensajes papales, adaptándolos a las circunstancias españolas.

4/ Cambiar de formas comunicativas. La Iglesia española sufre una inflación de palabras habladas y escritas y un gran déficit de gestos. Imitar, una vez más a Francisco. Pasar a la comunicación gestual que, en la era de la imagen, es la que más y mejor llega.     Leer más…

José Manuel Vidal en Religión Digital, 3 de junio de 2018

Los comentarios están cerrados.