Inicio Enlaces Contactar Editores Cursos

Materiales

Colaboraciones

Formación

Kantutegia

La Palabra

Oraciones y textos litúrgicos

Comentarios litúrgicos

Organizaciones

Comité de Solidaridad con A.L.

Comité África Negra

Noticias

Red Herrieliza

Iglesia

Sociedad

Breves

Próximas actividades

  • 23 febrero, 2018 – SEMANA FRANCISCANA DEL 19 AL 23 FEBRERO-A las 19:30 h.

    CICLO: "APRENDIENDO A COMPARTIR LA VIDA".
    DÍA 19: PELÍCULA: "LA TEORÍA SUECA DEL AMOR".
    DÍA 20 Y 21: CONFERENCIAS DE ALFONSO ECHÁVARRI.
    DÍA 22: "LA MIRADA DE FRANCISCO" por José Ángel Egiguren
    DÍA 23: CONCIERTO-ORACION-Grupo Betel
    EN PARROQUIA SAN FRANCISCO DE ASÍS

Inicio » Formación

Reflexión sobre el reciente viaje del Papa por Chile y Perú

Eduardo de la Serna

El reciente viaje del Papa por las hermanas y queridas repúblicas de Chile y Perú suscitó una importante cadena de comentarios muy diversos. El diario El Tiempo (Bogotá, Colombia) interpreta el paso por Chile como una suerte de fracaso (21 de enero 2018) y dice allí Darío Menor Torres: “En su momento histórico más bajo a raíz de los escándalos de abusos sexuales contra menores cometidos por eclesiásticos, la Iglesia de ese país era la más necesitada de América Latina en recibir al obispo de Roma”.

Empiezo citando un periodista “no implicado”, ya que las voces en Chile y Perú son parte de la información y las argentinas son claramente parciales. Y empiezo aquí porque quiero preguntarme varias cosas a raíz de este viaje.

El periodismo ante la Iglesia, el Papa, sus viajes y sus palabras

Habitualmente la información previa, posterior y en el momento de los viajes de un Papa podemos “seguirla” por los Medios de Comunicación. Hay cosas que pueden tener un sentido simbólico (que el papa ayude a una carabinera que cayó del caballo) o desconocido (¿por qué cambió dos veces de carro en Perú?) que figuran más para la galería de anécdotas que para el sentido profundo del viaje.

Dentro de esa información, como ocurre en todos los casos, una cosa es la transmisión precisa de hechos y palabras y otra la interpretación de los mismos. En el primero de los casos, sólo se trata de honestidad o no en la transmisión precisa: “dijo esto / hizo aquello”; en el segundo, se trata de la posición que el intérprete toma ante esos dichos o hechos. Posición legítima, por cierto, en la medida en que ésta sea explícita y no quede oculta bajo una capa de supuesta neutralidad.

En mi opinión, la inmensa mayoría de los periodistas, al hablar de temas eclesiásticos, hacen alarde de una manifiesta y preocupante ignorancia; son contados con los dedos de una mano – a la que, además, le sobran dedos – los periodistas que “están en tema”. Creo que suelen hacer un análisis “político” de un tema que, si bien tiene muchas aristas políticas, no es expresamente político. Y entonces sus modos de análisis resultan parciales, incompletos, o – en algunos casos – francamente espantosos.

Si para el periodismo el Papa es “el jefe de la Iglesia” (y para una inmensa mayoría lo es), sus palabras son “dogmas” o la Iglesia es una institución “vertical y verticalista”, sus análisis serán distintos a los de aquellos que tengan (tengamos) otra eclesiología.

Los dichos del periodista español para El Tiempo demuestran claramente esta ignorancia y este verticalismo. Si el Papa es “el obispo de Roma”, el que “preside en la caridad” a la “comunidad eclesial”; si la Iglesia es una “comunidad de comunidades” en la que hay obispos, curas, laicos de las más diversas corrientes y opiniones (aunque siempre “en comunión”), el sentido de los viajes, de las palabras papales y sus gestos será sumamente diferente. En lo personal creo que en el periodismo, en estos temas, hay más pereza por entender, hay más ignorancia disimulada, que verdadero esfuerzo de análisis. Leer mas…


Los comentarios están cerrados.