Inicio Enlaces Contactar Editores Cursos

¿Qué son los bautizos “civiles”? ¿Puede que reemplacen a los religiosos en un futuro cercano?

No corren buenos tiempos para el rito eclesial que celebramos hoy, fiesta del Bautismo del Señor. Cada vez son menos los padres que eligen que sus recién nacidos reciban el sacramento de iniciación cristiana, y cada vez son más los que optan por los llamados “bautizos civiles”: ritos laicos que, lejos de ser una ocurrencia post-cristiana, cuentan ya en España con más de 140 años de historia. Solo en Cataluña, los bautizos civiles se han extendido a 71 municipios en los últimos 20 años, después de que Alella (Barcelona) lo ofreciera por primera vez en 1998, aunque no fue hasta 2004 cuando se celebró el primero, en Igualada (Barcelona).

El bautizo civil es un rito laico que ”remarca la entrada y la pertenencia al grupo” de los recién nacidos y sirve para dar la bienvenida al niño como ‘ciudadano reconocido’”, explica la antropóloga Rosa Canela en una entrevista a Efe.

“El bautizo civil no es una transformación ni una copia del bautizo religioso, es una opción diferente”, puntualiza Canela, autora del libro Bateig sense Aigua. Accions i celebracions civils a Catalunya, ganador del premio Civisme 2016 en la modalidad de ensayo y publicado en 2017.

Ante la tendencia a la baja de los bautizos religiosos, con un porcentaje por debajo del 50% respecto al total de nacimientos en Cataluña, los civiles podrían ser una alternativa, pero es un rito que aún ”crea debate en la sociedad”, explica Canela, y de momento, es minoritario.

Según la antropóloga, los recién nacidos bautizados por este rito laico serían menos del 1%.

Las también llamadas ceremonias de bienvenida despiertan polémica, sobre todo en las redes, por “desconocimiento” y “la necesidad de preservar lo que por algunos es considerado como lo auténtico”, señala Canela, aunque a veces también hay ”actitudes poco respetuosas” por parte de los defensores del laicismo.   Leer mas…

 

Buena parte de la Iglesia oficial en Perú está ausente en el pensamiento socio-político

No se oye su voz magisterial ante hechos como la corrupción o la mentira. Si somos francos, tenemos que admitir que la nuestra es una Iglesia que ya no atrae.

Me preguntan qué iglesia encontrará el Papa cuando nos visite. Pecando de simplista, diría que encontrará dos iglesias en paralelo -en algunos lugares incluso contrapuestas. Las calificaría como una iglesia clerical y una iglesia laical.

Califico como clerical aquella iglesia ostensible ya en las vestimentas (sotanas, hábitos) y en las poses que marcan distancia, con ínfulas de superioridad, muy dueños de “la verdad”. Es la iglesia religiosamente correcta, la “oficial”, preocupada de su imagen, que gusta de los primeros puestos y busca quedar bien con las esferas de poder, es así que se acomoda y no incomoda -por lo mismo, carente de personalidad.

Se hace sonora en los medios de comunicación para afirmar su presencia y supuesta autoridad. Ve el cristianismo como una ideología que hay que propagar, por eso su prioridad es su “verdad”, y asume el papel de fiscal.

Es en esa iglesia que encontramos movimientos fundamentalistas que son proselitistas y enamoran a los poderosos, alimentando una sociedad de “rich and famous”, haciéndole el juego al oportunismo político de “derechas” -muchos afines a Fujimori. Es la iglesia que defiende “los valores tradicionales” y cuya religión es “la de siempre” -¡basta oír los sermones!

Alineada con el neoliberalismo, los pobres y la justicia son solo tema de conversación y lamentos. De hecho, en Perú nacieron movimientos ultraconservadores sumamente acaudalados y proselitistas como el Sodalicio y Pro Ecclesia Sancta, que ven comunismo y herejías por doquier, y denigran sin disimulos todo lo que les suene a “progre” (vea ACI prensa, sede en Lima).

La mayoría del clero de esta iglesia se ha moldeado a espaldas del “Perú profundo” y del pensamiento moderno; su teología es acríticamente apologética. Cultiva el clericalismo al estilo colonial -ese que, con toda razón, el Papa ha criticado reiteradas veces. Los laicos son simplemente clientes (¡ni hablemos de las mujeres!). Esta iglesia no asumió Puebla, ni luego Aparecida -que asocian a la “teología de la liberación”, que califican como “marxista”-, e ignoró olímpicamente la encíclica del Papa Francisco sobre la ecología, y la exhortación sobre la familia la acomodó a su moral, además de ignorar otros mensajes papales. Leer mas…

Eduardo Arens en Religión Digital


 

¿Se desploma el catolicismo en América Latina?

Sacudido por numerosos escándalos de pederastia, la Iglesia católica latinoamericana sufre una fuerte caída, que ni siquiera es capaz de detener Francisco, el primer Papa de la Patria Grande. Los fieles que huyen en estampida del catolicismo se van a las iglesias protestantes o se echan en brazos del agnosticismo y del ateísmo.

Hasta la imagen del papa Francisco se ha deteriorado en América Latina, donde el catolicismo perdió fieles frente al auge de la religión evangélica y un acelerado proceso de secularización, de acuerdo con un sondeo de Latinobarómetro presentado ayer en Santiago de Chile.

El estudio muestra la evolución de la religión en 18 países latinoamericanos entre 1995 y 2017, y llega pocos días antes de la visita que el pontífice realizará a Chile y Perú del 15 al 21 de enero.

“Lo más importante es la fuerte caída del catolicismo y el fuerte aumento de los que declaran no tener ninguna religión, que son agnósticos o ateos”, afirmó la directora de Latinobarómetro, Marta Lagos. Leer mas…

¡Bienvenido a Chile Papa Francisco!

Faltan pocas horas para que el Papa Francisco esté en Chile, entre todos nosotros para que juntos escribamos esta valiosa historia de recibir, acoger y escuchar a un Hermano que marcó a la feligresía de Buenos Aires, que puso su sello evangelizador en la Conferencia de Aparecida y que, como Papa, por su palabra y praxis no deja indiferente a nadie, solo por nombrar algunas de sus notables cualidades como jesuita, obispo y ahora Papa de la Iglesia Católica.

En estos casi cinco años de pontificado son innumerables sus escritos, homilías y discursos en que explicita claramente que está comprometido en reformar la Iglesia. Tarea difícil, lenta y llena de obstáculos, algunos visibles y los más desde las sombras. Diremos simplemente que basta recordar los motivos por los cuales renunció Benedicto XVI. No fue por una simple oposición, fue porque ya no tenía fuerzas para controlar una serie de situaciones delicadas en la curia vaticana y en no pocas iglesias locales esparcidas por todo el mundo. Por esto y más, Francisco pide con insistencia que recen por él.

El Papa Bergoglio tiene claro su plan de gobierno para la Iglesia. Nuestra publicación y portal de noticias sigue todas sus reflexiones y especialmente el notable impacto de Evangelii Gaudium y Laudato Si’. Esas son las bases de su plan de reformas que hasta ahora han calado más que a “los hombres de Iglesia” a una ciudadanía mundial que clama por frenar a una economía global que produce y reproduce “descartados” en palabras de Francisco. No es casual que este líder religioso dijera clara y explícitamente que “esta economía mata”. Esa afirmación pontificia, junto a su encíclica y exhortación apostólica, produjo un remezón solo comparado a lo que significó para la ciudadanía mundial la encíclica Rerum novarum. O, lo que significa hasta ahora para la Iglesia y su Laicado la implementación del Concilio Vaticano II. Francisco, desde otra perspectiva, le pide a los obispos que salgan del encierro… que estén con la gente…que no sean príncipes, sino servidores… Ha dicho con toda claridad que el clericalismo lleva a la funcionalización del Laicado…Y que la Iglesia no puede ser una Ong…A los jóvenes que hagan lío…

¿Cuál será el impacto de la presencia de Francisco en Chile?  Leer mas…

 

El obispo Munilla niega la verdad

Eutsi Berrituz contesta a Munilla. Un comportamiento de no escucha, sistemático y continuo en los ocho años de episcopado.

Es una de las cosas más difíciles de afirmar y creer: el Obispo que tenemos es un Obispo que niega la verdad. Esta vez lo ha hecho públicamente. En una entrevista en Teledonosti el pasado día 5 José Ignacio Munilla se refiere al documento firmado por casi un millar de cristianas y cristianos de Gipuzkoa, donde se denuncia la situación a la que está conduciendo este Obispo a la Diócesis de San Sebastián, situación de abandono y descomposición, por medio de la imposición, sin tomar en consideración las voces de los órganos diocesanos y de la comunidad cristiana. La ocasión de esta denuncia fue la reestructuración de la Diócesis en seis Arciprestazgos, recogida en el decreto episcopal del 31 de julio de 2017.

El Obispo José Ignacio Munilla afirma públicamente que “no es cierto haya tomado esta decisión al margen de lo que opinasen los demás”. Menciona que “fue finalmente votado en el Consejo Presbiteral” y que fue apoyado “muy mayoritariamente”, “con 14 votos a favor, 1 solo voto en contra y 1 voto en blanco”.

En primer lugar, lo que oculta el Obispo José Ignacio Munilla es que la convocatoria a dicho consejo fue realizada apresuradamente y fuera de su calendario habitual, mermando así la asistencia. En segundo lugar, no votaron todos los que asistieron inicialmente a la reunión. Durante la reunión numerosos sacerdotes del Consejo Presbiteral mostraron su desacuerdo con esta reestructuración.

Hacia el final de la reunión el obispo propuso hacer una votación sobre la reestructuración y, a tenor de los datos hechos públicos por él mismo, sin quorum para continuar con el encuentro; para cuando se procedió a votar, varios sacerdotes consejeros ya habían abandonado la reunión.

En cuanto al Consejo Pastoral Diocesano -compuesto por laicas y laicos, religiosas y religiosos y sacerdotes- la reestructuración de la diócesis ni siquiera ha sido objeto de consulta formal: únicamente se le informó al respecto de manera superficial. En aquella asamblea las voces disconformes también se hicieron escuchar, a las que el Obispo José Ignacio Munilla volvió a hacer oídos sordos.

Prueba de este comportamiento de no escucha, sistemático y continuo en los ocho años de episcopado de José Ignacio Munilla en esta Diócesis, es el acta de la reunión del Consejo de Arciprestes del 27 de junio, en la que cada arcipreste fue dando su opinión sobre la consulta de la nueva estructura de los Arciprestazgos.

Recordamos los datos que demuestran la poca adhesión a la reestructuración de los arciprestazgos: los resultados de las votaciones del sondeo para elegir a los nuevos arciprestes. La abstención fue del 50,8%; el 9,1% votó en blanco; el 1,5% de los votos fue nulo; solamente el 38,6% propuso un nombre en la papeleta. Recordamos también las 964 firmas que han respaldado el documento crítico con la reestructuración -914 laicos, 27 religiosos y 23 sacerdotes-.

Junto a las valoraciones interesadas, la manipulación y las medias verdades, el Obispo José Ignacio Munilla omite que en las consultas que ha realizado sobre la reestructuración de los arciprestazgos la mayor parte de la gente se ha posicionado negativamente, muestra de la gran desafección en la comunidad cristiana de Gipuzkoa.

Como es habitual en él, no escucha ni toma en consideración aquellas opiniones diferentes a la suya. Conclusión: a este Obispo le sobran los consejos y, ciertamente, apenas los escucha.

Eutsi Berrituz en Religión Digital, 18 de enero de 2018

 

 

Los curas obreros reclaman “una Europa de fronteras abiertas” y de “justa política económica”

Representantes europeos de este colectivo publican un manifiesto tras su reunión en Alemania. Piden promover nuevas políticas donde la justicia prevalezca sobre el lucro. Tras numerosas llamadas del Papa Francisco para “escuchar el grito de la tierra y el de los desesperados”, en nombre de nuestra fe en Jesucristo, liberador, muerto y resucitado para la salvación de toda la humanidad, queremos asociar nuestras acciones y nuestras palabras a las de las mujeres y hombres de buena voluntad, militantes y activistas, que hoy eligen los caminos de la verdad, de la solidaridad, de compartir y de la justicia…

¡Caminos de Paz, caminos universales de Amor!

1.- Muchos de nosotros vivimos esta situación precaria de muchas maneras:

- Salarios demasiado bajos para vivir decentemente.

- Contratos de minisempleos parcial y de duración parcial.

- Imposibilidad de obtener permiso de residencia para los refugiados. Miedo a perder trabajo, al desempleo…

- Personas mayores con la imposibilidad de permanecer en el empleo hasta el final de su carrera.

- Los que cuidan a los demás: padres, parientes envejecidos, discapacitados, y que por lo tanto llevan el peso de una gran responsabilidad

- El riesgo de la enfermedad.

2.- Estas inseguridades generan miedos múltiples, especialmente por la violencia mortal alrededor del mundo, mientras una resolución real está pendiente de un acuerdo político ambicioso aceptando luchar por soluciones políticas realistas.  Leer mas…

 

Uno de los nuestros, obispo. La Iglesia de Madrid está de enhorabuena

Alguien que tiene la capacidad de decir las cosas con firmeza, de unir diferentes sensibilidades y, sobre todo, alguien que ha descubierto que la Iglesia debe ser instrumento de salvación y casa materna para todos.

Hay noticias que nos alegran y nos llenan de esperanza, que nos hacen entender que nada es para siempre, que todo pasa y todo llega y que la historia se va escribiendo cada día y ésta puede cambiar de un momento para otro. Mi estancia en Brasil me ha ayudado a tener una visión diferente del episcopado, como gente de carne y hueso, algunos también hay en España, con quien te puedes sentar a hablar de tú a tú, reírte o ver como algunos viven sin mucha parafernalia. Recuerdo que la primera vez que Don André de Witte, el obispo de Ruy Barbosa, la diócesis donde trabajé durante más de diez años, durmió en mi casa, me pidió una “mesita de noche” y, como no tenía otra cosa, le puse una caja de cartón. Él me lo agradeció de verdad, a mí se me caía la cara de vergüenza, pero es que no tenía otra cosa para ofrecer…

En España, aunque sea algo que forma parte del subconsciente profundo, que casi nunca estamos dispuestos a reconocer, nuestra visión de los obispos, inclusive entre el clero, es diferente. Por eso, el nombramiento de José Cobo como obispo auxiliar de Madrid, junto con Santos Montoya y Jesús Vidal, no sé si por verles como gente de mi generación, que por otro lado era un rumor que ya había llegado con insistencia hasta estas periferias del mundo en que uno vive, es algo que desde ayer me ha llevado a pensar, a rezar y a agradecer a Dios, a la Iglesia y a ellos por haber aceptado este nuevo servicio, por el que hay quien se alegra mucho y por el que también van a recibir muchos palos, como de hecho uno ya está leyendo por ahí, gente que en el caso de unos les ningunea y en el del otro se atreve a decir que es malo. Leer mas…

 

La Iglesia brasileña acusa a Temer de “dejar a millones de pobres abandonados a su suerte”

Declarar a Dom Helder Cámara patrono de los Derechos Humanos, mediada incoherente. El arzobispo de Recife critica “la ambigüedad de este decreto”, que “no explica motivaciones ni consecuencias”.

El pasado 27 de diciembre, el presidente Michel Temer nombró a Dom Helder Cámara patrono brasileño de los Derechos Humanos. Una decisión polémica, que ha sido duramente criticada por el sucesor del obispo de los pobres, Antonio Fernando Saborido, que la considera “incoherente” y una cortina de humo para acabar con los derechos de los más pobres.

La respuesta de la Iglesia no se ha hecho esperar. En una durísima ‘nota de aclaración’, el arzobispo de Olinda y Recife se muestra, “en conciencia, obligado a declarar públicamente que ese decreto presidencial, para ser sincero y coherente, necesita ser acompañado por otro modo de gobernar el país y de cuidar al pueblo, especialmente a los más frágiles”.

“¿Qué significa esa medida por parte un Gobierno que vació la Secretaría de Derechos Humanos y puso en riesgo todo el trabajo que se estaba haciendo en la lucha contra todo tipo de discriminaciones?”, se pregunta Saborido, quien se cuestiona si otorgar este reconocimiento a Dom Helder supondrá que el Ejecutivo de Temer “dará marcha atrás en su política de reducir sustancialmente los gastos públicos en salud y educación, dejando a millones de pobres abandonados a su suerte”.

“¿Cómo hablar de Derechos Humanos y relajar las reglas del control al trabajo esclavo, sujetar a los trabajadores a reglas que les son contrarias y que retiran derechos adquiridos en la Constitución de 1988?”, culmina el obispo, quien no oculta su “sorpresa” por la medida del Congreso.

“Todos los brasileños que aman la justicia y el derecho están de acuerdo en que Dom Helder es nuestro patrono en la lucha pacífica por la justicia, la paz y los derechos humanos, tanto individuales como colectivos, de las minorías fragilizadas por la sociedad dominante”, admite el prelado, quien critica “la ambigüedad de este decreto”, que “no explica motivaciones ni consecuencias”.

“Es nuestra responsabilidad de ciudadanos y de cristianos exigir de los poderes públicos coherencia en sus posicionamientos”, añade Saburido, quien denuncia que la política brasileña “está tan desacreditada, porque los políticos no priman por la coherencia entre su hablar y su actuar”.

Jesús Bastante en Religión Digital, 4 de enero de 2018

 

 

 

Sólo el 16% de los jóvenes andaluces se preocupan por la religión

Consideran a la Iglesia una “piedra” en la que tropiezan para llegar a Dios. Gervilla ha explicado que “lo grave y hasta escandaloso” es que la Iglesia, como institución, sea ahora un elemento más de colaboración en esta “descristianización” de la sociedad española.

Una investigación encabezada por Enrique Gervilla, catedrático de Teoría e Historia de la Educación de Granada, ha puesto de manifiesto que la Iglesia, como institución, supone hoy un impedimento para que muchos jóvenes se acerquen a Dios, pese a que esa haya sido su función primordial y única.

Investigadores del Departamento de Pedagogía de la Universidad de Granada, dentro del grupo ”Valores Emergentes, Educación Social y Políticas Educativas”, han llevado a cabo el estudio entre los meses de mayo y junio de 2017 en todas las universidades de Andalucía.

Para ello, se ha hecho un muestreo probabilístico por conglomerados seleccionando en las Facultades de Educación Pública andaluza a grupos de primero del Grado de Educación Primaria, que tienen un “efecto multiplicador” ya que, al ser los educadores del futuro, podrán transmitir sus actitudes, creencias y valores.

La alta estimación de los valores afectivos, morales e individuales manifiesta una juventud con una gran personalidad y muy preocupada por la justicia, la humanización y las relaciones cordiales y afectivas.

Los valores ecológicos, corporales y sociales, también con valores superiores a la media, revelan la importancia que otorgan los futuros educadores a la ecología, a la salud y a las relaciones y problemas sociales.

La puntuación de los valores instrumentales, estéticos e intelectuales, inferiores a la media, ponen de manifiesto unos jóvenes poco materialistas, poco interesados en el arte y la belleza.

Los valores políticos y religiosos, los últimos de la jerarquía, y a bastante distancia de los anteriores, sobre todo el valor religioso, muestran la despreocupación de los jóvenes por la política, y la indiferencia y rechazo a las cuestiones religiosas.

Entre las conclusiones y sugerencias, la investigación ha puesto de manifiesto que la “descristianización” de la sociedad es un hecho evidente, y de modo progresivo, en todas las capas sociales.

Los jóvenes, desde hace años, se encuentran alejados de la Iglesia y, actualmente, la religión para muchos de ellos ocupa los últimos lugares en una escala de valoración de las cosas importantes de la vida (16%), y ya sólo un 40% se define como católico.

Gervilla ha explicado a Efe que ”lo grave y hasta escandaloso” es que la Iglesia, como institución, sea ahora un elemento más de colaboración en esta “descristianización” de la sociedad española.

Se trata por tanto de una contradicción con su misión evangélica, pues no sólo no contribuye a que los jóvenes encuentren a Dios, sino que es un obstáculo para muchos de ellos.

Además, las personas más visibles de la institución, caso de sacerdotes, monjas u obispos, son “puentes rotos o piedras” en las que tropiezan muchos jóvenes para llegar a Dios.

A partir de estos resultados, el estudio señala que los colegios de la Iglesia y las clases de religión necesitan entre otras cuestiones una reforma urgente puesto que hay que “educar de otra manera”.

Redacción de Religión Digital, 7 de enero de 2018

 

 

Francisco llama a Castillo: “Quiero agradecerle lo que usted está haciendo por mí”

Este lunes 8 de enero, a las 20 h. y cuando menos me podía imaginar semejante cosa, sonó en el teléfono de mi casa una llamada sin número, de origen desconocido. Yo ni descolgué el teléfono. A los pocos instantes, la llamada se repitió. Venía del Vaticano. Y quien me llamaba era el Papa. Me puse nervioso. No sabía si aquello era una broma de cualquier insensato o quizá el reclamo de una agencia de publicidad.

Pronto salí de dudas. Era claramente la voz del Papa Francisco, que notó enseguida mis vacilaciones. Y me dijo con su voz clara y precisa: “Soy el papa“. Cosa que repitió dos o tres veces, ante mi evidente inseguridad, turbación…, ¿qué sé yo?

¿Por qué me llamó? Me figuro que todo se debe a una cosa muy simple. Hace unos días, en un Encuentro (celebrado en Madrid) de periodistas de asuntos religiosos, pude saludar a un importante amigo personal de Jorge Mario Bergoglio, que, en los pocos minutos que pudimos hablar, me aseguró que le llevaría en mano al Papa el último libro que he publicado, La Religión de Jesús. Comentario al Evangelio diario, para el presente año. El libro está dedicado al Papa Francisco. Y esto – me figuro yo – es lo que ha motivado la llamada papal. Aunque la verdad es que el Papa no me hizo mención alguna, ni de este libro, de ningún otro asunto.

Francisco fue derechamente – en los diez minutos que duró la conversación – a lo que él quería. Que fueron dos cosas. Primero: “Quiero agradecerle lo que Usted está haciendo por mí”. Cosa que me sorprendió, dado que bien poco es lo que yo puedo ayudar al Papa. Y lo principal que me dijo y en lo que me insistió varias veces: “Rece Usted por mí. Porque lo necesito mucho”. Me llamó la atención la insistencia del Papa en este ruego. Sin duda alguna, el Papa Francisco se siente necesitado y pide oraciones para que la fuerza del Señor le ayude a salir adelante.  Leer mas…