Inicio Enlaces Contactar Editores Cursos

El 96 por ciento de los chilenos cree que sus obispos ocultan o protegen a los curas acusados de abusos

La Iglesia chilena sufre los peores registros de popularidad de su historia. Cuatro de cada diez encuestados creen que la mayoría de los clérigos son pederastas.

Una cruenta unanimidad. El 96 por ciento de los chilenos considera que los obispos ocultan o protegen a los sacerdotes acusados de abusos; un 83% cree que la institución no es honesta ni transparente; y tres de cada cuatro desaprueba la manera en que la Iglesia está llevando a cabo su labor.

Estos son algunos de los datos de la encuesta Cadem, que demuestra cómo la Iglesia chilena está en sus momentos más bajos. Y que va a ser difícil remontar, porque sólo un 46% se declaran católicos, la cifra más baja que se recuerda. Por contra, un 33% dicen ser ateos, ocho puntos por encima de la media.

De acuerdo al sondeo, el 76% desaprueba la manera en que la Iglesia está desarrollando su labor, mientras que solo el 19% de los chilenos la aprueba. Y, aunque así fuera, tres de cada cuatro (73%) piensan que la Iglesia no es humilde, un 67% que es poco cercana y un 66% que no se adapta a los nuevos tiempos.

No acaban ahí las malas noticias. Un 60% que trabaja poco en terreno, un 58% que no conoce ni se preocupa por las necesidades de las personas, y un 53% que no es solidaria. Cuatro de cada diez, además, piensan que la mayoría de los curas están implicados en casos de abusos sexuales. Le queda mucho trabajo al Papa Francisco en su tarea de renovar la Iglesia chilena.

Jesús Bastante en Religión Digital, 6 de agosto de 2018

Los obispos españoles dieron su “pleno apoyo” a la eliminación de la pena de muerte del Catecismo

Gil Tamayo confirma que avalaron esta medida en una “consulta expresa” hace un año. Nuestra defensa de la vida humana es total desde la concepción hasta su final natural.

“Nos alegramos y apoyamos a Francisco en declarar inadmisible la pena de muerte. Nuestra defensa de la vida humana es total desde la concepción hasta su final natural. Toda vida humana y la vida de todos”. Así saludaba el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, la desaparición de cualquier vestigio de aprobación a la pena de muerte en el Catecismo.

La medida, aplicada ayer por el Papa Francisco, supone la vuelta definitiva al ‘no matarás’ que está inserto en el mensaje de Jesús, sin atenuantes, desde el principio. Un cambio que, como subrayó Gil Tamayo a Ep, contó con el “pleno apoyo” del Episcopado español en una “consulta expresa” que se hizo a la CEE hace algo más de un año.

“Lo recibimos con alegría. Era una noticia esperada por nosotros y ya asumida por el sentir común de nuestros fieles en coherencia con el Evangelio y que ahora el Papa confirma plasmándola en el Catecismo”, ha asegurado el sacerdote

A partir de ahora, según ha precisado, los obispos “incorporan” esta modificación en “la defensa integral de la vida humana que defiende la Iglesia y que abarca desde la concepción hasta su final natural”.

Jesús Bastante en Religión Digital, 3 de agosto de 2018

 

Tres de cada cuatro religiosos estadounidenses creen que la Iglesia “debería autorizar” el diaconado femenino

El 77% cree que la medida es “teóricamente posible”. Roma no ha divulgado ninguna información sobre el trabajo de la comisión, dos años después de su creación.

Un estudio reciente ha encontrado que más de las tres cuartas partes de los líderes de las órdenes religiosas de sacerdotes, hermanos y hermanas en los EE. UU creen que es ”teóricamente posible” ordenar mujeres como diáconos en la Iglesia Católica. Casi la misma cantidad considera que la iglesia “debería autorizar” la ordenación de mujeres para el diaconado.

El estudio fue presentado por CARA el 2 de agosto, el segundo aniversario de la creación del papa Francisco de una comisión para estudiar el diaconado de las mujeres. Encuestó a los 777 líderes de las órdenes religiosas católicas de hombres y mujeres en los EE. UU., y obtuvo respuestas por debajo del 50 por ciento. Entre los hallazgos:

El 77 por ciento cree que es ”teóricamente posible” ordenar mujeres como diáconos; El 72 por ciento dice que la iglesia “debería autorizar” tales ordenaciones; El 76 por ciento dice que ordenar mujeres como diáconos sería “mucho” o “algo” “beneficioso para la misión de la Iglesia Católica”; El 45 por ciento cree que la iglesia volverá a la práctica de ordenar a las mujeres como diáconos.

El nuevo estudio de CARA, que se centra únicamente en las actitudes de los líderes de las órdenes religiosas, sigue un estudio anterior del grupo sobre las actitudes más amplias de las mujeres católicas de los Estados Unidos. Ese estudio, publicado en enero, descubrió que el 60 por ciento de las mujeres pensaba que la iglesia debería implementar un diaconado para mujeres. Para la nueva encuesta, CARA, contactó a los líderes de todas las órdenes religiosas en los EE. UU., usando listas de correo proporcionadas por los tres grupos de tales órdenes: la Conferencia de Superiores Mayores de Hombres (CMSM), el Consejo de Superioras Mayores de Mujeres (CMSWR) y la Conferencia de líderes de mujeres religiosas (LCWR).

Se solicitó a cada líder que respondiera a un cuestionario de seis páginas. El 69% de los que respondieron a la encuesta representaba las órdenes de mujeres y el 31% a las órdenes de varones. El 28% de los encuestados forman parte de CMSM, el único grupo reconocido canónicamente para sacerdotes y hermanos en EE. UU. El 43 por ciento de los encuestados son parte de LCWR, que representa alrededor de 1.350 comunidades de mujeres; y, el 17 por ciento es parte de CMSWR, que representa a 120 comunidades de mujeres. Los miembros de CMSWR, un grupo de mujeres religiosas que se separó de la LCWR en 1992 y que normalmente se considera más conservador, se mostraron mucho menos entusiastas sobre la posibilidad de mujeres diáconos que otros encuestados.

A la consulta sobre si es “teóricamente posible” que la iglesia ordene a mujeres como diáconos,     Leer más…

Isabel Gómez Acebo en Religión Digital, 3 de agosto de 2018

 

Santiago Agrelo: “El miedo al emigrante da votos, y los votos son poder”

El arzobispo de Tánger denuncia la “incoherencia blasfema” de “comulgar con Cristo y dejar morir a los pobres“. Las concertinas son la evidencia de que las fronteras son más importantes que las personas.

“Es escandaloso que los cristianos hayamos armonizado tranquilamente comulgar con Cristo y dejar morir a los pobres, honrar crucifijos -colgarlos en las paredes- y crucificar cristos -ahogarlos en el mar o martirizarlos en todos los caminos-”. El arzobispo de Tánger, el español Santiago Agrelo, publicaba hace pocos días esta frase en Twitter. El prelado gallego es uno de los más críticos con la política migratoria basada únicamente en el control de fronteras, las concertinas y el odio al extranjero, y también con aquello que, desde la emisora de los obispos españoles, jalean la idea del miedo al extranjero. Hablamos con él.

¿Hasta dónde hemos llegado para que políticos que se autoproclaman como católicos como Salvini en Italia o Pablo Casado en España practiquen este tipo de políticas?

No me compete el juicio sobre las personas, pero sí el análisis de los hechos: es un hecho, casi diría que es una constante en la historia del cristianismo, que, si el evangelio se lee desde los intereses del poder y no desde las necesidades de los pobres, se traiciona, se pervierte, y se hace escándalo lo que nació como salvación para los pobres. Lo normal, yo diría que lo inevitable, es que el maridaje evangelio-poder sea una conformidad de conveniencia: «París bien vale una misa». Mi comentario en Twitter tenía como trasfondo un hecho que me resulta escandaloso, repugnante e indignante: la misma persona que a los barcos de las ONG, con su carga de cristos vivientes, les impide acercarse a puertos italianos, a renglón seguido pretende honrar por decreto a Cristo colgando crucifijos en los edificios públicos del país. Ésa es incoherencia blasfema: Cristo no vino al mundo para sí mismo sino para los pobres.

¿Corremos el riesgo, en Europa, de que se exporten estas políticas xenófobas? ¿Existe un odio al inmigrante en Europa?

Creo que todavía no se ha llegado a la situación de decir: «negros no». No se exhiben todavía las esvásticas. Todavía le hacemos al pudor la concesión de asegurar que no somos racistas. Pero lo que ya nadie esconde, lo que ya exhibimos, cultivamos y exportamos es el miedo, la desconfianza. En el lenguaje de la política y en el de la comunicación, de manera continuada y falaz se presenta al emigrante como peligroso, como una amenaza para nuestro bienestar, para nuestra seguridad, para nuestro futuro. Para el lenguaje habitual no hay emigrantes sino delincuentes, asaltantes, violentos, mafiosos, narcotraficantes… Si no se nos hubiese alertado, diría que exhibimos, cultivamos y exportamos miedo al extranjero, miedo al gitano, miedo al musulmán, miedo al desconocido… Pero alguien, creo que con mucha razón, dijo que “sólo tenemos miedo a los pobres”, y creó la palabra para designar ese miedo: “aporofobia”. Y esa fobia se exporta hacia todos los puertos posibles. De ese miedo al pobre son víctima en primer lugar los emigrantes. Y entre el miedo y el odio yo no sabría medir qué distancia hay, pero se me antoja que es muy poca.

El nuevo líder del PP ha señalado que llegan a España “millones de inmigrantes”. ¿Es esto real? ¿Es cierto el bloqueo en la frontera sur? ¿Hay un efecto llamada? Leer más…

Jesús Bastante en Religión Digital, 6 de agosto de 2018


 

¿Qué diaconado femenino?

Oportunidad o riesgo, se pregunta Iglesia Viva. Una ocasión para establecer igualdad de sexos en los asuntos de gobierno.

Iglesia Viva acaba de publicar en su web el número 274 con el título: Diaconado femenino: oportunidad o riesgo.

Efectivamente, el papa creó una comisión para su estudio y es posible que pronto se restaure esta institución. Para algunos esto puede representar un riesgo, el de dar un caramelito a mujeres que acepten el ver confirmadas algunas funciones que ya ejercen (de servicios sociales y de ministros extraordinarios de algunas liturgias y sacramentos), pero quedando siempre excluidas de la igualdad en el acceso al orden sagrado y gobierno jerárquico.

Sin embargo, las mujeres que escriben en este número (Phyllis Zagano, miembro de la comisión, Serena Noceti, Marilú Rojas, Olga Lucía Álvarez Benjumea, Christina Moreira Vázquez, mujeres sacerdotes católicas las dos últimas , Filo Hirota, quien hizo la pregunta decisiva al papa Francisco, Adelaide Baracco y el recuerdo de lo que hace años ya decía Marie de Gournay) siguen viendo en esa institución la ocasión para abrirse a la única decisión que la Iglesia tiene que adoptar de una vez para siempre y para la que SÍ que está autorizada, digan lo que digan: establecer igualdad de sexos en todo lo que se refiere a todos los asuntos de gobierno jerárquico y sacramentos.

¡Bienvenido todo lo que sirva para allanar el camino hacia ello! ¡Ay de medidas que confirmen el cierre de puertas para bautizadas, solo por el hecho de ser mujeres!

El número ha sido coordinado por Roberto Casas y Montserrat Escribano. Y en él escribe un documentado artículo sobre la historia del diaconado femenino el profesor de Comillas, Fernando Rivas.

Entra en la página web de Iglesia Viva, mira el sumario del número y pídelo completo o suscríbete.

Antonio Duato en Religión Digital, 22 de junio de 2018

 

Carta abierta del cura de las PAH al líder del PP sobre los emigrantes

Joaquín Sánchez, a Pablo Casado: No nos invaden, huyen del horror de la violencia, del hambre y la sed. ¿Queréis ocultar vuestra corrupción con el discurso racista? Reconozco que lo estáis consiguiendo.

(Joaquín Sánchez, ‘el cura de las PAH’, en el diario.es).- Me dirijo a ti, Pablo, pensando que eres una persona que no pertenece a la Iglesia Católica, y me atrevo a pensar esto por tu discurso lleno de racismo, de xenofobia y rechazo y desprecio al pobre. ¿Sabes que para el Dios de Jesús de Nazaret los inmigrantes son hijos e hijas de Dios? Has ido a la valla de Ceuta a dar abrazos a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, ¿piensas que estos cuerpos de seguridad no son conscientes de tu oportunismo y de que lo vas a utilizar sin otra pretensión de ganar votos provenientes de la extrema derecha?

Permíteme una pequeña ironía: Cuando la Guardia Civil o la Policía Nacional detienen a políticos corruptos, en este caso del Partido Popular, ¿también has ido o vas a ir a darles abrazos por defender la democracia que está siendo deteriorada por la corrupción? Me llama poderosamente la atención vuestra alabanza a los jueces que dictan sentencias que os gustan y, en cambio, ponéis en tela de juicio la integridad moral de jueces que dictan sentencias que no os gustan nada, como ha sido la sentencia del caso Gürtel que dio origen a la moción de censura. ¿Queréis ocultar vuestra corrupción con el discurso racista? Reconozco que lo estáis consiguiendo.

En este país, en nuestro querido país, los enemigos no son los empobrecidos, no nos invaden, sencillamente huyen del horror de la violencia, del hambre y la sed. Los que nos han invadido y nos han conquistado son los inversores, los especuladores, los financieros y los banqueros que han puesto nuestro país de rodillas. Éstos sí nos han conquistado con la deuda. También tenemos una deuda por la corrupción que nos cuesta 87.000 millones de euros al año, que ha supuesto privatizar los servicios públicos elementales. Sin embargo, cuando se arruinan las empresas privadas que obtuvieron el concurso de la gestión de hospitales o autopistas de peaje, las rescatamos, les pagamos sus deudas y se las volvemos a dar.

Te voy a dar un pequeño consejo que creo que te puede ayudar. Has ido a la valla de Ceuta, ¿por qué no vas a la otra parte de la valla y te encuentras y dialogas con estas personas y que te cuenten por qué y cómo han llegado allí? Como eso es complicado directamente, podrías contactar con el Obispo de Tánger, Santiago Agrelo, un creyente y una persona extraordinaria, para que te acompañe y te facilite el encuentro.     Leer más…

Joaquín Sánchez en Religión Digital, 2 de agosto de 2018

 

Rebajas

No me gusta comprar en una tienda que ponga sus productos en rebajas. Me está indicando que lo que ahora vale, luego valdrá menos. Si valen, valen ahora y más tarde. Las rebajas indican que se sienten agobiados y es preciso rebajar las ganancias para poder sobrevivir.

Encuentro que es una invitación al consumo, porque ya que está tan barato, voy a comprar… Y ¿si estuviesen prohibidas? Significaría que los productos están ofrecidos a su auténtico valor. Así jugamos, todos, un poco al engaño. Y lógicamente, debo esperar a que se rebajen los precios de aquello que antes costaba más.

Las rebajas me recuerdan a los partidos políticos que prometen unas cosas y luego rebajan aquello y “se hace lo que se puede”. Veo que este sistema no educa, pues ya sé que lo que me dicen y me prometen, luego se va a quedar reducido a la mitad. Se da carta de normalidad a no pensar bien lo que ofrezco antes de ponerlo en el escaparate del programa político.

Cierto que es precisa la comprensión y atender a las circunstancias, pero sin dejar nunca de pensar y valorar las cosas por lo que son y valen realmente.

¿Educa este sistema económico? Porque actualmente lo que interesa es que funcione el negocio… La educación es de otro ministerio.

También hay rebajas en nuestro cristianismo. Por ejemplo, la pobreza o las bienaventuranzas que Jesús plantea a todo seguidor suyo, las hemos reducido y aplicado solamente a los miembros de vida consagrada. Y Jesús lo que dice es para todo seguidor suyo: “Si quieres seguirme, deja lo que tienes, dáselo a los pobres y luego, ven y sígueme”. Y detrás de las rebajas religiosas, hemos reducido el evangelio a religiosidad.

Detrás de las rebajas religiosas está el ansia de número, de multitudes, de búsqueda de un Dios protector y tapagujeros.

Con las rebajas del evangelio nos quedamos en fórmulas, en ritos, pero no llegamos a construir el reinado de Dios. Y eso es lo que quiere y nos plantea Jesús. Aunque seamos pocos, que tengamos la vitalidad de la mostaza.

En época de rebajas busquemos los productos auténticos, aunque cueste, como el seguimiento de Jesús. No queremos sucedáneos, aunque eso traiga multitudes.

Gerardo Villar en Fe Adulta, 27 de julio de 2018

 

El Papa expulsa a McCarrick del Colegio cardenalicio

Francisco suspende “a divinis” al religioso, acusado de abusos a menores. Le ordena observar una vida de oración y pena de reclusión hasta la finalización del proceso canónico. El purpurado, de 88 años, sigue los pasos del cardenal Keith O’Brien, quien renunció a su puesto pocas horas antes de comenzar el cónclave que eligió al Papa Francisco.

El cardenal estadounidense, Theodore McCarrick, suspendido del ministerio el mes pasado tras ser acusado de abusos sexuales a menores, ha sido apartado del Colegio de Cardenales. Tal y como adelanta National Catholic Reporter, el purpurado, de 88 años, sigue los pasos del cardenal Keith O’Brien, quien renunció a su puesto pocas horas antes de comenzar el cónclave que eligió al Papa Francisco.

La medida, anunciada en un comunicado de prensa de los obispos estadounidenses, no tiene precedentes en la Iglesia de los EE.UU. Ni siquiera en el caso del cardenal de Boston, Bernard Law, quien tuvo que huir a Roma para escapar del procesamiento por el caso ‘Spotlight’, llegó a abandonar el Colegio cardenalicio.

En dicha nota, además, se asegura el que Papa Francisco “ha aceptado la renuncia del cardenal McCarrick al Colegio de Cardenales”. A su vez, el Vaticano anuncia que el Pontífice “ha impuesto al cardenal McCarrick la suspensión ‘a divinis’”, al tiempo que le ordena “permanecer en una casa que se le indicará, para una vida de oración y penitencia, hasta que el las acusaciones que se dirigen a él se aclaren por el proceso canónico regular”.

Jesús Bastante en Religión Digital, 28 de julio de 2018

 

El #MeToo de las monjas ante los abusos clericales

Religiosas de todo el mundo denuncian violaciones por parte de sacerdotes  y obispos. Silenciadas por sus votos de obediencia y por su propio miedo, repulsión y vergüenza.

Una monja ya no se confiesa tan seguido como antes, después de que un sacerdote italiano se aprovechara de ella cuando se encontraba en su momento más vulnerable y le contaba sus pecados en un salón de clases de la universidad hace casi 20 años.

En ese tiempo, la monja solo le contó lo sucedido a su superior y a su director espiritual y fue silenciada por la cultura de secreto de la iglesia católica, por sus votos de obediencia y por su propio miedo, repulsión y vergüenza.

Abrió una gran herida en mi interior”, comentó a The Associated Press. “Fingí que no había sucedido”.

Tras décadas de silencio, la monja es una de muchas religiosas que han hecho público un asunto que la iglesia católica no ha aceptado: el abuso sexual de monjas por parte de sacerdotes y obispos.

Una investigación de la AP encontró que han surgido casos en Europa, África, América del Sur y Asia, lo que demuestra que el problema es global y extenso, debido en gran parte a una tradición en la que las mujeres son vistas como personas de segunda clase en la iglesia y a su arraigada subordinación a los hombres que la dirigen.

Algunas monjas han dado la cara, impulsadas por el movimiento #MeToo (A mí también) y por el creciente reconocimiento de que los adultos pueden ser víctimas de abuso sexual cuando hay un desequilibrio de poder en una relación. Las monjas han hecho públicos sus casos en parte debido a los años de inacción por parte de los jerarcas eclesiásticos, incluso cuando estudios importantes sobre el problema en África fueron informados al Vaticano en la década de 1990.

El tema cobró prominencia en el marco de escándalos en torno al abuso sexual de menores y más recientemente de adultos, incluidas revelaciones de que uno de los cardenales más prominentes de Estados Unidos, Theodore McCarrick, abusaba sexualmente y hostigaba a seminaristas.

Las víctimas son reacias a denunciar el abuso por temores fundados de que no les van a creer, comentaron varios expertos a la AP. Los jefes de la iglesia son renuentes a reconocer que algunos sacerdotes y obispos simplemente ignoran sus votos de celibato, sabiendo que sus secretos no serán revelados.

Sin embargo, esta semana cerca de media docena de monjas en una pequeña congregación religiosa de Chile hicieron públicas sus historias de abuso por parte de los sacerdotes y de otras monjas en televisión nacional. Relataron que sus superiores no hicieron nada para detenerlo.

Una monja en la India recientemente interpuso una demanda a la policía en la que acusó a un obispo de violación, algo que hace un año era impensable.

En África surgen casos periódicamente.     Leer más…

Redacción de Religión Digital, 30 de julio de 2018


 

El papa elimina la pena de muerte del catecismo

Cambia el punto 2267: “Atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona. La Iglesia católica “se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo”.

“La Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona, y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo”. Con estas palabras, el Papa Francisco da un paso de gigante, modificando el artículo 2267 del Catecismo para eliminar cualquier vestigio de aprobación a la pena de muerte.

En una carta, enviada a los obispos de todo el mundo por el prefecto de Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, Francisco subraya que “si de hecho la situación política y social del pasado hacía de la pena de la muerte un instrumento aceptable para la tutela del bien común, hoy es cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera luego de haber cometido crimines muy graves”.

La misiva repasa cómo los anteriores pontífices ya fueron dando pasos en esta línea, y constata que “independientemente de las modalidades de ejecución, «implica un trato cruel, inhumano y degradante». Debe también ser rechazada «en razón de la defectiva selectividad del sistema penal y frente a la posibilidad del error judicial»”.

“La nueva formulación del n. 2267 del Catecismo de la Iglesia Católica quiere ser un impulso para un compromiso firme, incluso a través de un diálogo respetuoso con las autoridades políticas, para que se favorezca una mentalidad que reconozca la dignidad de cada vida humana y se creen las condiciones que permitan eliminar hoy la institución jurídica de la pena de muerte ahí donde todavía está en vigor”, concluye la carta de Ladaria a los obispos.

ANTES Y DESPUÉS

En la nueva redacción se admite cómo “durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común”.

Algo que ahora cambia, esperamos que para siempre, pues “la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves”, ni la posibilidad “de redimirse definitivamente”.

Con anterioridad, el Catecismo, en su punto 2267, subrayaba lo siguiente:     Leer más…

Jesús Bastante en Religión Digital, 2 de agosto de 2018