Inicio Enlaces Contactar Editores Cursos

Inicio » Colaboraciones

Las contradicciones de Semana Santa

Juan Cejudo

Debemos mentalizarnos que no se deben utilizar las cosas sagradas con intereses partidistas, para querer sumar votos y que la gente piense que son muy buenas personas.

Son demasiadas las contradicciones que estamos viendo en la celebración de la Semana Santa en España. La ministra Cospedal ordena poner la bandera a media asta en las dependencias del Ministerio de Defensa y en otras instituciones, como la Diputación de Cádiz, por la muerte de Cristo…

Estamos en un país no confesional, laico. Francisco lo ha dicho en repetidas ocasiones: “Un Estado debe ser laico. Los estados confesionales terminan mal…” ¿Por qué mezclar lo religioso con lo estatal?

Hemos visto hoy a cuatro ministros y otros políticos cantando el himno de la legión mientras desfilaban los legionarios con el Cristo al hombro… La presencia de altos mandos militares y soldados con sus fusiles en los desfiles procesionales, ¿qué sentido tiene desde el punto de vista del Evangelio? Si Jesús estaba contra la violencia… ¿Hay un contrasentido mayor que éste?

Vemos sobre todo a políticos en todos sitios en lugares destacados, presidiendo las procesiones…. ¿Acuden a los actos religiosos con la pretensión de querer aparecer como buenos y piadosos?

Son lobos disfrazados de ovejas. También en Cádiz hemos visto a los representantes de PP, PSOE y Ciudadanos exhibiéndose bastante bien junto a los pasos… Supongo que en otros muchos sitios habrá sucedido igual.

No se enteran que estamos en un país no confesional y laico… ¿No sería mejor que los políticos que quisieran participar en las procesiones lo hicieran como uno más, junto al pueblo? Quizá entonces muchos de ellos no participarían en esos actos religiosos como ciudadanos normales.    Leer más…

Juan Cejudo en Religión Digital, 2 de abril de 2018. Es miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares.

*****************************************************************************

Carta abierta de un cura a la ministra Cospedal sobre banderas a media asta

¿Por qué tanta manipulación de la fe en el Dios de Jesús? ¿Por qué tanta hipocresía, tanta maldad y crueldad disfrazada? Has decretado de nuevo que el Viernes Santo las banderas ondeen a media asta en los cuarteles por la muerte de Cristo ¿A quién pretendes engañar, comprar o vender? ¿O pretendes autoengañarte?

Entiendo perfectamente que esta decisión le siente mal a algunas personas amparándose en que el Estado es aconfesional, y llevan razón, pero yo quiero hacer un planteamiento desde la propia vida de Jesús de Nazaret que, como bien sabrás, se recoge en los Evangelios. Y no lo digo con ironía, sino como algo obvio que con el paso de los siglos ha quedado sepultado por los poderosos de este mundo, esos poderosos que condenaron a Jesús a muerte, como a tantos otros que han luchado por un mundo más humano. No te olvides que los ejecutores fueron los militares romanos.

No te puedes imaginar la indignación que me produce cuando veo a los legionarios con la imagen del Cristo yacente. Me parece blasfemo verlo con los fusiles, con ese exhibicionismo corporal. Desde la fe es una aberración. Me decía un amigo con tono de sarcasmo: “Sólo falta que le pongan a la imagen de Jesús unas pistolas”. Le dije a continuación: “No des ideas”.

Tú, María Dolores, defiendes unas políticas que chocan frontalmente con los Evangelios, con lo que Jesús vivió, porque sería bueno que todos tuviéramos claro el motivo de la muerte de Jesús y respondiéramos a la pregunta de por qué Jesús murió, por qué fue crucificado.

Él no buscó la muerte, la aceptó por el pueblo porque no quiso huir ni esconderse. Fue capturado, detenido, encerrado en una cárcel, torturado y condenado a muerte por los poderes políticos, económicos, militares y religiosos. Sí, fue un delincuente, un antisistema que se enfrentó a los enriquecidos porque quiso ser Buena Noticia (Evangelio) para los empobrecidos, para dar la libertad a los cautivos y desobedeció las leyes políticas y religiosas para poner en el centro de la historia al ser humano y su dignidad denunciando a los que ostentaban el poder. Por eso la afirmación: “Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros, el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor”.     Leer más…

Joaquín Sánchez, ‘el cura de la PAH’, en eldiario.es, 29 de marzo de 2018

 

 




Los comentarios están cerrados.