Inicio Enlaces Contactar Editores Cursos

Inicio » Formación

El Papa, el padrenuestro y la oración de petición

Andrés Torres Queiruga en Religión Digital

Cada vez que le pedimos, le suplicamos y osamos decirle que tenga compasión de los niños que mueren de hambre o de los inmigrantes que se ahogan en las pateras, nuestro inconsciente está recibiendo un mensaje terrible: si los niños siguen hambrientos y los inmigrantes ahogándose, es porque Dios ni escucha ni tiene piedad. Este modo de orar, dicho en privado cada día y repetido en público cada domingo por miles de personas, va minando la imagen de Dios, oscureciendo la ternura infinita de su rostro y generando el fantasma idolátrico de un dios indiferente, cuando no cruel y favoritista.

Valiente el papa Francisco, como siempre. Como papa que piensa y vive desde el Evangelio. Papa pastor, con teología viva que habla al corazón y aclara la inteligencia. Acaba de demostrarlo con la versión del Padrenuestro en la liturgia, que, como se sabe, está hecha sobre la versión latina: “et ne nos inducas in tentationem”:

Esta vez, la versión castellana (y la gallega y la catalana) es la que él defiende y quiere hacer general. Porque, fuere cual fuere el sentido que en el contexto cultural de su tiempo pueda tener la palabra aramea pronunciada por Jesús, el papa Francisco enuncia su segura verdad teológica. Porque el significado real, interpretado desde el Dios anunciado por Jesús como Abbá (padre, con la connotación de infinita ternura insinuada por el mismo sonido de invocación infantil: “papá”), no puede implicar por su parte ningún tipo de negatividad para nosotros.

Pensar hoy que Dios nos induzca a la tentación o nos introduzca en ella (dejemos ahora aparte el complejo significado original de esta palabra: prueba, tentación, amenaza…), también necesita interpretación teológica no atada a la letra. Dios es sola, única y exclusivamente salvación. Porque Dios es amor, porque todo su ser consiste en estar amándonos, apoyándonos y promoviéndonos hacia el bien. Hacia la realización plena, simbolizada por su “Reino” o su “Reinado” de amor, justicia y felicidad. Leer mas…

 

Los comentarios están cerrados.